Lo más visto

Quince países lanzan ofensiva contra drogas

Operación Martillo ha logrado en seis meses de este año el decomiso de 105 toneladas métricas de cocaína, valoradas en $2,100 millones.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>La pantalla muestra una diapositiva en la cual solo se distinguen dos fragatas, (una de Estados Unidos y otra británica), un helicóptero y una enorme masa de agua en algún lugar del océano Pacífico.</p><p>Quien dirige la presentación pregunta si alguien logra distinguir dónde está la lancha rápida que está a punto de ser interceptada con un cargamento de cocaína.</p><p>Luego de un breve silencio, un periodista salvadoreño, a quien le habían dado el puntero láser, asegura que es imposible.</p><p>La siguiente imagen muestra, ampliada de forma significativa, a una lancha cuya cubierta lleva una lona azul, en la cual se ocultaba el cargamento con la droga.</p><p>El ejemplo pretendía ilustrar la dificultad de rastrear diariamente a embarcaciones que se mueven en el área de responsabilidad del Comando Sur de Estados Unidos, aproximadamente la sexta parte de la superficie terrestre.</p><p>La sede del encuentro, la semana pasada, era el cuartel de la Fuerza de Tarea Interagencial Sur (JIATFS, por sus siglas en inglés), con sede en Cayo Hueso, en el sur de la Florida, Estados Unidos.</p><p>Desde ahí, Estados Unidos y 14 países, uno de ellos El Salvador, ejecutan desde febrero de este año un esfuerzo coordinado denominado operación Martillo, ideada para identificar, detectar y decomisar los cargamentos de cocaína, que pasan por aire, mar y tierra por la región, con rumbo al mercado estadounidense. </p><p>“El objetivo de Martillo es monitorizar y detectar el problema de la droga y las organizaciones criminales transnacionales que mueven droga desde Sudamérica a través de Centroamérica hacia Estados Unidos y otras partes del mundo”, dice el coronel estadounidense Mike Minor, del Comando Sur de ese país.</p><p>A juicio de Minor, el problema del narcotráfico no solo afecta a su país, por lo que es necesario aunar esfuerzos. </p><p>La JIATFS es parte del Comando Sur del Ejército estadounidense, el cual provee el apoyo logístico por aire y agua para la detección de las embarcaciones, mientras que otras agencias del Gobierno de ese país, como la Administración Antidrogas (DEA) y el Departamento de Justicia, son los encargados de judicializar los procesos y de coordinar con los demás países.</p><p>Los resultados, desde el inicio de la operación, son, a juicio de las autoridades estadounidenses, contundentes: 105 toneladas métricas de cocaína incautadas, con valor comercial –según cifras de DEA– de $2,100 millones; siete toneladas métricas de marihuana, con valor de $15.1 millones; 225 capturas y 40 navíos incautados.</p><p>En el año fiscal 2011 (que va de octubre de 2010 a octubre de 2011) se detectaron 405 movilizaciones de droga en semisumergibles y 405 en embarcaciones rápidas. Eso constituye el 80% de la droga movida desde el Sur; el restante 20% fue por vía aérea.</p><p>Eso requiere un despliegue de recursos también contundente, incluido en los $25,200 millones que Estados Unidos destina como presupuesto nacional antidrogas.</p><p>Esa cantidad es ínfima si se considera el impacto económico que el consumo interno de drogas provoca a Estados Unidos.</p><p>El mayor Robert O'Keefe, del Comando Sur, dijo que la cifra es de $193,000 millones al año, en pérdida de productividad, costos de salud y persecución de delitos de narcoactividad.</p><p>Precisamente, ese ha sido un reclamo que ha crecido en los últimos años de parte de países de la región, como México, para que Estados Unidos haga también su parte en reducir el consumo de estupefacientes.</p><h2>“La serpiente”</h2><p>La JIATFS calcula que el narcotráfico mueve anualmente $85,000 millones, de los cuales $4,000 millones son la ganancia.</p><p>“Reconocemos que es suficiente dinero para corromper oficiales de Gobierno en los países de la región”, admite un miembro de la JIATFS.</p><p>A diferencia de los años noventa, cuando los grandes carteles colombianos controlaban toda la cadena de suministro (producción, transporte, entrega), ahora organizaciones más pequeñas se disputan el mercado, explica un oficial de la DEA.</p><p>Para los participantes en la operación Martillo, esta ha sido “altamente efectiva” y el 80% de su éxito se debe a la cooperación entre países.</p><p>Ante la pregunta si Martillo también trabaja para contrarrestar el creciente tráfico de precursores químicos, principalmente en Guatemala y El Salvador, la respuesta fue que esta se enfoca actualmente en neutralizar el paso de la cocaína por la región proveniente de Asia. “El problema con las drogas sintéticas es que muchos de sus insumos están disponibles actualmente en el mercado, aunque no lo ignoramos”, responde otro oficial del JIATFS.</p><p>El coronel Minor, del Comando Sur, asegura que los verdaderos efectos del despliegue internacional que actualmente se lleva a cabo se verán a mediano plazo.</p><p>Otro de los oficiales da más luces sobre el verdadero alcance que se busca: “Es más que interceptar droga en el agua. Es identificar a los líderes de estas organizaciones, cortar la cabeza de la serpiente”.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • el-salvador
  • social

Lee también

Comentarios