“Que la quiten (la compensación), para mí es una maldición”

Enlace copiado
“Que la quiten (la compensación), para mí es una maldición”

“Que la quiten (la compensación), para mí es una maldición”

Enlace copiado
<p>nacion</p><p>El Ejecutivo confirmó la semana anterior una propuesta de reducción del 40% del subsidio que otorga a los empresarios del servicio público de pasajeros, lo cual nuevamente ha colocado en tensión las relaciones entre el Gobierno y ese sector. La medida significaría bajar la cuota de compensación a $400 por bus y $200 por microbús. Actualmente, se desembolsa a estas unidades $750 y $375, respectivamente.</p><p>Ayer en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, Genaro Ramírez, presidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses (AEAS), se pronunció a favor de la reducción, incluso la eliminación total del subsidio, siempre y cuando se les permita cobrar tarifa técnica apegada a la realidad.</p><p>Lo anterior supondría aumentar el costo del servicio público a $0.65 o establecer la tarifa en $0.40, para no verse en la necesidad de comprar unidades nuevas en tanto el usuario no puede pagar por un servicio de esa categoría.</p><p>Ramírez sostuvo que la revisión del pliego tarifario es una opción que está sobre la mesa, pero que el Ejecutivo se niega aceptar a pesar de que el servicio que ofrecen es similar a otros. “A los colegios, don Hato Hasbún (ministro de Educación) les acaba de autorizar el aumento y a nosotros nos dice que no se nivelen las tarifas”, lamentó.</p><p>De acuerdo con el empresario, el galón de diésel ha experimentado esta misma semana un aumento de $0.15 y está rozando $4.50, una situación que, admite, ha obligado a los propietarios de buses o microbuses a recortar o sacrificar la calidad: “Si una lata se anda cayendo, que se termine de caer; si una llanta anda lisa, que se reviente”.</p><p>Recordó que hace seis años el costo del pasaje se encontraba en 25 centavos y se redujo posteriormente a 20 centavos, aunque aumentó de forma simultánea la compensación a $750 para buses y $400 para microbuses.</p><p>En el pasado, dijo Ramírez, un autobús fabricado en Brasil costaba $48 mil; hoy esa misma unidad tiene un precio de $150 mil, lo cual resulta inaccesible con los niveles de ingreso que el empresario tiene.</p><p>“Mis respetos a los tuiteros, pero mucha gente critica porque desconoce”, se defendió Ramírez al responder a los cuestionamientos que hicieron en las redes sociales algunos usuarios y a quienes también recriminó porque “no protestan por el alza en la energía eléctrica, el agua o el servicio de teléfono”. </p><p>Ramírez insistió en que su posición coincide con la eliminación del subsidio o compensación: “Que la quiten, para mí, es una maldición”, aclaró para traer a cuenta de inmediato que “hasta monseñor Rosa Chávez aparece diciendo que hay corrupción y por qué no la denuncia si sabe quién se roba la compensación”, reprochó.</p><h2>Sospecha de nueva iniciativa del FMLN</h2><p>Durante su intervención, el presidente de AEAS también la emprendió contra la dirigencia del FMLN, de quienes advirtió que tienen la intención de echar a andar un proyecto similar a Alba Petróleos o Alba Alimentos en materia de transporte.</p><p>“No descartaría que quieran hacer Alba Transporte”, indicó Ramírez, a pesar de que en el parlamento la dirección del partido de izquierda ha afirmado que no respaldará la iniciativa del presidente Mauricio Funes de reducir la compensación.</p><p>Según el empresario, habría suficientes hechos para pensar en esas intenciones. “Si ya se metieron en la distribución de los derivados del petróleo, están con Alba Alimentos, han comprado propiedades, tienen un proyecto de banca y quieren entrarle al negocio, y por qué no al transporte”, especuló.</p><p>Sin embargo, después de todo, Ramírez se mostró convencido de que la población protesta por un posible aumento al pasaje debido al alto costo de la vida y los bajos salarios, de ahí que exhortara al Gobierno a incrementar el salario mínimo a $500.</p>

Tags:

  • el-salvador
  • social

Lee también

Comentarios

Newsletter