Lo más visto

Más de El Salvador

Quince años de prisión por homicidio de intolerancia

Un militar fue asesinado en febrero tras una discusión en parqueo
Enlace copiado
Enlace copiado
El Juzgado Quinto de Sentencia de San Salvador condenó ayer a Edwin Edenilson Revelos Reyes a 15 años de prisión por el homicidio de Edgardo Carrillo Arias, un militar con grado de mayor. El crimen ocurrió el 17 de febrero de este año en el parqueo de un supermercado en San Bartolo, municipio de Ilopango.

La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a Revelos del delito de homicidio agravado; sin embargo, el juez cambió la calificación a homicidio simple, que conlleva una pena de menos años de cárcel. De acuerdo con la resolución, que será entregada el 16 de octubre, el juzgador consideró que no se comprobaron las agravantes del crimen.

Los fiscales argumentaron dos de los elementos que la ley enumera como necesarios para dar la calidad de agravado a un homicidio. El primero fue “motivos abyectos”, al considerar que el incidente que originó el conflicto en el que Carrillo murió era fútil. El segundo se dio al argumentar que el crimen se cometió en perjuicio de una autoridad pública, por el grado de militar de la víctima. El juez, no obstante, desestimó ambas vinculaciones.

La prueba principal en este caso fue la declaración de un testigo bajo régimen de protección, identificado con la clave Bartolo. Según esa versión, Revelos estaba a bordo de un vehículo y le reclamó a Carrillo, quien transitaba a pie, después de que este último supuestamente le golpeara el carro. Ambos entablaron una discusión, según el testigo. Pruebas realizadas al vehículo y consignadas en el expediente del caso no encontraron ningún tipo de daños por el supuesto golpe.

Esa discusión devino en un intercambio de disparos iniciado, según la interpretación del juez, por Revelos. Tras recibir el primer impacto de bala, Carrillo disparó dos veces con su arma calibre 9 milímetros. No obstante, fue incapaz de repeler el ataque y murió por ocho impactos de bala, de acuerdo con la autopsia practicada por el Instituto de Medicina Legal presentada en el juicio.

Revelos, en su declaración ante el juez, manifestó que había sido Carrillo quien disparó primer y que él había actuado “en legítima defensa”. Esa fue la principal tesis de su defensa técnica durante el desarrollo de la vista pública, además de tratar de desacreditar la narración de Bartolo.

El juez señaló inconsistencias tanto en la narración de Revelos como en la del testigo que sus defensores presentaron. Además, ordenó a Revelos el pago de $2,000 por responsabilidad civil a la familia de la víctima.

Tags:

  • homicidio
  • intolerancia
  • ilopango
  • militar

Lee también

Comentarios