Lo más visto

Más de El Salvador

Presupuesto para atender ERC sin aumento para 2014

Jiquilisco es uno de los municipios más afectados por la enfermedad renal crónica. En 2012 murieron 92 personas.
Enlace copiado
Presupuesto para atender ERC sin aumento para 2014

Presupuesto para atender ERC sin aumento para 2014

Enlace copiado
El Ministerio de Salud (MINSAL) tiene proyectado para 2014 invertir $3,968,224.32 para tratamiento de pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) en los hospitales públicos de El Salvador, país con la tasa más alta de mortalidad por la enfermedad en el mundo.

Extraoficialmente se conoció que es la misma cantidad que recibieron los centros de salud públicos en 2013. El presupuesto no sufrió un aumento pese a la gran cantidad de fallecidos reportados en los municipios de San Luis Talpa, Jiquilisco, entre otros, y pese a la intensa campaña y estudios que dice hacer el ministerio.

El MINSAL no proporcionó los montos de inversión por ERC otorgados en 2013.

La inversión siempre es insuficiente, comparada a la necesidad, pues el número de pacientes incrementa todos los días. Solo para la diálisis de 960 pacientes en tratamiento, el Hospital Rosales requiere $8 millones, esto según los cálculos de los médicos. Para 2014 recibirán solo $1.5 millones.

Los registros del MINSAL apuntan que 3,500 salvadoreños están en tratamiento porque padecen ERC.

Los nefrólogos del centro médico centenario, en el transcurso del año, se pronunciaron, pues afirmaron que este año les redujeron el 50 % del presupuesto pese a que la enfermedad ha colapsado el hospital.

Jiquilisco, municipio de Usulután, que tiene un clima caliente, es uno de los lugares más golpeados por la enfermedad renal crónica según los registros proporcionados por la comuna de este lugar oriental.

Más de medio millar

Datos de la Alcaldía de Jiquilisco apuntan que 600 personas del municipio están en tratamiento por la omnipresente ERC.

Por su ubicación geográfica, la mayoría de personas enfermas del municipio reciben asistencia médica en el Hospital Nacional San Juan de Dios de San Miguel, centro médico que recibirá $550,000 para atención de la enfermedad.

La insuficiencia renal es la primera causa de muerte registrada en las estadísticas de la alcaldía de la localidad. Los decesos por falla completa de los riñones supera los homicidios, accidentes de tránsito, alcoholismo y enfermedades del corazón, causas más frecuentes de los habitantes de Jiquilisco.

De cada 100 personas que fallecen en el municipio, 52 murieron por enfermedad renal crónica.

En 2012, los registros de la comuna, basados en las actas de defunción elaboradas con un dictamen médico o información de familiares, detallan que 92 personas murieron por insuficiencia renal crónica.

En promedio, entre cinco o hasta 11 personas fallecieron por la enfermedad cada mes, según consignan los registros.

Este año, la enfermedad sigue generando luto. Los registros municipales de Jiquilisco apuntan que al menos 40 personas han muerto por enfermedad renal crónica.

Raúl Castillo, de 37 años, se levanta el pantalón y muestra sus tobillos hinchados, uno de los síntomas más notorios de los pacientes que padecen la enfermedad de los riñones en etapa avanzada.

Sus ojos amarillos y su semblante cansado dejan en evidencia los cinco años de tratamiento en el que con religiosidad le extraen el líquido acumulado de su organismo y filtran las sustancias que llegan hasta la sangre. Esas señales que dio su cuerpo fueron las que lo llevaron a consultar.

Antes del diagnóstico, “Raulito”, como le llaman sus amigos, se vio obligado a dejar su trabajo como mecánico automotriz porque perdió las fuerzas. Sin embargo, no se quedó de brazos cruzados y obtuvo un trabajo en la Alcaldía de Jiquilisco; donde realiza distintas tareas administrativas que le permiten mantenerse laboralmente activo.

Raúl debe dializarse todos los días para poder vivir. Para no tener que trasladarse hasta el Hospital de San Miguel del Seguro Social se inscribió en el Programa de Diálisis Peritoneal Ambulatoria que le permite hacerse el tratamiento en su hogar.

Para poder recibir los insumos de la diálisis, los pacientes deben de cumplir una serie de requisitos que eviten que contraigan infecciones tras drenar el líquido renal desde el abdomen por medio de una sonda y un catéter.

En un pequeño cuarto de paredes anaranjadas, cuatro veces al día, Raúl sigue un riguroso ritual: se lava las manos con agua y con jabón que extrae de una garrafa; se seca las manos y toma un catéter, lo coloca en la sonda de un metro de largo para después introducirse el “agua azucarada”, una bolsa similar a un suero, y se sienta para drenar el líquido acumulado y colocar otro con el que asegura “se realiza un enjuague”.

Durante media hora, sentado en una silla, Raúl espera a que termine el procedimiento que lo mantiene con vida.

El trabajador de la alcaldía es una persona optimista y muy activa, afirman sus compañeros de labores de la municipalidad.

A diario se traslada a su trabajo en bicicleta. El señor de piel morena se siente contento, pues nunca ha adquirido una infección en su organismo.

Sin embargo, lamenta que no puede consumir todos los alimentos que desea, para evitar “llenarse de agua” y no puede comer cocteles de mariscos, chicharrones y guineos. Come carne y pollo en pocas cantidades.

Aunque conoce poco sobre el tema, Raúl quisiera someterse a un trasplante. Sin embargo, está consciente de que encontrar donantes es complicado: “Quisiera tener una ayuda para eso, para cambiar mi vida”; y no convertirse en una estadística más de la alcaldía.

Tags:

  • erc
  • jiquilisco
  • calor
  • riñones
  • minsal
  • muerte

Lee también

Comentarios