Lo más visto

Más de El Salvador

Puesto de la Policía en la zona rural de Apopa sufre atentado

Supuestos pandilleros destruyeron la sede de la PNC y también hurtaron uniformes policiales. Ayer por la tarde, un sargento se defendió de un ataque armado en San Miguel.

Enlace copiado

- 00:00:39La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil (PNC) siguió ayer bajo el acecho de los delincuentes cuando un grupo de supuestos pandilleros atacó una sede donde pasan la noche los agentes de la división rural en el cantón Tres Ceibas Abajo del municipio de Apopa, en la zona norte de San Salvador, la cual destruyeron e intentaron incendiar.

Aunque no hubo víctimas, los atacantes se llevaron uniformes policiales que se encontraban en el lugar y dejaron en malas condiciones las instalaciones donde se albergaban al menos una media docena de agentes que cuidan la zona y sus alrededores.

Según reportes de la misma PNC, el ataque a las dos viviendas que servían como albergue para los policías rurales, miembros también de la unidad especializada Jaguares, se realizó en horas de la mañana, aprovechando que el lugar había quedado sin protección. No hubo testigos que presenciaran lo ocurrido.

ATAQUE. Un grupo de entre ocho y diez pandilleros entraron a pleno día en dos viviendas donde se albergan policías, en Apopa.

"Dos viviendas utilizadas eventualmente por la policía rural que cuida la zona fueron destruidas por pandilleros de la pandilla 18 Revolucionarios. Estos se percataron de que no había presencia de los policías en el lugar porque andaban cuidando otra zona y ocuparon eso para entrar al lugar", declaró uno de los investigadores que llegó ayer a revisar y documentar lo ocurrido.

Con la inspección realizada, los agentes determinaron que las paredes y techos de las viviendas habían sido destruidas con almádanas. Creen que se trató de un grupo compuesto por ocho o diez sujetos y que habrían estado al menos una hora en el lugar. Al retirarse, intentaron incendiar el lugar, pero las llamas no prosperaron lo suficiente.

Además de destruir el inmueble y varias pertenencias de los policías, los supuestos delincuentes se llevaron uniformes que estaban en el lugar, aunque hay una confusión en cuanto a las piezas de ropa sustraídas. Los inspectores y agentes en la zona dijeron que se llevaron seis uniformes, mientras que la PNC dijo horas después en un comunicado que solo fueron dos y mochilas.

Después de lo ocurrido, también se hizo presente la División de Armas y Explosivos para corroborar que no hubiesen dejado algún tipo de bomba en el lugar, lo cual fue descartado.

MÁS ATAQUES Y LUTO

El atentado de ayer en la sede policial del cantón Tres Ceibas Abajo se suma al duro inicio de junio que ha tenido la PNC, pues en lo que va del mes han perdido la vida cuatro agentes y tres más han resultado heridos.

Ayer, un sargento destacado en la sede de Ciudad Mujer de San Miguel fue atacado por presuntos pandilleros cuando estaba de licencia. El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la calle Fe y Alegría y avenida Regional de la colonia Vía Satélite.

La versión oficial es que al repeler el ataque, el sargento mató a uno de los pandilleros que intentó asesinarlo, pero resultó lesionado de una pierna. El policía fue trasladado al Seguro Social, donde está estable.

Quien no corrió con la misma suerte fue Luis Ortiz Renderos, un investigador policial que fue asesinado el miércoles por la noche y ayer fue enterrado.

El jefe de la delegación de San Salvador de la PNC, Juan Carlos Arévalo, dijo que el dolor de las familias de los policías caídos sirve para "enaltecer, sanar las ideas y seguir adelante".

Ortiz Renderos fue asesinado en la colonia San Luis de San Salvador. Era estudiante de Derecho en la Universidad de El Salvador (UES).

Ni los titulares de la PNC o los responsables del gabinete de seguridad se pronunciaron ayer sobre lo ocurrido en Apopa. El hecho sucede el mismo día en el que un video, firmado por un grupo que se hace llamar "Pandillas Unidas", circuló en redes sociales, donde supuestos pandilleros le piden al Gobierno no iniciar una "guerra" y se desligan de los ataques.

El presidente Nayib Bukele dijo que era falso.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines