Lo más visto

Racha de ataques contra policías

Tres agentes fueron atacados en las últimas horas en todo el país. Dos de ellos fallecieron y otro está herido de gravedad. Autoridades investigan posible plan fraguado en penal de Izalco para atacar a policías.
Enlace copiado
Suchitoto Cuscatlán El agente Willian Antonio Caravantes, de 45 años, fue asesinado cuando iba en su moto a visitar a unos parientes.

Suchitoto Cuscatlán El agente Willian Antonio Caravantes, de 45 años, fue asesinado cuando iba en su moto a visitar a unos parientes.

Enlace copiado

Las estructuras criminales intensificaron desde el pasado fin de semana los ataques armados contra miembros de la Policía Nacional Civil (PNC). Entre el domingo en la noche y ayer fueron atacados tres policías en diferentes lugares: dos de ellos fallecieron y uno se encuentra herido de gravedad.

Las víctimas son un sargento y dos agentes de seguridad pública. En uno de los casos la policía detuvo a tres sospechosos de haber cometido el crimen, y en otro murieron dos pandilleros que atacaron al sargento.

El sargento destacado en la División Central de Investigación Criminal (DCI) Álvaro Ezequiel González resultó lesionado ayer al mediodía en Altos de Cuscatlán, del municipio de Nuevo Cuscatlán, en el departamento de La Libertad.

De acuerdo con las primeras informaciones de la PNC, el ataque ocurrió a la 1 de la tarde dentro de un local de reparación de teléfonos.

González llegó para que le repararan un celular y ahí aparecieron dos hombres que lo atacaron a balazos. El policía se defendió con su arma de equipo, mató a uno de los atacantes en el instante e hirió al otro que falleció horas más tarde.

El sargento fue lesionado en el abdomen, fue auxiliado por una patrulla de la PNC y trasladado hacia el Hospital San Rafael de Santa Tecla. Las autoridades confirmaron que la condición del oficial es delicada y que fue intervenido por la tarde.

En lo que va del año han sido asesinados 12 agentes, según datos oficiales de la Policía.

Las autoridades investigan información detectada por inteligencia sobre un supuesto plan fraguado por pandilleros en julio pasado, desde el penal de Izalco, Sonsonate, en el que se establece que integrantes de estas estructuras iban a arreciar los ataques contra miembros de los cuerpos de seguridad en todo el país, especialmente en Izalco, donde fue asesinado uno de los agentes el domingo por la noche, porque ahí han tenido más bajas.

Otro de los miembros de la PNC asesinado ayer fue el agente Willian Antonio Caravantes, de 45 años. Él residía en San Pablo Tacachico, del departamento de La Libertad, y estaba destacado en el puesto de Guazapa, San Salvador.

Según el reporte policial, el agente fue acribillado ayer entre las 5:30 y 6 de la mañana en la calle principal del caserío Zacamil, en el cantón Platanares, del municipio de Suchitoto.

El policía iba a bordo de una motocicleta con destino a la casa de unos parientes, a su paso le salieron presuntos miembros de pandillas y le dispararon.

Una vez el agente cayó al suelo, los delincuentes agarraron la motocicleta, el arma de equipo y huyeron de la zona.

La policía maneja dos hipótesis sobre la causa del crimen contra el agente: el robo y la otra por el hecho de ser miembro de la PNC.

Luego del crimen, varias unidades élite de la PNC comenzaron un rastreo en la zona, y hasta el mediodía no pudieron localizar a los atacantes. Tampoco encontraron la motocicleta.

La policía dijo que en la zona operan integrantes de pandillas y posiblemente sabían que Caravantes era policía y esperaron el momento para asesinarlo.

Las investigaciones en la escena del crimen estuvieron a cargo de la unidad de Inspecciones Oculares de la PNC de San Salvador y por miembros de la División Central de Investigación (DCI).

El domingo por la noche fue asesinado con arma de fuego el policía Carlos Alberto Canjura Batres, de 43 años, quien estaba destacado en la base rural del valle de Zapotitán, del departamento de La Libertad, y gozaba de incapacidad ese día.

El homicidio del agente ocurrió a las 8 de la noche en el interior de una tienda ubicada a la orilla de la calle principal del cantón Joya de Cerén del municipio de Izalco, Sonsonate.

El agente llegó al establecimiento acompañado de una menor de 17 años y de repente aparecieron varios pandilleros y los atacaron con arma de fuego.

Canjura cayó al suelo abatido por las balas, y los delincuentes también atacaron a la menor de edad. El agente murió en el lugar y la adolescente quedó herida.

Minutos después de que fue alertada la policía sobre el ataque, varias unidades llegaron al lugar, auxiliaron a la menor lesionada y la trasladaron a un centro médico de la ciudad de Sonsonate.

La policía dijo que ella recibió un disparo cerca del ojo izquierdo y otro en el pecho. El estado delicado de salud obligó a los médicos a trasladarla inmediatamente a un hospital de Salvador.

La línea de investigación de la policía está enfocada a un problema que el agente tuvo con algunos pandilleros de la zona.

La PNC dijo que el miembro de la institución vivía en otro lugar del ataque, pero que frecuentaba la tienda para comprar. Después del asesinato de Canjura, la policía desplazó varias unidades en diferentes caseríos del lugar y, horas más tarde, confirmaron la detención de tres pandilleros.

El levantamiento del cadáver se efectuó en los primeros minutos del domingo.

Tags:

  • atentados
  • policía
  • policías asesinados
  • ataques

Lee también

Comentarios