Lo más visto

Quejas por mal estado de carretera

Es la principal ruta de acceso hacia el municipio de Ahuachapán y ciudades de la Ruta de las Flores.
Enlace copiado
Quejas por mal estado de carretera

Quejas por mal estado de carretera

Quejas por mal estado de carretera

Quejas por mal estado de carretera

Deterioro.  Uno de los tramos más afectados es el comprendido entre los kilómetros 91 y 98 de la carretera. Las lluvias de las últimas semanas han contribuido a la formación de nuevos baches y a hacer más profundos los que ya existían.

Deterioro. Uno de los tramos más afectados es el comprendido entre los kilómetros 91 y 98 de la carretera. Las lluvias de las últimas semanas han contribuido a la formación de nuevos baches y a hacer más profundos los que ya existían.

Enlace copiado
Conductores de vehículos que a diario circulan por la carretera Panamericana, que de Santa Ana conduce hacia Ahuachapán, se quejaron del mal estado en el que se encuentra desde hace varios meses esa vía. Los automovilistas aseguraron que las lluvias que ha caído en las últimas semanas aumentaron la cantidad de baches que hay en varios tramos de la carretera, la que además es una de las principales vías de acceso a la denominada por el Ministerio de Turismo como Ruta de las Flores.

A lo largo de 40 kilómetros que existen desde el departamento de Santa Ana hasta Ahuachapán, la capa asfáltica se encuentra dañada y los enormes baches impiden una normal circulación.

La situación se vuelve más delicada desde el kilómetro 91 hasta el 98, donde los conductores tienen que invadir el carril contrario para evitar caer en uno de los baches, lo cual genera riesgo en esas partes.

Sin iluminación

Además, según los conductores, la carretera es angosta y no tiene iluminación, por lo que en las noches es más peligrosa la circulación por ella.

“Muchos carros, sobre todo los pequeños y las motocicletas, por intentar esquivar los baches se meten en sentido contrario y eso genera muchos accidentes”, consideró Jorge Clemente, motorista de la ruta 210, que hace su recorrido entre Ahuachapán y Santa Ana.

Según los motoristas, los hoyos tienen una considerable profundidad, lo cual en más de una ocasión ha dañado la llanta de algún vehículo.

“Hace dos semanas iba rumbo a Ahuachapán y faltando unos pocos kilómetros, no me fijé que había un hoyo y metí las llantas de la moto, luego de unos metros noté que la llanta delantera se había dañado por el golpe”, comentó Mario Morán, conductor de una motocicleta.

Ambos motoristas coincidieron en que la situación se vuelve más preocupante en la época de lluvia, cuando la capa asfáltica se daña con mayor facilidad.

“No es por nada, pero lo que hacen en la carretera son remiendos. Exigimos que se hagan trabajos de calidad, que no solo sean para unos meses. Los baches se vuelven más grandes y llenos de agua, lo que en algunas veces engaña a la vista, sobre todo en las noches”, dijo, por su parte, Jaime Castro, quien circula a diario por esa carretera.

Datos del Ministerio de Obras Públicas consignan que a diario en esa vía circulan más de 5,000 vehículos de transporte pesado y liviano.
 

Lee también

Comentarios