Lo más visto

Más de El Salvador

Refuerzan vínculo de los menores con sus familias

También se ponen las bases para su desarrollo académico en el sistema oficial de estudio, al cual ingresan una vez cumplen cuatro años.
Enlace copiado
Área de impacto.   El programa está planteado para el área rural de Cojutepeque, y se recalca a los padres de familia que los niños de cuatro años deben asistir a una institución educativa del sistema formal.

Área de impacto. El programa está planteado para el área rural de Cojutepeque, y se recalca a los padres de familia que los niños de cuatro años deben asistir a una institución educativa del sistema formal.

Refuerzan vínculo de los menores con sus familias

Refuerzan vínculo de los menores con sus familias

Enlace copiado
En el marco del programa “En la vía familiar comunitaria”, se desarrolló una actividad en la que participaron los involucrados directamente, así como trabajadores de diferentes instituciones públicas de Cojutepeque, Cuscatlán. La actividad tuvo el objetivo de dar a conocer los beneficios y prestaciones del programa, en el que hay niños de cero hasta los siete años, para que ellos socialicen con otros de su edad.

Estos menores son llevados a un lugar de reunión acompañados de su encargado para enseñarles lo básico en el área académica y se desligan una vez llegan a una institución formal de estudio.

Dicho programa tiene un año de desarrollarse en Cojutepeque, específicamente en tres cantones: El Carrizal, Los Naranjos y Ojo de Agua, dos veces por semana durante dos horas; esto es para ayudar a reforzar los vínculos entre la familia y el menor, así como el desarrollo de la motricidad, desarrollo de la inteligencia y estimulación temprana.

“El programa nace a través de la necesidad de prevención, ya que si desde temprana edad se prepara a los niños con buenos valores y respeto a los demás, haciendo que se acostumbren a una cultura de estudio, se evita que ellos se desliguen y vayan tras otros objetivos”, mencionó la coordinadora del programa, Ana Elsy Girón. Asimismo, recalcó que hay que desarrollar más el afecto familiar de los niños, para que se sientan dentro de un círculo con buenos ejemplos.

Dentro del programa hay 120 niños beneficiados, pero uno de ellos, de nueve años de edad, tiene parálisis cerebral, siendo un claro ejemplo de los beneficios de la estimulación que recibe.

“El niño vino a nosotros sin poder hacer nada, salivaba mucho por la posición de su cabeza agachada por estar en la silla de ruedas; ahora escucha atentamente y ya asimila las ideas, se limpia solo la saliva y ha mostrado una mejora en su tratamiento”, compartió Girón.

Tags:

Lee también

Comentarios