Lo más visto

Quijano y Gallegos en polémica por contratos de personal en Asamblea

Presidente de la Asamblea denuncia plazas fantasmas en el congreso; y su antecesor le señala que su hermano estuvo contratado “sin venir a marcar asistencia”.
Enlace copiado
Norman Quijano,  presidente de la Asamblea Legislativa  /  Guillermo Gallegos,  expresidente de la Asamblea Legislativa

Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa / Guillermo Gallegos, expresidente de la Asamblea Legislativa

Enlace copiado

Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa, con listado en mano y reclamando por no contar con los mismos privilegios de sus antecesores, dio una conferencia en la que reveló detalles de las contrataciones que el expresidente Guillermo Gallegos habría hecho en los últimos meses de su gestión al frente del congreso.

“Hay personal que estaba por contrato y fue pasado a ley de salarios, también por el anterior presidente de la Asamblea Legislativa cargada a la planilla de la Asamblea Legislativa, muy probablemente estaban en el partido GANA y ahora están en la institución. Por respeto a estas personas no voy a dar los nombres. Por respeto no voy a dar los nombres, pero ahí hay unos bonitos salarios $1,500, $1,870, $1,500... y muchos más. Hay uno que me llama poderosamente la atención, el auditor interno, contratado el 18 de abril con un salario de $3,500. Me pregunto ¿un auditor interno a escasos días de dejar el cargo? Todos suman $22,882 mensual, multiplíquenlo por 12 meses cargado a la planilla de la Asamblea Legislativa”, señáló Quijano.

“Hay personal que estaba por contrato y fue pasado a ley de salarios, también por el anterior presidente... Muy probablemente estaban en el partido GANA y ahora están en la institución”. 

“Puede alguien dudar con mediana inteligencia que aquí hay cientos de plazas fantasmas, ahí me le han puesto en dónde están y me tomé el trabajo de preguntar y me dicen: ‘No, no la conocemos’. ¿Puede alguien dudar?” 

Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa

Al mismo tiempo que el funcionario daba la conferencia, Gallegos respondía a través de su cuenta de Twitter a los señalamientos que le hacía.

“Téngalo por seguro que al finalizar el año, todos los grupos parlamentarios cesarán empleados, y usted volverá a contratar igual número de empleados 186 o más, anótelo”, dijo el ahora vicepresidente Gallegos.

Los señalamientos de Quijano continuaron por el tema de plazas fantasmas que, según él, hay en la Asamblea Legislativa.

“Puede alguien dudar con mediana inteligencia que aquí hay cientos de plazas fantasmas. Ahí (informe de Recursos Humanos) me le han puesto en dónde están y me tomé el trabajo de preguntar, y me dicen: ‘No, no la conocemos’. Pregunto por otro lado: Mire ¿ahí hay asignada una fulana de tal? ‘No, no sabemos quién es’, y gana $1,800. ¿Puede alguien dudar?”, dijo Quijano.

La respuesta de Gallegos no se hizo esperar. “Doctor Norman Quijano le recuerdo que su hermano, Antonio Quijano, estuvo contratado en la Asamblea sin venir a marcar asistencia. ¿A eso le llama plaza fantasma?”, sentenció el expresidente del congreso.

“Téngalo por seguro que al finalizar el año, todos los grupos parlamentarios cesarán empleados, y usted volverá a contratar igual número de empleados, 186 o más. Anótelo!” 

“Doctor Norman Quijano le recuerdo que su hermano, Antonio Quijano, estuvo contratado en la Asamblea sin venir a marcar asistencia. ¿A eso le llama plaza fantasma?” 

Guillermo Gallegos, expresidente de la Asamblea Legislativa

Otro tema que generó debate entre ambos diputados es el de las camionetas de lujo que están asignadas a los miembros de la junta directiva. Quijano pidió que estas sean donadas. “Pero a cambio pidió que se les asignara un pick up en sustitución de la camioneta. ¿Miento Dr.?”, le cuestionó Gallegos.


$258 mil
 es lo que, según Norman Quijano, representa en pago de salarios los contratos que fueron realizados  
en los últimos meses por el expresidente de la Asamblea Legislativa.

$13,100
 dice Quijano que es lo que implica el pago de salarios de los contratados entre el 1.º al 30 de abril de 2018.

$42 mil
  es lo que tiene asignada mensualmente la presidencia de la Asamblea Legislativa para el uso de quien esté al frente del primer Órgano del Estado.

Lee también

Comentarios