Lo más visto

Presupuesto legislativo alcanza para los antojos de diputados

Galletas, barras energéticas, cafés fríos embotellados, paquetes de leche, sodas... Abundancia de antojos.
Enlace copiado
“Para picar”.  Los bocadillos y las comidas completas en los que gasta la Asamblea Legislativa para la comodidad de sus diputados cuestan miles de dólares que provienen de los fondos públicos. Estos gastos, a pesar de que existe una nueva administración en la junta directiva del congreso, continúan ocurriendo justo en momentos en que el Gobierno busca emitir más deuda por $1,200 millones porque tiene problemas de financiamiento.

“Para picar”. Los bocadillos y las comidas completas en los que gasta la Asamblea Legislativa para la comodidad de sus diputados cuestan miles de dólares que provienen de los fondos públicos. Estos gastos, a pesar de que existe una nueva administración en la junta directiva del congreso, continúan ocurriendo justo en momentos en que el Gobierno busca emitir más deuda por $1,200 millones porque tiene problemas de financiamiento.

Presupuesto legislativo alcanza para los antojos de diputados

Presupuesto legislativo alcanza para los antojos de diputados

Enlace copiado
El presupuesto anual de la Asamblea Legislativa tiene en las remuneraciones –salarios, bonos y aguinaldos de empleados y diputados– su área de mayor gasto: $39,632,640 del total de $59,000,000 se destina a este rubro. Los salarios significarán el 67.17 % del gasto anual del congreso para 2016. Pero el rubro de adquisición de bienes y servicios no es despreciable: $10,487,605 se destinaron para gastarse este año.

La cifra ($10,487,605), que se genera de los impuestos de la población, alcanza para pagar los servicios básicos como la energía eléctrica, el agua, las telecomunicaciones de última generación, internet y aire condicionado, y otro tipo de gasto no tan básico como los vehículos para diputados, los cupones de combustible, servicios de hostelería para sesiones de comisiones (pese a que tienen la Villa Guadalupe), sistemas de aromatización de los edificios, kínder para hijos de algunos empleados, uniformes para equipos deportivos y otros.

El dinero público también alcanza para que en la Asamblea Legislativa los diputados también puedan tener barras energéticas, galletas saladas, galletas con chocolate, leche, bebidas gaseosas, cafés fríos preparados en botellas de vidrio (cada unidad ronda los $2 o más en el mercado) y hasta su propio servicio de alimentos preparados para almorzar.

En los almacenes del congreso se guarda este tipo de provisiones, compradas con fondos públicos, que incluyen bolsas de semillas para “picar”. Los antojos cuestan miles de dólares, según se conoce por las compras de libre gestión que hace la junta directiva.

Mientras tanto, el Gobierno busca cómo obtener $1,200 millones, ya que tiene “problemas de caja”.

Lee también

Comentarios