Lo más visto

Policía que asesinó a agente en Mejicanos: "Yo tenía una bonita relación con Lorena"

El policía será recluido en el penal de Metapán. Lo procesará un juzgado especializado contra la violencia hacia las mujeres. Las pruebas de la Fiscalía descartan científicamente el suicidio de la agente Lorena, como lo manejó la PNC.
Enlace copiado
Cubierto. El agente Néstor Mejía fue llevado al juzgado cubierto un gorro navarone. El juez le pidió quitárselo en la audiencia.

Cubierto. El agente Néstor Mejía fue llevado al juzgado cubierto un gorro navarone. El juez le pidió quitárselo en la audiencia.

Enlace copiado

El juez Primero de paz de Mejicanos decidió ayer enviar al penal de Metapán al policía Néstor Alfonso Mejía Coto, acusado de haber asesinado a la agente Lorena Beatriz Hernández en la subdelegación del municipio. Ordenó su detención para que el agente no interfiera en la investigación que la Fiscalía General de la República (FGR) realiza en su contra y para evitar la intimidación a los familiares de Hernández.

El juez también decidió que el caso pase, en su fase de instrucción, al Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia en contra de las Mujeres.

“No puedo otorgar medidas sustitutivas a prisión, no solo por la gravedad del caso, sino porque el imputado (agente Mejía) ya conoce a dónde viven los familiares de la víctima. Tampoco puedo darle medidas porque en su calidad de agente de la Policía puede intervenir en la investigación que la Fiscalía continuará haciendo en los siguientes 120 días”, dijo el juez.

“Solo espero que usted, juez, pueda tomar una sabia decisión para hacer justicia en este caso”.
Lorenzo Hernández, padre de víctima

Durante la audiencia inicial, la Fiscalía explicó al juez que las pruebas científicas, verificadas por el Instituto de Medicina Legal (IML), revelan que era imposible que la agente Lorena se suicidara con su arma de equipo, tal como lo sostuvieron inicialmente fuentes policiales. Primero porque la trayectoria de la bala fue vertical, es decir entró por la cabeza y bajó hacia el tórax y abdomen. También porque las manos de la agente no tenían residuos de la pólvora que dejan las armas de fuego cuando son disparadas; y, por último, porque la escena del crimen fue manipulada, para que pareciera un suicidio.

La fiscal del caso agregó que un reo, que estaba esposado afuera de las bartolinas y que podía ver parte de las instalaciones de la subdelegación esa noche del 31 de diciembre, contó a los investigadores que Mejía estaba ebrio y que durante toda la tarde y noche había golpeado e insultado a la agente Lorena. Mientras la fiscal del caso explicaba las pruebas que tiene para respaldar la acusación por feminicidio agravado y uso y tenencia irresponsable de armas de fuego, Mejía escuchaba todo desde el banquillo de los acusados y lo negaba con un movimiento de cabeza.

El padre de la agente Lorena, Lorenzo Hernández, también tomó la palabra durante la audiencia para decir al juez y a todos los que estaban en la sala que consideraba que su hija nunca tuvo intenciones de suicidarse. O al menos nunca las mostró.

“Honorable juez, yo solo quiero decir que mi hija jamás mostró intenciones de quitarse la vida. Era una mujer que tenía muchas ganas de vivir. Quería seguir estudiando este año y quería seguir prosperando en su tienda. Ese día por la mañana yo la vi, llegó para dejar pólvora y que un hermano de ella se la vendiera en la tienda. Es imposible que ella se quisiera quitar la vida con tantas cosas que todavía quería hacer. Solo espero que usted pueda tomar una sabia decisión para hacer justicia”, dijo el padre de la víctima.

Inmediatamente después, el juez le concedió la palabra a Mejía para hacer una declaración. El agente dijo que no iba a hacer ninguna declaración, pero sí un comentario.

“Yo tenía una bonita relación con Lorena, nos llevábamos bien. Solamente quería decir eso, señoría”, expresó Mejía y luego se acomodó nuevamente en el banquillo de los acusados y continuó pasando entre sus manos el gorro navarone con el que fue llevado por los policías hasta el juzgado para evitar que los fotoperiodistas le tomaran fotografías a su rostro.

El defensor de Mejía, después de escuchar a la Fiscalía explicar las pruebas, dijo que no podía negar que el caso se trataba de un feminicidio, pero objetó que no había ninguna prueba contundente para afirmar que Mejía era la persona que había disparado en contra de Lorena. La defensa señaló que el testimonio del reo tiene que revisarse, porque podría estar basado en mentiras. “Ser un reo no le quita méritos para ser un testigo en el caso”, le contestó el juez.

Caso público

La Fiscalía pidió la reserva del caso. El juez dijo que no estaba de acuerdo con la petición y que no iba a decretar la reserva del caso porque hacerlo equivalía a “trabajar a espaldas de la sociedad que quiere saber la verdad”.

Delito
 La Fiscalía explicó al juez de Mejicanos, que acusó al agente Néstor Alfonso Mejía Coto del delito de feminicidio agravado, que hubo violencia previa en contra de la agente Lorena Beatriz Hernández.

Lee también

Comentarios