Lo más visto

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Los privados de libertad son los creadores de muebles y artesanías, que son comercializadas para los fondos del negocio mismo y para ayuda económica de las familias de los internos.
Enlace copiado
Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Productos artesanales: un camino hacia un cambio de vida en Penal de Apanteos

Enlace copiado
Todos merecemos una segunda oportunidad, una posibilidad más para enmendar el camino, dejar los errores atrás y construir la sociedad que, en algún momento, se llegó a dañar. Esa es la mentalidad que impulsa a un grupo de privados de libertad del Centro Penitenciario de Apanteos, en el municipio de Santa Ana.

Abriendo sus puertas en horarios de oficina, la Sala de Ventas del Penal de Apanteos funciona en las exoficinas del Ministerio de Hacienda, ubicadas a unos 200 metros de la entrada principal del centro penal y para ingresar a ella no se pasa por ningún control penitenciario.

“Me siento bien porque pasamos el tiempo ocupado, trabajamos y no sentimos mucho estar privados de libertad, además podemos vender nuestros productos a la gente, en la sala ofrecemos nuestras artesanías, les damos mejor precio que en cualquier otro lado y podemos fabricar artesanías al gusto, la gente solo lo solicita y se lo hacemos”, comentó Sául Velásquez, artesano que guarda prisión en dicho centro penal.


Muebles y productos artesanales son los productos más solicitados en la Sala de Ventas del Penal de Apanteos. (Foto: Juan Carlos Barahona/LPG)

La venta se compone de muebles, artesanías, hamacas y productos decorativos que son creados por los mismos internos. Los fondos recaudados de las ventas de dichos productos no es recibido directamente por los internos, sino que se les traslada por un sistema electrónico que distribuye una parte para la compare de materiales e insumos necesarios para la fabricación de la venta y otro para un fondo especial de ayuda a las familias de los privados de libertad.

De igual forma, la tiene a disposición de los clientes productos agrícolas y cosechas de la granja penitenciaria de Santa Ana, como verduras, huevos, pollos de engorde, gallinas y tilapias. También elaboran muebles o decoraciones artesanales por encargo. Esta tienda tiene ya cuatro años de funcionar y está siendo utilizada como una especie de reinserción económica para los internos.

La directora del centro penal, Isabel Baños, dijo que la tienda ha tenido buenos resultados y ha permitido que los privados de libertad y sus familias obtengan ingresos económicos, aclarando que ninguno de los reos recibe dinero en efectivo, el cual es entregado a su familia a través de la dirección del centro penitenciario.

“Todos los privados de libertad tienen la oportunidad de sacar sus artículos y poderlos vender, existe una persona encargada que recibe el dinero de los clientes y está asignada para que se lo dé a la familia o pueda ponérselo a ellos en el SIPE (Sistema de Información Penitenciaria), para que puedan comprar los insumos para su producción”, expresó

La sala de ventas es parte del programa de modelo penitenciario “Yo Cambio”, en el que participan todos los privados de libertad que están en este centro penal, pero para poder comercializar los productos en dicha tienda, los internos deben cumplir algunos requisitos.


Saúl Vásquez es un artesano de oficio que se encuentra privado de libertad en Apanteos. (Foto: Juan Carlos Barahona/LPG)

Tags:

  • centro penal apanteos
  • el salvador

Lee también

Comentarios