Recrudecen ataques contra transportistas

La PNC reportó ayer que pandilleros incendiaron un bus ruta 144-B en San Martín. Además, tres rutas suspendieron labores por ataques: 89 y 298 (en Usulután) y 24-A (en Cuscatancingo).
Enlace copiado
Quemado. Investigadores policiales inspeccionan el bus de la ruta 144-B que fue incendiado ayer por supuestos pandilleros en San Martín.

Quemado. Investigadores policiales inspeccionan el bus de la ruta 144-B que fue incendiado ayer por supuestos pandilleros en San Martín.

Inservible. La unidad de la ruta 144-A quedó totalmente inservible tras ser incendiada ayer frente a una comunidad de San Martín.

Inservible. La unidad de la ruta 144-A quedó totalmente inservible tras ser incendiada ayer frente a una comunidad de San Martín.

Paro. Habitantes  de  Cuscatancingo debieron caminar ayer debido al paro de la ruta 24-A tras el homicidio de un motorista.

Paro. Habitantes de Cuscatancingo debieron caminar ayer debido al paro de la ruta 24-A tras el homicidio de un motorista.

MotoristaCuscatancingo, San Salvador Carlos  Mejía, motorista de la ruta de microbuses 24-A, fue asesinado el miércoles por la noche en las inmediaciones del Parque Infantil. Testigos le dijeron a los investigadores que el crimen lo cometieron dos hombres que viajaban en una motocicleta.

MotoristaCuscatancingo, San Salvador Carlos Mejía, motorista de la ruta de microbuses 24-A, fue asesinado el miércoles por la noche en las inmediaciones del Parque Infantil. Testigos le dijeron a los investigadores que el crimen lo cometieron dos hombres que viajaban en una motocicleta.

Recrudecen ataques contra transportistas

Recrudecen ataques contra transportistas

Enlace copiado
El bus placas AB-80-218, de la ruta 144-B, que viaja entre el cantón La Esperanza de San Pedro Perulapán (Cuscatlán) y San Salvador, fue incendiado ayer por la mañana frente a la comunidad Ex-IRA, de San Martín. Testigos le contaron a la policía que un grupo de hombres armados con pistolas y una escopeta abordó la unidad unas calles antes de donde le prendieron fuego, le ordenaron a los pasajeros, que viajaban a la capital, que se bajaran y desviaron al motorista y cobrador de la ruta.

Minutos después, ya frente a los silos del antiguo Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), dejaron en libertad a los dos transportistas, rociaron con gasolina los asientos y los incendiaron. No hubo reportes de lesionados, solo daños materiales: la unidad quedó completamente inservible.

José Elvis Cisneros, encargado de la zona del Sistema de Emergencias 911 de la Policía Nacional Civil (PNC), responsabilizó del hecho a un grupo de pandilleros que operan en esa zona de San Martín, a un costado de la carretera Panamericana.

La policía desplegó a 25 agentes en la zona para intentar dar con los pandilleros, sin embargo, no hubo resultado positivo.

Uno de los investigadores policiales encargados de la zona, que pidió el anonimato, dijo que información preliminar que han recabado, sospechan que el ataque podría estar relacionado con la exigencia de la extorsión a los empresarios de la ruta, pues no atentaron contra el conductor ni el ayudante, por lo que descartan que el móvil esté relacionado con rencillas personales.

Empleados de la ruta señalaron que el acoso de supuestos pandilleros se han vuelto comunes en la ruta 144 en los últimos meses.

Uno de esos hechos terminó con un asaltante muerto y otro herido el 15 de enero pasado: un agente que se conducía de civil en un bus de la ruta 144 frustró un robo que cometían dos hombres contra el cobrador y los pasajeros. Las versión oficial es que el agente lesionó a los dos asaltantes: uno de ellos falleció antes de recibir atención médica.

más ataques a rutas

El incendio del bus de la ruta 144-B en San Martín es uno de los tres ataques que sufrió el sector transporte en las últimas horas, según reportes de la PNC.

El primer caso ocurrió el miércoles por la noche en la 11.ª calle poniente de San Salvador, en las inmediaciones del Parque Infantil. Ahí, dos hombres a bordo de una motocicleta alcanzaron un microbús de la ruta 24-A, que viaja entre la capital y la colonia Florencia de Cuscatancingo, y dispararon contra el conductor identificado como Carlos Mejía, de 34 años.

Testigos le contaron a los investigadores que Mejía notó que era perseguido, por lo que intentó huir del automotor; pero los atacantes lo alcanzaron y le dispararon justo al momento de bajarse. La víctima quedó tendida sobre el asfalto.

Las autoridades barajan dos hipótesis del ataque: presión a los empresarios por el pago de la extorsión o rencillas personales del conductor, sin embargo, los investigadores reconocen que tienen pocas pistas sobre el hecho y los responsables.

Empresarios de la cooperativa descartan que la extorsión sea el motivo del crimen, pues aseguran que están al día con el pago de la “renta” que pandilleros les exigen para poder circular.

El homicidio de Mejía, que ya suman 10 casos en lo que va del año, provocó que el resto de conductores de la ruta MB 24-A decidió suspender labores en protesta por lo que consideran “poca o nula” seguridad que reciben de parte de las autoridades. Ayer por la mañana, no había presencia policial donde la ruta tiene la meta.

La suspensión de labores de la ruta fue más notable ayer por la mañana cuando decenas de personas tuvieron que caminar varias cuadras desde la colonia Florencia, de Cuscatancingo, para abordar rutas alternas.

Casi a la misma hora que ayer era incendiado el bus de la 144-B, un microbús de la ruta 298, que viaja entre San Dionisio y Usulután, sufrió un asalto y agresión de supuestos pandilleros.

La policía confirmó que un grupo de hombres abordó la unidad ayer por la mañana y le robó el dinero al transportista, aunque aclararon que no recibieron reporte de lesiones de gravedad. Tras el suceso, la ruta dejó de prestar el servicio.

Roberto Soriano, representante de ATP, una de las gremiales de transporte, dijo ayer que el recrudecimiento de ataques contra transportistas se explica por la “incapacidad del Gobierno” de asumir una verdadera estrategia para dar seguridad. Además, considera que se trata de un sector “frágil” ante las pretensiones de los pandilleros de recolectar dinero producto de la extorsión. Soriano dijo que como gremiales le han propuesto en varias ocasiones a las autoridades de Seguridad Pública medidas para reforzar la seguridad de los usuarios, entre las que destaca la instalación de cámaras de videovigilancia en las unidades, pero no han llegado a acuerdos.

Tags:

  • bus quemado
  • extorsiones
  • ataques
  • transportistas

Lee también

Comentarios

Newsletter