Lo más visto

Más de El Salvador

"Queremos participar en proyectos de infraestructura", dice Ou Jianhong, embajadora de China en El Salvador

La representante de China en el país está segura de que el café salvadoreño se hará un espacio en el mercado asiático. Destaca las buenas relaciones con Bukele.

Enlace copiado

"Queremos participar en proyectos de infraestructura", dice Ou Jianhong, embajadora de China en El Salvador

Enlace copiado

La República Popular de China y El Salvador cumplieron un año de relaciones diplomáticas. Después de un comienzo precipitado y el rompimiento de 80 años de relaciones diplomáticas con Taiwán, considerada por Pekín una provincia rebelde, hay una mejor relación con el actual gobierno.

A un año después del establecimiento de relaciones con El Salvador, ¿se han disipado las dudas con el nuevo gobierno?

El 27 de junio de este año, el señor presidente Nayib Bukele declaró públicamente que las relaciones entre China y El Salvador son plenas y establecidas, lo que demuestra su visión internacional y responsabilidad para el país y su pueblo. China y El Salvador desarrollan y profundizan las relaciones sobre la base del respeto mutuo, la independencia y autodeterminación, lo que corresponde a los intereses fundamentales de ambos países y traerá beneficios a los dos pueblos. Nos complace ver que desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador han intercambiado con mucha frecuencia las visitas entre diversas áreas y distintos niveles del gobierno, los municipios, la Asamblea Legislativa, los partidos, el sector privado, los medios de comunicación, etcétera. Todos los sectores salvadoreños mantienen el deseo apremiante de conocer China y aprovechar la oportunidad del desarrollo chino. En 2018, el volumen comercial entre China y El Salvador superó a los $1.7 mil millones, con un crecimiento sumamente rápido. Las exportaciones salvadoreñas a China alcanzaron los $85.89 millones con un aumento del 82 %. Estamos convencidos de que en los próximos años, con la profundización del entendimiento mutuo y la confianza, la cooperación se fortalecerá y el potencial se liberará aún más y muchos proyectos de cooperación lograrán nuevos avances. Las relaciones sino-salvadoreñas tienen amplias perspectivas y gran potencial.

La exembajadora de EUA creía que aún no había una decisión firme del nuevo gobierno salvadoreño sobre China. ¿Qué opinión tienen de ese comentario? El nuevo embajador dijo en marzo que promovería que El Salvador rompa las relaciones diplomáticas con China y las restablezca con Taiwán. ¿Qué opina?

Las relaciones binacionales entre China y El Salvador son las relaciones entre Estados independientes y soberanos, trascendiendo diferencias ideológicas, los intereses partidarios personales y corresponden a los intereses fundamentales de largo plazo de los dos países y sus pueblos. Las relaciones diplomáticas entre los dos Estados soberanos deben ser respetadas en vez de ser interferidas o criticadas indiscretamente por terceros países. Hace 40 años, los Estados Unidos ya establecieron relaciones diplomáticas con China sobre la base del principio de una sola China. Hoy, 178 países en el mundo han establecido relaciones diplomáticas con China sobre esta base. Evidentemente el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador es una decisión correcta tal como la mayoría de los países del mundo ha hecho. Nos complace ver que El Salvador desarrolla sus relaciones con cualquier país del mundo y respeta los estrechos lazos tradicionales que ha establecido en la historia con otros países. Las relaciones sino-salvadoreñas no se apuntan a ninguna tercera parte, no participaremos en una competencia viciosa con ningún país, no crearemos la esfera de influencia en busca de objetivos geopolíticos. China está dispuesta a llevar a cabo las cooperaciones de manera tripartita y multipartidista sobre la base de respeto a las voluntades de los países de la región, en aras de agrandar el pastel de interés en busca de ganar-ganar y beneficio para todos.

En abril pasado se realizó una misión de expertos de China con el Ministerio de Agricultura. ¿Ya se sentaron con la nueva administración para retomar el tema?

La parte china concede suma importancia a la cooperación agrícola con la parte salvadoreña y la considera como la prioridad del desarrollo de las relaciones binacionales. China está a la disposición de facilitar las exportaciones de productos agrícolas estrellas a China. Tomando el café como un ejemplo, el café salvadoreño ya tuvo el acceso inicial al mercado chino después de su presentación en la primera Exposición Internacional de Importación de China. La semana pasada, se enviaron los primeros contenedores de café oro salvadoreño con destino a China por medio de la exportación directa. En la actualidad, el consumo promedio de café en China ha mantenido una alta tasa de crecimiento interanual del 15 %. La mitad de las 250,000 toneladas de café consumido en China el año pasado fue importada. Siempre que se fortalezca la promoción del café salvadoreño, se aumente su popularidad y tenga buena acogida por los consumidores chinos, el mercado chino es totalmente capaz de recibir más café salvadoreño de alta calidad.

¿Cuánto de los $150 millones de cooperación, que se anunciaron con el inicio de las relaciones diplomáticas, ya se le desembolsó al Gobierno salvadoreño?

Siendo el mayor país en vías de desarrollo del mundo, China se dedica a su propio desarrollo, mientras está comprometida para brindar asistencia a otros países en vías de desarrollo bajo el marco de cooperación Sur-Sur, adhiriéndose a los principios de respeto mutuo, igualdad, confianza mutua y beneficio compartido. El pueblo chino profesa un sentimiento solidario y generoso hacia el pueblo salvadoreño. China está dispuesta a ofrecer ayudas a El Salvador de acuerdo con lo que esté a su alcance. La parte china aprecia mucho y apoya firmemente los esfuerzos del Gobierno salvadoreño en su desarrollo económico y mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo, y comprende el significado trascendental y estratégico para El Salvador de emprender lo antes posible algunos megaproyectos para el desarrollo del país. China está dispuesta a apoyar y participar activamente en proyectos prioritarios de infraestructura, con la asistencia china, después de tener un consenso de ambos lados, y en aras de lograr beneficios tangibles al pueblo salvadoreño lo antes posible.

¿Es posible que retomen proyectos de cooperación que El Salvador tenía con Taiwán?

Atenerse al principio de una sola China es la premisa fundamental para el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador y la base política para el desarrollo fluido de estas relaciones. El Gobierno salvadoreño declaró claramente en el Comunicado Conjunto sobre el Establecimiento de Relaciones Diplomáticas entre China y El Salvador la ruptura de las supuestas relaciones diplomáticas con Taiwán. En cuanto a la cooperación comercial y los intercambios personales entre El Salvador y Taiwán, las dos partes deben manejarlo de manera correcta y adecuada dentro del marco de intercambios no oficiales de acuerdo con el principio de una sola China.

¿Está incluido El Salvador en la Ruta de la Seda?

En primer lugar, quiero declarar que América Latina es una participante indispensable de la cooperación internacional de la Franja y la Ruta. En la actualidad, 19 países de América Latina y el Caribe han firmado acuerdos de cooperación de la Franja y la Ruta con China, y El Salvador es uno de ellos. Esta iniciativa se enfoca en la cooperación económica internacional y persiste en la deliberación en común, la construcción conjunta y el codisfrute, con el objetivo de realizar la comunicación en políticas, la interconexión de instalaciones, la fluidez comercial, la circulación de fondos y el enlazamiento de la voluntad popular. Hasta ahora, el volumen de comercio total entre China y los países pertinentes en el marco de la Franja y la Ruta. Se ha superado a los $6 billones y las inversiones han excedido los $80,000 millones, brindando oportunidades de desarrollo a todos los países. En la actualidad, los países latinoamericanos, incluido El Salvador, están en persecución del desarrollo y la vitalización, y han colaborado planes de desarrollo con una visión ambiciosa y estratégica. Entre China y América Latina se necesitan la complementariedad de alto nivel y el mejoramiento conjunto de la competitividad económica para realizar una subida de la cadena industrial hacia un nivel más alto.

A finales del año pasado, y en medio de una campaña por la Presidencia hubo algunas dudas con respecto a la forma en la que se había establecido la relación con el gobierno del FMLN. ¿Hay una relación estable con el nuevo gobierno?

La forma en la que China y El Salvador establecieron las relaciones diplomáticas es la misma en que los 177 países del mundo abrieron sus relaciones con China, y es transparente, justa e incuestionable que corresponde a la tendencia predominante de la época. Las relaciones binacionales entre China y El Salvador son las relaciones entre Estados independientes y soberanos, que superan las diferencias ideológicas e intereses partidarios, y concuerdan con los intereses fundamentales de largo plazo de los dos países y sus pueblos. Pese al cambio de la situación mundial y no importa cuál partido esté en el poder, China siempre se dedica a profundizar la amistad, ampliar las cooperaciones pragmáticas en beneficio de los dos pueblos. La parte china apoya todos los esfuerzos destinados por el presidente Bukele a impulsar el desarrollo socioeconómico del país y la mejora de vida del pueblo salvadoreño y está en la mejor disposición de trabajar junto con el nuevo gobierno salvadoreño para fortalecer intercambios y confianza mutua, desenvolver las cooperaciones en distintos campos sobre la base de respeto mutuo, igualdad completa y desarrollo compartido, con el fin de promover el desarrollo sano y estable de las relaciones bilaterales.

¿Cuáles considera son los principales retos de El Salvador?

En El Salvador, las calles ajetreadas y las numerosas grúas torre muestran el desarrollo vigoroso del país y reflejan el espíritu emprendedor del pueblo salvadoreño en pos de una vida mejor a través de arduo trabajo. Durante un año en El Salvador, he palpado la aspiración ansiosa de los salvadoreños de fortalecer la seguridad, mejorar la infraestructura, crear más oportunidades de empleo, aumentar la inversión en educación y liberar plenamente el dividendo demográfico de 6.5 millones de habitantes para lograr un desarrollo económico más rápido, reducir e incluso eliminar la pobreza con el fin de que el pueblo pueda llevar una vida mejor. En este punto, China y El Salvador, como dos países en vías de desarrollo, tenemos amplios intereses comunes y temas compartidos. China está dispuesta a compartir con el amigo El Salvador las valiosas experiencias acumuladas en el desarrollo socioeconómico y el mejoramiento de la condición de vida del pueblo chino. Aprovechando sus ventajas en términos de capital y tecnología, China le invita a El Salvador a tomar el tren exprés chino de desarrollo rápido para que el pueblo salvadoreño tenga más beneficios.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines