¿Qué decían los peritajes marginados del proceso?

Dictamen omitido en etapa final del juicio consignó moretes en cadáver de la víctima.
Enlace copiado
Enlace copiado
“El cadáver de Lida María Huezo presenta herida que corresponde a orificios producidos por proyectil disparado por arma de fuego distribuidos en el cráneo. El proyectil que produce los orificios lesiona órganos vitales lo que le causa la muerte”, ese es un resumen de las 85 líneas transcritas en el dictamen de autopsia de Lida María Huezo, peritaje que el Tribunal Tercero de Instrucción “por error” omitió digitar como parte de la prueba admitida en el dictamen de acusación.

El informe de autopsia, fechado el 27 de marzo de 2012, también reveló que el cadáver de Huezo presentaba moretes, “dos equimosis en la región pectoral derecha de la víctima y una equimosis en el ojo izquierdo”.

Los peritos del Instituto de Medicina Legal (IML) también realizaron, a solicitud de la fiscalía, un estudio social a Manuel Gutiérrez para el cual entrevistaron a vecinos de la pareja y al padre de la víctima. El juez Manuel Lara consideró que un perito del IML no era el idóneo para obtener tales entrevistas.

Ese peritaje social determinó lo siguiente: que la situación del grupo familiar evaluado fue percibida como “anómala”, que la reputación de Gutiérrez “se encuentra seriamente comprometida”. La perito concluyó que encontró características que arrojaron un estilo de vida dentro del grupo familiar de “control, dependencia económica”.

“Según entrevistas obtenidas por fuentes colaterales, dentro del ambiente familiar evaluado existían discordias, escuchando gritos y un rol de esposa servil, sumisa”, se lee en el informe.

Tags:

  • FGR
  • feminicidio
  • violencia contra las mujeres
  • Medicina Legal
  • autopsia
  • peritaje
  • Manuel Gutierrez

Lee también

Comentarios

Newsletter