Lo más visto

Radiografía del Hospital Rosales deja en evidencia el descuido de la institución

Sus 113 años de existencia quedarán en la historia. En los últimos años, precariedades y necesidades de mejora fueron evidentes; el MINSAL, en las últimas dos administraciones, hizo algunas cosas, pero no las suficientes para volverlo a la vida. Ahora, será llevado a otro lugar.
Enlace copiado
Desaparece.  El Hospital Nacional Rosales dejará de estar ubicado en el lugar donde lo ha estado durante 113 años. MINSAL no ha dicho qué será de ese espacio.

Desaparece. El Hospital Nacional Rosales dejará de estar ubicado en el lugar donde lo ha estado durante 113 años. MINSAL no ha dicho qué será de ese espacio.

Desgaste.  Piezas metálicas prefabricadas por la Société Forges d'Aiseau de Bélgica aún sostienen parte de techos desvencijados.

Desgaste. Piezas metálicas prefabricadas por la Société Forges d'Aiseau de Bélgica aún sostienen parte de techos desvencijados.

Sin nadie.  El área de Tesorería y área administrativa, que quedó sin ser utilizada desde los terremotos desde 2001.

Sin nadie. El área de Tesorería y área administrativa, que quedó sin ser utilizada desde los terremotos desde 2001.

Sin ocupar.  El área de consulta externa de urología aún funcionaba en 2003, pero luego quedó en el abandono y descuido.

Sin ocupar. El área de consulta externa de urología aún funcionaba en 2003, pero luego quedó en el abandono y descuido.

Pena.  Los servicios sanitarios que están en el edificio de Especialidades son insalubres, un área tan delicada para la salud de los pacientes y luce completamente descuidada.

Pena. Los servicios sanitarios que están en el edificio de Especialidades son insalubres, un área tan delicada para la salud de los pacientes y luce completamente descuidada.

Recuerdo.  Donde funcionó la consulta externa de urología aún se encuentra una placa del expresidente Francisco Flores.

Recuerdo. Donde funcionó la consulta externa de urología aún se encuentra una placa del expresidente Francisco Flores.

Dos caras.  Abajo de las áreas restauradas en el Rosales (zona sur) estaban el servicio de ortopedia y el cuarto de cirugía de hombres.

Dos caras. Abajo de las áreas restauradas en el Rosales (zona sur) estaban el servicio de ortopedia y el cuarto de cirugía de hombres.

Al olvido.  Donde funcionó el servicio de ortopedia algunas cosas quedaron abandonadas en el lugar desolado.

Al olvido. Donde funcionó el servicio de ortopedia algunas cosas quedaron abandonadas en el lugar desolado.

Acumulación.  En el área de carpintería se encuentran muchas estructuras inservibles, una zona donde se pueden anidar animales transmisores de enfermedades.

Acumulación. En el área de carpintería se encuentran muchas estructuras inservibles, una zona donde se pueden anidar animales transmisores de enfermedades.

Desperdicio.  Chatarras, pedazos de metal, camas, sillas inservibles... un basurero de estructuras a cielo abierto.

Desperdicio. Chatarras, pedazos de metal, camas, sillas inservibles... un basurero de estructuras a cielo abierto.

Detalles.  La entrada frontal del Rosales –donde está el busto de José Rosales, quien donó el terreno– está siendo restaurada.

Detalles. La entrada frontal del Rosales –donde está el busto de José Rosales, quien donó el terreno– está siendo restaurada.

No se ve.  Así luce la zona sur del hospital, abajo de la antigua zona de servicios para hombres. Desatendida.

No se ve. Así luce la zona sur del hospital, abajo de la antigua zona de servicios para hombres. Desatendida.

Radiografía del Hospital Rosales deja en evidencia el descuido de la institución

Radiografía del Hospital Rosales deja en evidencia el descuido de la institución

Enlace copiado
Caminar por el Hospital Rosales deja marcada una impresión de que su condición vetusta hace estragos en el principal centro de salud del país.

Las condiciones irregulares quedan en evidencia en un recorrido que realizó LA PRENSA GRÁFICA. Continúan problemas en área de lavanderías, largas filas en el área del Laboratorio, baños insalubres y con desperfectos, falta y mal funcionamiento de aires acondicionados, áreas inhabilitadas y expuestas que tras un terremoto colapsen por completo y dañen el área de servicios, eso solo es parte de una cadena de problemas que afectan de manera histórica.

En los últimos años, el Ministerio de Salud (MINSAL) ha tratado de maquillar esta debacle y reforzó algunas áreas, pero no fue suficiente; ese corto accionar llevó a que se fuera dejando perder su infraestructura, equipo médico, espacios para servicios y mobiliario acorde a las demandas de los pacientes que llegan –literalmente– desde todo el país.

El Hospital Rosales, considerado uno de los monumentos nacionales, fue construido con piezas metálicas prefabricadas por la Société Forges d'Aiseau de Bélgica, desde donde fue transportada pieza por pieza en barco y ensambladas en los terrenos donados por don José Rosales (de quien hay una estatua cerca de la entrada principal).

A unos meses para que cumpla 114 años, las infraestructuras de metal aún forman parte del hospital. Hace unos meses, el MINSAL invirtió –tras el financiamiento del BID– $1,349,466.02 en la remodelación de pasillos principales y seis salas de hospitalización: oftalmología mixto, medicina interna hombres 3, ortopedia hombres, ortopedia mujeres, cirugía mujeres 1 y medicina interna hombres 2.

En total, según datos del MINSAL, en la remodelación, amueblamiento y equipo para el hospital se invirtieron $2,149,440.54.

Sin embargo, en el recorrido quedó en evidencia otra cara, la cual el Sindicato de Médicos del Hospital Rosales (SIMEHR) ha venido denunciando.

El secretario general del SIMEHR, Alcides Gómez, cuestiona que el gobierno se siga endeudando; y, en el caso del Hospital Rosales, buscar construir otro en un lugar alejado del corazón de la ciudad.

“Aquí, esa cantidad millonaria no se gastaría; aquí se pueden hacer hasta torres médicas, guardando incluso para la historia toda esta área. Si se llevan el hospital (al nuevo lugar), ¿aquí qué va a ser, territorio de pandillas o va a ser casa ‘destroyer’? Cómo es posible que esta gente no valore lo que se tiene”, cuestionó Gómez.

En el interior del centro es evidente el deterioro y abandono de muchas partes, como lo era el área de Tesorería y área administrativa (en una segunda planta), que quedó sin ser utilizada desde los terremotos de 2001; abajo de ella, en la primera, están la dirección del hospital y el área administrativa.

En el lado sur del Rosales, colindante con la alameda Roosevelt, se encuentra el área de hospitalizados, el área de servicios en la “zona antigua”, como es calificado por la administración en su plano general de ubicación.

Abajo de estas áreas que han sido restauradas recientemente por el MINSAL se encontraban el servicio de ortopedia, el cuarto de cirugía de hombres; cerca de ahí estaba el área de urología... zonas que actualmente lucen completamente abandonadas tras los terremotos de hace 15 años.

Otro ejemplo de la precaria situación que se vive en el hospital son las habitaciones de los médicos residentes de cirugía y medicina, donde los baños no se encuentran en condiciones óptimas.

A un costado se encuentra el parqueo, el cual se mantiene siempre saturado. Ahí, si un médico o empleado del hospital, dueño de un vehículo, tiene una emergencia y necesita sacar su automóvil, antes deberá pasar un verdadero dolor de cabeza para poder salir; ya que a plenas 10 de la mañana luce ocupado hasta el último espacio.

Adentrándose aún más en el terreno del Rosales, se observa el Hospital de Especialidades, donde a los costados del edificio se puede observar zonas donde acumulan piezas de hierros, pedazos inservibles de madera que se prestan para ser criaderos de animales o acumular agua, lo cual vendría a afectar la salud de los mismos trabajadores o pacientes con enfermedades como dengue, chikungunya y zika transmitidas por el zancudo Aedes aegypti.

De la misma forma se mantiene el área de carpintería, muchas estructuras inservibles, junto donde antes atravesaba una calle que conectaba al hospital con la 33.ª avenida norte y donde a un costado –para el tiempo de la guerra– mantenían a miembros de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) enfermos. La palabra salubridad no se anida entre tantos desperdicios acumulados.

Espacios

“Esas partes son las que se pueden recuperar; sobre todo, el valor histórico. ¿Cuánto espacio hay ahí? Pero lo que sucede es que traen técnicos ignorantes y al final terminan haciendo las cositas los técnicos de nosotros. Creo que hasta se puede invertir menos (de los $80 millones): si se rehabilita el sector sur del hospital, el área frontal y se puede pedir al Ministerio de la Defensa los terrenos donde está la Brigada de Sanidad Militar y donde hay un sector abandonado”, enfatizó el secretario general del SIMEHR.

Ese espacio, según contó Gómez, fue apropiado por el Batallón de Sanidad Militar para el tiempo de la guerra, ya que pertenecía al Hospital Rosales.

Con ello, los años pasaron, la demanda incrementó en el hospital al grado de que los cupos de la unidad de cuidados intensivos (uci) llegan a ser insuficientes; saturación en áreas de emergencia e ingreso debido a que muchos llegan por atención al sufrir insuficiencia renal crónica (IRC).

Los baños del edificio de Especialidades son insalubres en un área totalmente descuidada, a la cual los pacientes por sus necesidades fisiológicas tienen que recurrir al no tener otra alternativa. Hay departamentos donde los aires acondicionados no sirven, tienen desperfectos al igual que el área de Lavandería; largas filas en el área de Laboratorio donde es evidente la falta de personal para atender la gran demanda.

El MINSAL hace planes con el nuevo hospital, el cual dicen tendrá tecnología de punta, que contará con aproximadamente 400 camas en otro lugar del Área Metropolitana de San Salvador.

El dictamen de la comisión de hacienda de la Asamblea Legislativa indica que el préstamo del BID de $170 millones se puede suscribir para pagar en un plazo hasta de 25 años.

Gómez reacciona: “No estamos de acuerdo en que este país se siga endeudando cuando no vemos un resultado justo para la población: no se necesitan más hospitales, se necesita una administración inteligente –que estos (actual administración) jamás la van a tener–, consciente, coherente y solidaria con el dolor de los salvadoreños”.

El Hospital Rosales ha soportado los terremotos de 1917, 1919, 1932, 1965, 1986, 2001. De este último, buena parte de la infraestructura ha quedado dañada y algunas partes han sido restauradas por la anterior y actual administración ministerial.

Las denuncias sobre estas problemáticas sin resolver, o a medias —como dicen los mismos médicos—, llevaron a que varios galenos sufrieran lo que ellos catalogaron de “persecución”, al punto de alegar ante la justicia salvadoreña diferentes situaciones que llevaron a siete de ellos ante los juzgados.

En la memoria, o en el olvido, quedará el Hospital Nacional Rosales, lugar donde –según “Historia de la medicina en El Salvador” de Carlos Infante Meyer– se realizó la primera cesárea en el país (1917), la primera extirpación de tumor cerebral (1918) y la primera sutura de herida al corazón (1929).

Pese a que no se ha hecho público todavía el lugar donde estaría el nuevo edificio, se maneja que será cerca de donde estaba Ferrocarriles Nacionales de El Salvador (FENADESAL), una zona dividida por una quebrada que reparte territorios entre una pandilla y otra; área tan congestionada por el tráfico como la actual, lejos también del radio de la llamada zona hospitalaria que conecta con otros centros de especialidades.

Atrás quedará el viejo hospital con un terreno de 57,000 metros cuadrados y al que se le puso la primera piedra el 9 de abril de 1891 e inaugurado el 13 de julio de 1902.

Tags:

  • Hospital Rosales
  • MINSAL
  • laboratorio
  • cirujia
  • medicos

Lee también

Comentarios