Lo más visto

Más de El Salvador

Regalos y sonrisas en el Bloom en esta Navidad

Los ojos de cientos de niños se iluminaron ayer y sus rostros reflejaron alegría cuando un grupo de personas, para ellos desconocidas, se les acercó a entregarles un regalo de Navidad, como parte de una campaña de Juguetón y la Fundación Gloria de Kriete para los pacientes del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom.

Enlace copiado
Altruismo.  Ana de Borja (a la izquierda) y Celina de Kriete (a la derecha) dan un regalo a Adriana, hospitalizada en el área de Ortopedia por osteogénesis imperfecta.

Altruismo. Ana de Borja (a la izquierda) y Celina de Kriete (a la derecha) dan un regalo a Adriana, hospitalizada en el área de Ortopedia por osteogénesis imperfecta.

Enlace copiado

 Ayer fue un día especial en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom: hubo regalos, un coro de villancicos cantando en directo al compás  de la melodía de un violín, voluntarios vestidos de payasos y otras sorpresas, pero lo que más destacó en este día inusual fue la sonrisa en los rostros de todos aquellos niños que están ocupando las más de 300 camas que tiene ese hospital.

La Fundación Gloria de Kriete, Juguetón y la Fundación La Niñez Primero se unieron por decimoprimera ocasión para celebrarles la Navidad, a través de una campaña en la que varios padres de familia, clientes del almacén de juguetes, escogieron junto a sus hijos un regalo para que ningún paciente del hospital infantil se quedara sin celebrar la festividad.

La dinámica de la campaña consistió en que padres e hijos miraron las fotografías de los pacientes y escogieron a uno para comprarle un obsequio. Este proceso es importante, destacó el director de La Niñez Primero, Edgardo Flores, porque permite a los padres inculcarles el valor de compartir y ayudar a los más necesitados a las nuevas generaciones.

 “Lo que hace diferente esta entrega de juguetes es que esta es la máxima expresión de cariño hacia otro ser humano. Y esto se demuestra porque quienes han escogido los juguetes lo han hecho a partir de ver una fotografía”, manifestó Flores.

Sentada en una cama, con unas pesas atadas a los pequeños pies para sanar fracturas en las piernas, Adriana, de cuatro años, fue una de las niñas que recibieron un regalo.

Adriana lucía contenta de ser el centro de atención de muchas personas que se acercaban a ella para sacarle un poco de plática.
 Sonriente, dulce, piel morena, de pelo negro y lacio, y con una trenza a cada lado, la niña platicaba  mientras coloreaba un libro de dibujos, minutos antes de que se le acercaran a entregarle el obsequio, que resultó ser una muñeca de pelo rubio con vestido y zapatos rosados, y no tardó ni un segundo en comenzar a jugar con ella.

Música. Un coro alegró el momento con villancicos al compás del sonido del violín.

 No es ajena a lo que le pasa. “Tengo fracturas”, responde cuando se le pregunta la razón por la que está en el hospital. Su padre, Benjamín, un joven de 26 años, explica que padece osteogénesis imperfecta, es decir, “tiene los huesitos de cristal”. Desde que nació, las visitas al hospital para pasar consulta  y las hospitalizaciones han sido bastante frecuentes, y en esta ocasión ya lleva 15 días en el hospital.

Para sus padres no ha sido fácil luchar contra esta enfermedad. Gracias a la caridad de personas extrañas, lograron viajar a México para que su hija recibiera un primer tratamiento, pero ahora lo que más les urge es una operación para colocarle clavos en el fémur de cada pierna para que pueda caminar. Mientras eso pasa, la única forma en la que ha podido desplazarse es en los brazos de sus papás.

Pero conseguir los fondos para la cirugía se hace difícil cuando su madre, de 22 años, es ama de casa y a su padre lo despidieron con tal de no darle un seguro para esta poco usual enfermedad.

“Yo trabajaba en una fábrica de zapatos, pero no me daban permiso de venir al hospital y tampoco quisieron darme un seguro para ella, así que me despidieron, pero me dieron $500 y con eso hemos podido pagar algunos de los gastos”, expresó Benjamín, quien es carpintero y se ha visto en la obligación de ocupar su tiempo libre en hacer muebles para venderlos e ir sacando un poco de dinero.

La entrega de juguetes ayer comenzó en el piso número 10, que corresponde a la especialidad de Ortopedia, pero de allí fueron bajando piso a piso y pasando cama por cama. En total, serán entregados 1,114 juguetes: también para el Hospital Nacional San Rafael y para el Hospital Nacional San Juan de Dios en Santa Ana.

Alegría. Voluntarios disfrazados de payasos llevaron alegría a los niños del hospital nacional infantil.

Tags:

  • Niños
  • Hospital Bloom
  • Juguetes

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines