Prevén erosión por continuos incendios

Derrumbes y deslaves podrían ocasionarse en época de invierno por pérdida de cobertura vegetal, según bomberos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Personal de Protección Civil, Gobernación Departamental, Quinta Brigada de Infantería y Bomberos de San Vicente reiniciaron ayer labores para sofocar cinco incendios que se registran en el departamento y que se han expandido en distintas zonas.

Los siniestros han afectando considerablemente al medio ambiente en esta localidad, según las autoridades locales.

De acuerdo con Marcos Osmín Martínez, jefe de cuerpo de Bomberos de San Vicente, el lunes a primera hora iniciaron tareas para poder apagar tres incendios.

“Estamos trabajando en apagar incendios en cerro El Quebracho en las cercanías del puente Cuscatlán, otro registrado paralelamente al caserío El Mono, en las faldas del volcán Chichontepec que afecta desde hace varios días y se quiere evitar que se propague más y afecte a las familias que residen en la zona”, manifestó Martínez.

Consecuencias

Las consecuencias del impacto que ha generado la quema de los suelos en los cerros que están incendiados preocupan de gran manera a las autoridades, ya que durante el invierno se convierten en zonas vulnerables a derrumbes o deslaves.

“La población que provoca los incendios no mide las consecuencias que puede llegar a crear si continúa con estas malas prácticas”, dijo el experto.

La mayor parte de los incendios en la zona son provocados, según datos que maneja el Cuerpo de Bomberos, por quemar rastrojos para cultivar, otros lo hacen para espantar las abejas y poder extraer miel o por cazar garrobos y cusucos u otras especies que habitan en la zona, lo que crea “un gran daño”, recalcó.

Los municipios más afectados hasta la fecha son San Ildefonso, Tecoluca y San Vicente, este último con la mayor parte de incendios.

Hasta la fecha, según Protección Civil, son más de 1,000 hectáreas afectadas en San Vicente, entre zonas de amortiguamiento y áreas que eran boscosas.

Santiago Crespín, jefe regional de la Dirección General de Protección Civil, dijo que con la alerta naranja se faculta a las municipalidades a que utilicen fondos para apoyar las tareas de sofocación de los incendios, por lo que esperan mayor compromiso de las comunas en apoyar las acciones que realizan las instituciones correspondientes.

Estos esperan que se unan para prevenir que dichos siniestros sigan erosionando el suelo y se cree otro tipo de vulnerabilidad en la época lluviosa.

“De no sumarse a las actividades, las alcaldías podrían ser multadas según la Ley de Protección Civil y Mitigación de Desastres. Este tema nos corresponde a todos”, enfatizó Crespín.

Hasta el momento aseguran estar uniendo esfuerzos con las instituciones para minimizar el impacto de los incendios y sofocar en su totalidad, tarea que se dificulta muchas veces por las zonas, las cuales a veces no se pueden llegar con bombas o camiones cisterna.

El jefe de bomberos hizo un llamado a la población en general a evitar realizar quema en cultivos, la extracción de miel con práctica de quema, así como la extracciones de fauna, porque causan un gran daño al medio ambiente.

Lee también

Comentarios

Newsletter