Lo más visto

“Presidente, devuelva mi nieta a su madre”

El llanto de menor salvadoreña, originaria de Armenia, fue transmitido en noticieros y generó indignación.
Enlace copiado
“Presidente, devuelva mi nieta a su madre”

“Presidente, devuelva mi nieta a su madre”

Enlace copiado

Para Ana Gloria Henríquez la angustia de saber que su nieta, Alison Ximena de seis años de edad, fue separada de su madre, Cindy Alineth Madrid Henríquez, cuando las autoridades de Estados Unidos (EUA) las interceptaron al ingresar ilegalmente al territorio, pareciera no tener fin.

La abuela, que vive en la colonia Rosa Elvira, en el municipio de Armenia, Sonsonate, pasa momentos de desesperación al no saber nada de la pequeña. Madre e hija partieron el 22 de mayo pasado con rumbo a Houston, EUA, con el propósito de reunirse con hermanas. “Ellas fueron en busca de un mejor futuro para todos; acá no se alcanza a sobrevivir y por eso las apoyé para que se fueran”, afirma la abuela al recordar las razones del viaje de hija y nieta.

Sin tener en ese momento el dinero para pagarle al coyote, la niña y su madre se fueron a la ventura, solo con el acuerdo que después pagarían más de $7,000 a la persona que las guiaría.

No obstante, las autoridades de EUA las detuvieron y separaron a Alison de su madre, en cumplimiento de la política de Cero Tolerancia impuesta por el gobierno del presidente Donald Trump, que ha enviado a centros de detención a cerca de 2,300 menores sin sus progenitores –según cifras oficiales– desde el 19 de abril.

“Son días de angustia que vivo desde que me enteré de la noticia de mis hijas; lo que más deseo es que a mi nieta se la devuelvan a su madre”, comentó la abuela.

Para ella fue desgarrador saber que el llanto de una menor pidiendo comunicarse por teléfono con su madre, el cual fue transmitido en noticieros, es el de su nieta de quien guarda el silabario y otros textos que dejó en la mesa que tiene su nombre; esos artículos son los únicos que le dan un poco de consuelo al recordar que la pequeña asistía todos los días a la sección de preparatoria de un kínder de Armenia.

“Pido al presidente de Estados Unidos que devuelva a mi nieta a su madre”, expresó ayer la abuela, en el interior de una casa alquilada, el mismo lugar donde vivían Alison y su madre. En una pared de la casa hay un mural de un árbol genealógico, en el que ha colocado las caritas de sus nietas. Uno de esos rostros es el de Alison, a quien desea poder ver junto a su madre.

Ana Gloria Henríquez pidió ayuda a las autoridades salvadoreñas para que hagan gestiones y que sus seres queridos puedan reunirse lo más pronto posible. Ahora está esperando una llamada con noticias alentadoras que alivien su angustia.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines