Reflexión sobre el lanzamiento que hace GOES-FAO de este año como Año Internacional de los Suelos

El 27 de febrero del año en curso, el diario digital Contra Punto publicó, a cargo de la periodista Rosaura Marlene Pérez, el título: “FAO y gobierno lanzan el año internacional de los suelos”.
Enlace copiado
Enlace copiado
La lectura cuidadosa del subtítulo “Suelos en El Salvador” me llevó a hacerme algunas reflexiones:

PRIMERO. Mientras más tarde suceda es mejor que nunca para cambiar el rumbo, aún sabiendo que mientras más tarde suceda se requerirán mayores esfuerzos para lograrlo.

Si un tiempo atrás hubiéramos reunido a nuestros abuelos con las autoridades mundiales, para hablar del tema suelos, habría parecido un monólogo de intergaláctico.

SEGUNDO. El suelo es un activo de relevante ponderación como medio de producción, y su salud para una vida sana, es función, entre otras cosas, de diferentes pero integradas políticas de Estado.

Además, su restauración, después de varias décadas de sobreexplotación y no adecuadas técnicas de manejo, requiere de amplios consensos, decididas y sostenibles acciones, aunadas a una visión elevada de país –no de períodos de Gobierno–, que cuente con una proyección generacional.

TERCERO. Reactivar los sistemas productivos, agrícolas, se dice fácil, pero está lejos de serlo. Sin entrar en detalles, se puede mencionar algunos factores como: mercados, seguro de cosechas, protección ante producciones subsidiadas, tecnologías de producción y de valor, seguridad jurídica y ciudadana efectivas, políticas ambientales y de uso racional de los suelos, fomento de las investigaciones agrícolas, y mucho más que se podría argumentar.

CUARTO. En caso que queramos referirnos al suelo, solo como sustrato de cultivo, precisa tener en cuenta que para tenerlo de calidad hay que disponer de la materia orgánica y minerales. La materia orgánica, su recuperación, es función de los manejos de los suelos, de las aguas lluvias, los rastrojos y más.

El señor González, representante de FAO, cuando dice que el objetivo principal de nombrar así a este año es “crear conciencia sobre el rol de los suelos saludables para una vida sana” hace referencia a dos movimientos tecnológicos mundiales que se integran en una visión de la humanidad y la naturaleza como un todo.

Estos movimientos son la remineralización de los suelos para producir alimentos de calidad humana y la medicina ortomolecular, como única alternativa al sol de hoy, para una elevada calidad de salud físico-mental.

En El Salvador conozco que existen los ecominerales para la remineralización que los suelos necesitan para obtener productos para una vida sana.

[email protected]

Tags:

  • campo
  • suelo

Lee también

Comentarios

Newsletter