Lo más visto

“Reformar el reglamento debe corresponder al IAIP”

El comisionado asegura que es bueno buscar mejorar del RELAIP, pero que no apoyarán nada que vaya a obstaculizar el acceso a la información.
Enlace copiado
“Reformar el reglamento debe corresponder al IAIP”

“Reformar el reglamento debe corresponder al IAIP”

Enlace copiado
Jaime Campos es uno de dos comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) que dejará el cargo el 23 de febrero de 2017. Llegó a la institución a propuesta del sector privado. El funcionario habla en la siguiente entrevista de la importancia de buscar reformas al Reglamento de la Ley de Acceso a la Información Pública (RELAIP) y como la facultad para hacer el reglamento debería ser del instituto y no del presidente de la república, ya que ellos son la institución garante de la aplicación de la normativa aprobada en 2011. Actualmente es el Gobierno quien será juez y parte en la reforma al reglamento.

¿Puede afectar o no el anuncio que ha hecho el Gobierno para reformar el RELAIP?

Nosotros hemos sido convocados por la secretaría para participar de este proceso de consulta pública para reformar el RELAIP. Creemos que en general es bueno revisar la normatividad, que no solamente es la ley, sino que es bueno reformar el reglamento y por ahora únicamente estamos a la espera de que se nos convoque para presentar nuestras observaciones a los aspectos del reglamento que deben ser mejorados. El instituto solamente va a apoyar aquellas reformas que vengan a potenciar o a fortalecer el derecho al acceso a la información pública.

¿Qué esperaría de esta consulta?

Una amplia discusión y luego llegar a consensos con diferentes actores de la realidad nacional involucrados en el tema de acceso a la información pública. Independientemente de la demanda que se ha presentado recientemente a la Sala de lo Constitucional en torno a la presunta inconstitucionalidad a que el presidente de la república emita el reglamento de aplicación de la ley, independientemente de esa controversia nosotros vamos a participar para generar propuestas de reformas al RELAIP que vengan a potenciar o a fortalecer este derecho. Por lo pronto lo que buscamos es que cualquier tipo de reforma sea ampliamente consultada.

¿Están de acuerdo con la facultad que tiene el presidente de reformar el reglamento o la debería tener el instituto?

A mi juicio el Instituto de Acceso a la Información Pública es el que debería ser la entidad encargada de emitir el reglamento de aplicación o ejecución de la Ley de Acceso a la Información Pública, porque la misma nos constituye a nosotros como el órgano garante y especializado en la materia. De esta forma, al igual que ocurre con otras instituciones como el Tribunal de Ética Gubernamental, el cual tiene la potestad de dictaminar los reglamentos de la ley, considero que igualmente debe ocurrir en el caso de la Ley de Acceso a la Información Pública otorgándose la potestad reglamentaria al instituto.

¿Ve riesgo que la consulta iniciada por el Gobierno lleve a poner trabas a la ley?

Por ahora no veo riesgo alguno tomando en cuenta que las limitaciones al derecho de acceso a la información pública, el cual es un derecho humano y fundamental, únicamente debe estar por medio de la ley. Es decir que es la ley la única que puede restringir este derecho y no a través de los reglamentos, pero reitero, y ese es el mensaje a la población, que únicamente el instituto va a apoyar a aquellas reformas que vengan a fortalecer el derecho al acceso a la información pública.

¿Cuál es el principal cambio que se le tiene que hacer al RELAIP?

En materia reglamentaria perfectamente puede eliminarse el requisito de la firma autógrafa o huella digital en caso una persona no puede firmar y que el reglamento exige al momento de presentar una solicitud de acceso a la información pública. Otra propuesta que puede mejorarse es reducir el ámbito de aplicación de potestad que tienen las instituciones del Estado de reservar la información de manera posterior a una solicitud. Si bien es cierto que cada institución del Estado tiene independencia o autonomía para clasificar la información que genera, administra o que tiene en su poder, el Reglamento de la LAIP establece que la reserva puede ser de manera inmediata o posterior. Nosotros hemos advertido que muchas de las reservas invocadas se hacen a través de una reserva posterior, es decir, que obedecen a solicitudes de acceso a la información pública que se han presentado y eso puede generar un acceso o abuso de esta figura.

¿Cual es el principal reto que tiene la ley de acceso en este momento?

Creo que uno de los retos más importante que ha tenido que enfrentar el instituto a lo largo de estos primeros tres años y ocho meses de gestión, y la misma ley, es poder sensibilizar a los funcionarios que la información no les pertenece y que tienen que estar abiertos al escrutinio público. En ese sentido no basta con tener buenas leyes, sino que el acceso a la información pública y la transparencia en general no es una cuestión de leyes, sino de actitud.

¿Se ha cumplido, a su criterio, los objetivos por lo que fue creada la LAIP?

Creo que los objetivos están cumplidos, a lo mejor no de una manera satisfactoria, como uno quisiera; pero se han dado pasos importantes, muy significativos porque vemos cada vez más una ciudadanía empoderada y ejerciendo el rol de fiscalización y contraloría social respecto de los funcionarios y de las instituciones en general. En ese sentido creo que uno de los fines de la ley es promover la eficiencia en la gestión pública, y consideramos que muchos de los pedidos de los ciudadanos han ayudado a que las instituciones puedan organizarse mejor en cuanto a sus actividades y a sus archivos.

¿La ley debe reformarse? Si es así, ¿qué cambio urge más?

En cuanto a la ley, sin duda alguna, una de las reformas debe ser eliminar la exigencia de presentar un documento de identidad. Al igual que ocurre en otras legislaciones, como la de México que se considera la mejor del mundo, no es necesario que una persona se identifique. En ese sentido podemos imitar el modelo mexicano para que las solicitudes sean anónimas. Si una información es pública es irrelevante saber quien pide la información.

Lee también

Comentarios