Lo más visto

Recuerdan martirio de Cosme Spessotto

Iglesia continúa causa para su beatificación. El presidente de la república pidió perdón por las acciones cometidas en la guerra.
Enlace copiado
En proceso.  Sánchez Cerén dijo que se une a la petición de la Iglesia católica y que “hacen votos” por la pronta canonización del mártir Spessotto, pastor del pueblo.

En proceso. Sánchez Cerén dijo que se une a la petición de la Iglesia católica y que “hacen votos” por la pronta canonización del mártir Spessotto, pastor del pueblo.

- 00:02:03

Enlace copiado

Con una solemne eucaristía concelebrada por el obispo Elías Bolaños, sacerdotes de la diócesis de Zacatecoluca, La Paz, y de la comunidad franciscana, se conmemoró ayer el 38.º aniversario del martirio de fray Cosme Spessotto, asesinado el 14 de junio de 1980 por la noche, mientras oraba dentro de la parroquia San Juan Bautista, en San Juan Nonualco.

El sacerdote, recordado por defender los derechos humanos, la promoción de la educación principalmente de las mujeres y por fomentar la cultura, mostró su opción preferencial por los pobres y sufridos en esa época, lo que habría provocado su asesinato.

“Nuestros mártires, la fe que les anima a morir por Jesucristo y sus hermanos, por la caridad. Mártires por odio a la fe. Ese el caso del padre Cosme, de Monseñor Romero y otros mártires de la Iglesia”, manifestó Bolaños en su sermón.

Foto de LA PRENSA/Mirna Velásquez En su memoria. Durante la eucaristía se hizo hincapié en el legado del religioso católico, de quien se espera llegue pronto a los altares de la Iglesia.

En la misa participó el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, junto con su esposa, Margarita Villalta de Sánchez, quien fue invitado a la peregrinación de fray Cosme. “El martirio de fray Cosme Spessotto nos recalca que debemos trabajar por los más necesitados, por las grandes mayorías del país”, declaró.

Frente a cientos de feligreses y autoridades de la Iglesia, el mandatario pidió perdón en nombre del Estado por los hechos ocurridos en el pasado, entre estos el asesinato de Cosme, presbítero italiano que denunció los abusos a los derechos humanos cometidos en el país antes de los ochenta. “Eso (petición de perdón) lo queríamos escuchar desde hace mucho tiempo, pero no había sido posible”, le expresó Ernesto Palma Henríquez, sacerdote franciscano de la parroquia de San Juan Nonualco.

Lee también

Comentarios