Lo más visto

Primera jornada de traqueoplastía en el Hospital Bloom

Operaron a dos niños de forma completa y a 11 se les efectuó broncoscopias diagnósticas. Antes, el procedimiento era de dilatación y podía requerir de dos a tres años.
Enlace copiado
Panorama.  En El Salvador, según la medición en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, la estenosis glótica (dificulta la capacidad respiratoria) es una patología adquirida; sin embargo, también pueden presentarse casos de estenosis glótica congénita.

Panorama. En El Salvador, según la medición en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, la estenosis glótica (dificulta la capacidad respiratoria) es una patología adquirida; sin embargo, también pueden presentarse casos de estenosis glótica congénita.

Primera jornada de traqueoplastía en el Hospital Bloom

Primera jornada de traqueoplastía en el Hospital Bloom

Enlace copiado
La primera jornada de traqueoplastía –un procedimiento quirúrgico orientado a la reconstrucción de la tráquea–, se realizó en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom. Una jornada que los especialistas del centro de salud calificaron como exitoso. Esta estuvo a cargo del médico otorrinolaringólogo Christopher Hartnick, del Massachusetts General Hospital.

En esta jornada se operaron de forma completa a dos niños; mientras que a otros 11 se les efectuó broncoscopias diagnósticas –con equipo de última generación– para poderles ofrecer a futuro una probable traqueoplastía.

Este problema dificulta la capacidad respiratoria en los pacientes. También, quienes requieren esta cirugía son los que han sufrido algún tipo de evento, ya sea enfermedad, accidente o cualquier otro que amerite mantenerse con ventilación mecánica durante cierto tiempo.

Esta primera jornada significó un antes y un después en el trabajo que ha venido desarrollando Otorrinolaringología del Bloom.

“Nosotros, con los recursos que tenemos, lo que hacíamos era una especie de dilatación: lo que se tenía estrecho (estenosis glótica) se va insertando y se va dilatando con tubos de diferentes calibres, en diferentes sesiones cada cierto tiempo, para que eso que estaba cerrado adopte un diámetro adecuado para la edad del paciente. Esto es más laborioso, toma más tiempo”, comentó el doctor José Alfredo Bonilla Figueroa, jefe del departamento de Otorrinolaringología del Bloom.

Anteriormente, el procedimiento se hacía de manera mecánica para tratar de alcanzar el diámetro adecuado. Esto podía requerir de pasar entre dos y tres años dilatando al paciente.

En esta jornada, cada traqueoplastía realizada duró entre tres y cuatro horas. A la fecha, ya se revisó una cirugía y confirmaron que el injerto pegó; ahora, se encuentran en el proceso de ejercicios para ver en qué momento denaculan. El proceso que falta para los dos niños intervenidos requerirá de un mes y medio a tres meses.

Al hacer este tipo de cirugía se logra que el paciente sea decanulado, es decir que previamente al paciente se le ha hecho una traqueostomía –ya que a nivel subglótico está estrecho– entonces se hace más abajo la traqueostomía para que a través de ese artefacto el paciente esté respirando.

Un cambio

En esta primera jornada, realizada en enero, el procedimiento quirúrgico establecido consistía en la apertura de esa parte que estaba estrecha a través de la colocación de cartílago de costilla.

“Se tomaba cartílago de costilla, se trabajaba y luego se insertaba en el área donde estaba la estenosis o el engrosamiento, esto le dada un poco de mayor apertura al poner injerto de este tipo y como es del mismo paciente no hay riesgo de que lo rechazara. Lo que estaba estenosado o estrecho, se vuelve de un tamaño adecuado para la edad del paciente”, explicó Bonilla Figueroa de cómo se realiza este procedimiento.

En el país, según la medición en el Bloom, la estenosis glótica es una patología adquirida; sin embargo, puede haber estenosis glótica congénita, pero son bien raros los casos, porque puede deberse a membranas glóticas o algún otro tipo de patología que se da a la hora del nacimiento o la gestación del niño.

Hay diferentes factores que se ven involucrados, en pacientes con patologías como Guillain Barré, trauma craneano severo, recién nacidos con neumonías que requieren mantenerse ventilados; dependiendo de los días que el niño o niña estuvo con un tubo, es probable que desencadene en estenosis glótica.

La media de la edad de los pacientes que tuvieron en la jornada rondó entre uno y cinco años; pero también hubo de ocho y 13 años.

El jefe del Departamento de Otorrinolaringología del Bloom dijo con entusiasmo que hay probabilidades de establecer alianzas con hospitales extranjeros, como el Massachusetts General Hospital o el Shriners Hospitals for Children, de Massachusetts, en Boston. Además, trabajan en que la alianza permita operar a pacientes en Estados Unidos. Esperan desarrollar estas cirugías, por lo menos, una vez al año.

El reto queda también para el Hospital Bloom en adquirir equipo para poder realizar estos procedimientos, ya que el doctor Hartnick trajo con él parte del equipo que utilizó; sin embargo, el centro de salud infantil requiere dilatadores con balón que se utilizarán a futuro; mejores laringoscopios, mejores broncoscopios; una torre que sirva para el Departamento de Otorrinolaringología y hacerlo vía endoscópica, algo que saldría costoso.

Por el momento, solo hay dos de estos en el centro quirúrgico, que no son específicos para el Departamento de Otorrinolaringología.

Tags:

  • traqueoplastía
  • hospital Bloom
  • cirugía
  • niños

Lee también

Comentarios