Lo más visto

Recolectan el grano de oro

Desde septiembre, las fincas de Ahuachapán inician la contratación de personal para la temporada de corta del café. Esta actividad se convierte en la principal fuente de ingresos económicos para las comunidades de la zona.

Enlace copiado
Ingresos. Cada año, cientos de familias completas de Apaneca y Ataco, esperan la temporada de la corta de café para poder trabajar.

Ingresos. Cada año, cientos de familias completas de Apaneca y Ataco, esperan la temporada de la corta de café para poder trabajar.

Enlace copiado

La tradicional corta de café se convirtió con el paso de los años en la principal fuente de ingresos económicos para pobladores de los municipios de Apaneca, Ahuachapán, Ataco, entre otros, del departamento de Ahuachapán.

Sin embargo, problemas como el hongo de la roya, la falta de mantenimiento de campo ante la falta de financiamiento, y la caída de los precios internacionales del café, desencadenaron que esta actividad se vea "opacada", así lo explicó Sigfredo Corado Márquez, coordinador de la escuela de administradores de fincas de café Renacer.

Pese a las dificultades, muchas fincas luchan, por su mantenimiento y mejoraron su producción, como es el caso de la finca Puerto Arturo, de Apaneca, ya que según su mandador, David Esaú Cerén, se introdujo en 2014 un nuevo proyecto, el cual ayudó, en diferentes etapas, a mejorar sus cultivos, la nutrición del cafetal, conservación de suelo, variedades del café, y control de calidad.

"La finca está comprendida por 24 manzanas (de terreno), y actualmente tenemos 29,838 plantas, las cuales están divididas en ocho manzanas de borbón; tres de catimor y 13 de pacamara. Las cortas de café iniciaron desde diciembre y prevemos finalizarlas en marzo o abril, ya que el 80% de la finca es de pacamara, y la maduración de esa clase de café es más lenta", explicó el mandador.

Según Cerén, la contratación del personal para la corta de café es variable, depende del proceso de maduración, "entre más maduro, requiere mayor personal, desde 25 a unas 100 personas", estimó.

Patricia González, explicó que la arroba se la pagan a $1.62. Por su parte, Carlos Ancheta, dijo que quincenalmente logra cortar de 75 a 80 arrobas, recibe $130 aproximadamente como pago.

"Es un beneficio andar cortando porque se gana un poco más que en otros trabajos y uno no está tan lejos de su casa", explicó Ancheta.

El personal separa el café maduro del verde, para luego pasarlo a la báscula y pesarlo. Luego, la finca se encarga del resto del proceso, como el secado en camas, proceso natural, entre 25 a 30 días.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines