Primer llanto en la escuela

Enlace copiado
Volver. Llantos de estudiantes de parvularia, no todos con cuadernos y otros sin uniforme, marcaron el inicio del año escolar 2015.

Volver. Llantos de estudiantes de parvularia, no todos con cuadernos y otros sin uniforme, marcaron el inicio del año escolar 2015.

Primer llanto en la escuela

Primer llanto en la escuela

Enlace copiado
“Hijo, suelte a su mamá, suelte a su mamá; ella ahí va a estar con la niña Tita”, le dijo un padre a su pequeño hijo de cinco años mientras lo jalaba de una mano, cuando tomaba de la otra a su mamá. Esa historia se repitió en cada uno de los centros escolares a escala nacional,

principalmente los que tienen parvularia, durante el inicio del año escolar 2015 establecido por el Ministerio de Educación (MINED).El Centro Escolar República de Chile, en la calle Concepción, San Salvador, abrió sus puertas antes de las 7 de la mañana. Los maestros llegaron mucho antes para tener todo listo y recibir con los brazos abiertos y una sonrisa a cada uno de los más de 600 alumnos que están inscritos hasta el momento: entre parvularia y noveno grado.Grado por grado hicieron fila para recibir las instrucciones del director Adonay Hernández, donde algunas fueron: “Quiero el pelo recortado, que mañana (hoy) vengan con su uniforme y traigan algunos cuadernos mientras les dan el paquete escolar”.

Según el MINED, estos comenzarán a ser entregados este mes. Para este año el gobierno invertirá $73.5 millones en dicho programa con el que beneficiará a más de 1.4 millones de estudiantes con uniformes, un par de zapatos y útiles (cerca de 146,000 paquetes escolares que se entregarán a partir de este año a bachillerato).

Tras una oración, uno tras otro, los alumnos se marcharon al filo de las 7:30 a sus aulas para arrancar la jornada. Filas multicolores, porque casi la mitad de los que asistieron llegaron sin su respectivo uniforme, pasaron frente a algunos padres de familia que se quedaron ahí hasta que ellos entraran a sus clases.

Sin embargo, no en todos los centros educativos –sobre todo los públicos– fue permitida la entrada de los padres y de los medios de comunicación.

En el Centro Escolar Joaquín Rodezno no se les avisó con tiempo a los alumnos que no entrarían a las 7 de la mañana, sino que un rótulo avisaba que su ingreso sería hasta las 8:30 de la mañana.

Los alumnos tuvieron que esperar en la acera y al momento del ingreso, un vigilante informó un mensaje de la dirección. “Tenemos estrictamente cancelada la entrada para hoy a todos los medios”, dijo para luego cerrar el portón.

Este centro escolar se vio envuelto hace unos días en la polémica porque despidieron al menos a ocho maestros, según ellos una estrategia impulsada por la directora departamental de Educación, Lilian Benavides.

Pero en el República de Chile las cosas eran diferentes a las de la Joaquín Rodezno: pese a que la infraestructura luce deteriorada, el entusiasmo de los estudiantes era diferente.

La señorita Rosita recibió con una gran sonrisa y abrazos a muchos estudiantes, los mismos que ha dado en este centro escolar durante los últimos 27 años a los niños. Uno a uno atendió a los 28 niños que serán sus alumnos este año.

Cargando en brazos a un niña que no dejó de llorar desde que su mamá la dejó en el aula, la “seño Rosita” recibió a otros pequeños que le preguntaron qué iban a hacer. “Hoy vamos a aprender muchas cosas, vamos a aprender bastante”, les dijo.

Pese al entusiasmo y entrega de la “seño Rosita”, por momentos valieron más las lágrimas y gritos de “ya me quiero ir”. La maestra, al igual que sus colegas, a base de palabras y una que otra música infantil hicieron que los pequeños fueran dejando atrás del temor del primer día de clases. Las lágrimas se fueron extinguiendo...

Tags:

  • 'año escolar
  • lagrimas
  • maestros
  • estudiantes
  • centro escolar republica de chile
  • mined
  • uniformes

Lee también

Comentarios

Newsletter