Lo más visto

Más de El Salvador

Propuesta de UNICEF para infancia requiere gran inversión

El organismo internacional de Naciones Unidas lanzará hoy su propuesta "Invertir en nuestra niñez: un norte común" como una nueva política pública.

Enlace copiado
Inversión.  El principal planteamiento de Naciones Unidas y del Consejo Consultivo de la Niñez es que el dinero que se invierte en la infancia es una inversión; de no hacerlo, luego son necesarios programas sociales paliativos que representan un gasto estatal.

Inversión. El principal planteamiento de Naciones Unidas y del Consejo Consultivo de la Niñez es que el dinero que se invierte en la infancia es una inversión; de no hacerlo, luego son necesarios programas sociales paliativos que representan un gasto estatal.

Enlace copiado

De acuerdo con el Premio Nobel de Economía James Heckman, un dólar invertido en una persona al inicio de su vida alcanza una tasa de retorno o de rendimiento anual del 13 %. Y con base en esa premisa, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Consejo Consultivo de la Niñez (CCN) lanzarán esta mañana una propuesta de política pública centrada en la infancia denominada "Invertir en nuestra niñez: un norte común".

La elaboración del documento es un esfuerzo que significó un trabajo de dos años, en el que participaron líderes de la sociedad civil destacados en diferentes áreas de experticia, principalmente con trayectoria en desarrollo humano, educación y economía.

Según explicó el especialista en Políticas Sociales de UNICEF, Jimmy Vásquez, la idea es posicionar una política pública que vaya más allá de los programas sociales, educativos y económicos que ya se están llevando a cabo en el país, pero que nunca han tenido a la infancia como el eje central.

"En este proceso hubo varios asocios, con expertos internacionales de prestigio, como Hirokazu Yoshikawa, uno de los top tres mundiales en temas de desarrollo infantil temprano: la exsubsecretaria de desarrollo humano del expresidente Barack Obama, especialistas en retornos de la educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y un especialista en temática fiscal. Hemos armado una política muy completa", destacó.

Vásquez insistió en que solamente aquella persona que desarrolla sus talentos, destrezas, habilidades y capacidades en la etapa temprana de la vida logra una trayectoria que le permite después ingresar al mercado laboral, acceder a ciertos niveles tributables y tener cierto nivel de pensiones.

En ese sentido, otra de las premisas que se esboza en el documento plantea que una buena política de pensiones empieza con un buen cuidado de los bebés.

"En términos muy sencillos: el nivel de pensión al que accede una persona en su vida adulta tiene mucho que ver con la inserción que tuvo en el mercado laboral; y esta inserción tiene mucho que ver con mis acervos educativos y estos acervos educativos tienen mucho que ver con lo que ocurrió en los primeros años de vida", reiteró el especialista.

Tres estrategias

Vásquez detalló tres estrategias, a desarrollar en un lapso de 10 años, para comenzar a alcanzar una tasa de retorno como la planteada por Heckman. Implementarlas requiere un poco menos de $500 millones en esa década, para atender a un poco menos de medio millón de niños.

"Esto representa un 1.85 % del PIB (Producto Interno Bruto), y estamos en 0.28 % del PIB hoy en día. Estamos en un 0.03 % si solo se ve el tramo de cero a tres años de edad; es mínimo", criticó.

Con base en lo anterior, la primera de las estrategias está orientada en apoyar a la familia, porque el desarrollo del 85 % del cerebro ocurre durante los primeros tres años de vida.

"Mucho se dice que los niños nacen con el pan bajo el brazo. Pero no vienen con un manual. Entonces, hablamos de un programa de información, de hacer visitas domiciliares y darles tips a los papás. Por ejemplo, cuando un niño está tira y tira objetos al suelo, lo que está haciendo es un ejercicio de hipótesis sobre de qué forma va a caer el objeto en el suelo, es casi un análisis científico para ver si va a caer igual o cómo va a caer, pero lo primero que hacen los papás al cansarse es frenar ese desarrollo y decirles: ‘No lo hagás’. ‘No lo tirés’", ejemplificó.

Una segunda estrategia pasa por un programa nacional de cuido especializado y certificado para la infancia, porque las madres solo tienen tres meses para cuidar a sus hijos y los padres solo tres días, después del parto.

Esta segunda intervención sugiere el nacimiento de un nuevo sector productivo, el de especialistas certificados en cuidar bebés mientras sus padres trabajan.

Y la tercera estrategia pasa por preparar a la niñez en la transición de la parvularia a la escuela.

"Pero, ¿y cómo se garantizan estos fondos? Esa es la plática que hay que tener. Basta leer un poco los periódicos para ver que plata hay. Solo necesitamos ver dónde colocarla", acotó el especialista.

Tags:

Lee también

Comentarios