Lo más visto

Más de El Salvador

Rastros ilegales echan a río restos de animales

Denuncian grave contaminación. Agua bajo el afluente es usado por decenas de familias para darle de beber a ganado.
Enlace copiado
Rastros ilegales echan a río restos de animales

Rastros ilegales echan a río restos de animales

Hediondez.  Restos de caballos, cerdos y vacas han sido echados al río Arsicola, así como sangre de estos animales, lo que ha contaminado en gran medida el afluente.

Hediondez. Restos de caballos, cerdos y vacas han sido echados al río Arsicola, así como sangre de estos animales, lo que ha contaminado en gran medida el afluente.

Se le buscó. No fue posible hablar con el alcalde Amílcar Aguilar sobre el impacto de los rastros en el río Arsicola.

Se le buscó. No fue posible hablar con el alcalde Amílcar Aguilar sobre el impacto de los rastros en el río Arsicola.

Enlace copiado
Habitantes del municipio de San Rafael Obrajuelo, La Paz, denunciaron la contaminación del río Arsicola, ubicado en la periferia de la localidad. Por años, este río ha sido utilizado como botadero de basura, pero principalmente de restos de caballos y cerdos destazados en rastros ilegales que funcionan en la ciudad.

Los niveles de basura en el afluente han acabado por consumir su caudal, el cual solo se ve abundante cuando llueve o cuando los rastros clandestinos vierten la sangre de los animales que destazan. Hay varias personas que destazan animales en sus hogares, bajo la permisibilidad de la alcaldía municipal.

Fuentes policiales de san Rafael Obrajuelo aseguraron que aguas abajo el agua del río es utilizada por decenas de familias para darle de beber a su ganado, pese a su alto grado de contaminación.

Uno de los jefes de la Policía Nacional Civil (PNC) de la localidad afirmó que hasta el año pasado el río Arsicola era uno de los principales lugares de depósito de osamentas de caballos y reses destazados en los rastros ilegales de la ciudad, pero que debido a la operatividad que ha logrado desmantelar varios de estos lugares, esta práctica se ha reducido, aunque no erradicado.

“Hay días, principalmente por la tarde, que bajan las correntadas de sangre, ya sea de cerdo, res o caballo, ahí va a parar todo. También tiran osamentas, pero ahora en menor cantidad”, afirmó un oficial.

Desde 2016, San Rafael Obrajuelo no tiene rastro municipal, luego que este fuera clausurado por la alcaldía debido a sus malas condiciones. Los restos de los animales que ahí se destazaban también iban a caer al río Arsicola.

La PNC mantiene una investigación para determinar responsabilidades en los casos de al menos cuatro rastros ilegales de caballos que han sido descubiertos en el municipio. 

Para el jefe de Investigaciones de la Policía de La Paz, Hernán Peña, la clausura del rastro municipal pudo haber sido una estrategia para permitir el destazo de animales en viviendas particulares “sin ningún problema”.

Tags:

  • La Paz
  • Sa Rafael Obrajuelo
  • contaminación
  • río
  • rastros

Lee también

Comentarios