Lo más visto

Quintillizos son adultos

Los quintillizos Del Cid Flores llegaron ayer a su mayoría de edad.
Enlace copiado
Enlace copiado
Sus padres lo celebraron, junto a familiares y amigos, con un servicio religioso en su vivienda ubicada en Ciudad Delgado. Sermones, alabanzas y el testimonio de vida de Edwin, uno de los quintillizos, fueron parte del culto para festejar el cumpleaños número 18 de los hermanos Del Cid, quienes nacieron en 1995 en el Hospital de Maternidad de San Salvador.Diferentes medios de comunicación llegaron al hogar de los Del Cid para cubrir la celebración.

Ellos, acostumbrados desde su nacimiento a las cámaras y a las entrevistas, posaron y respondieron con naturalidad a las preguntas de los periodistas, aunque para hacerlo se hayan tenido que salir del culto, ante la insistencia de algunos periodistas.

Posaron para las cámaras en la sala de su casa con su madre, su pastel, incluso su perro Dogui, su querida mascota.

Luego, Telma (la única mujer de los cinco), Irvin, Cristian, Edwin y Oliver se unieron al culto nuevamente para hacer sus votos de fe ante los asistentes a su celebración.

Cada uno depositó 18 monedas –una por cada año de vida– en un recipiente, para representar el tiempo transcurrido y su crecimiento espiritual.

Este fue el momento más esperado del agasajo y en el que los hermanos se reunieron frente a sus invitados para recibir sus felicitaciones.

A su manera cada uno de los quintillizos manifestó lo que para ellos significa cumplir la mayoría de edad y los planes que tienen para su futuro próximo.

Los cinco afirmaron que la vida con sus hermanos no ha sido fácil, que han tenido carencias, pero que siempre han sido bendecidos.

También dijeron que sus planes son empezar a trabajar este año para poder pagarse sus estudios universitarios, aunque saben que eso podría ser muy difícil.

“Yo quiero trabajar aunque sea de ordenanza para poder seguir estudiando. Vamos a sacar el DUI esta semana para empezar a ver dónde nos dan trabajo”, expresó Cristian, quien también manifestó su deseo de que alguna persona particular o empresa les ayude con una beca para seguir estudiando.

Una vez finalizado el acto religioso, los hermanos nuevamente fueron abordados por otro grupo de periodistas que los esperaban para hacerles las mismas preguntas.

Pero el agasajo de los quintillizos no fue solo religioso, también incluyó un almuerzo que fue organizado por sus padres, José Alberto y Gladis de Del Cid, y que durante el culto estaba siendo preparado por otros familiares y amigos.

El aroma de la carne asada, que los cumpleañeros compartirían con sus invitados, inundaba toda la casa. Sus parientes iban de un lado a otro tratando de tener la comida y los demás detalles listos para cuando el culto terminara.

“Hay que apurarse, ya es mediodía y la gente tiene hambre”, comentó la abuela de los festejados.

Al final del agasajo los hermanos Del Cid partieron juntos su pastel de cumpleaños, ese que marca su entrada a la edad adulta.

Tags:

Lee también

Comentarios