Loading...

Régimen de excepción está vulnerando a la niñez

Expertos en derechos humanos condenaron el registro de mochilas de niños y adolescentes estudiantes en las colonias cercadas.

Enlace copiado
Registros. Señalaron que las autoridades parten de una presunción de culpabilidad, cuando la ley dicta lo contrario.

Registros. Señalaron que las autoridades parten de una presunción de culpabilidad, cuando la ley dicta lo contrario.

Enlace copiado

En los últimos días, distintos medios de comunicación han difundido imágenes que muestran a la Fuerza Armada de El Salvador registrando las mochilas de niñas y niños identificados con sus uniformes escolares, y que residen en las comunidades y colonias cercadas por las autoridades, como parte del régimen de excepción que se instauró desde el domingo, en respuesta al repunte de homicidios.

Pero expertos en derechos humanos advirtieron que estas prácticas vulneran los derechos de la niñez y de la adolescencia, al tiempo que lamentaron el silencio de las instituciones gubernamentales encargadas de proteger a esta población.

Zaira Navas, especialista en derechos humanos y de la niñez, señaló tres aspectos por los cuales es cuestionable el actuar de las autoridades.

En primer lugar, la niñez y adolescencia está viviendo "una situación de temor", pues policías y militares armados, tomándose las colonias y entrando a las casas de manera violenta, son experiencias que afectan el estado emocional, dijo. Además, que militares ordenen abrir sus mochilas, además de considerarlo impactante, violentan su integridad psicológica y su derecho a la intimidad, agregó la especialista. "Es realmente aterrador para niñas y niños. Afecta su integridad física, psicológica y emocional, lo que trae consecuencias futuras, porque la imagen que van a recordar es la de los policías y militares cateándolos, registrándolos, pidiéndoles que se quiten la camisa o que se bajen el pantalón; cuando la imagen que deberían tener es de confianza, de una policía cercana, y es lo que no ha existido", añadió. Navas también advirtió que la ley no faculta a los militares a realizar estas tareas y criticó que Nayib Bukele les permita tener estas atribuciones.

El tercer punto es que la vulneración de derechos desde el Estado no está ocurriendo en zonas de alto nivel económico. "No vamos a ver a policías y militares registrando a niñas y niños que asisten a colegios bilingües. No hemos visto cercos en Santa Elena. No hemos visto cercos en colonias privadas", apuntó también es exdirectora del Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA).

En sintonía con las valoraciones de Navas, el exdirector del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (IDHUCA), Benjamín Cuéllar, enfatizó que solo una parte de la niñez y de la adolescencia está siendo criminalizada "por vivir donde viven".

"El decreto mediante el cual se aprobó el régimen de excepción es amplio y su aplicación es discrecional, arbitraria y clasista", afirmó. "Lo que están haciendo y de la forma como lo están haciendo en las colonias y comunidades pobladas por las mayorías populares, y donde existen sospechas o certezas de que también hay grupos criminales, no lo están haciendo en las residenciales que cobijan a familias de clase media alta y alta", añadió.

Ayer, el fiscal general Rodolfo Delgado dijo en una entrevista con el oficialista Canal 10 que las pandillas utilizan a la niñez, mujeres embarazadas y adultos mayores como "postes", es decir, para desarrollar labores de vigilancia.

Tanto Navas como Celia Medrano, también experta en derechos humanos y ex integrante de la junta directiva del CONNA, reconocieron que el crimen organizado utiliza a menores de edad para el cometimiento de ilícitos, pero insistieron en que las autoridades no siguen los procedimientos correctos.

Navas advirtió que una persona menor de 12 años no tendría que ser sometida a procesos penales, según la Ley Penal Juvenil. Agregó que tampoco puede suponerse que toda la niñez y la adolescencia, que además está siendo asediada por pandillas, está colaborando con las estructuras criminales. "Eso es una presunción de culpabilidad, cuando a lo que tienen derecho los niños y las niñas es a ser protegidos y protegidas por el Estado, no a ser acosados ni a generarles terror", destacó.

"Desde hace mucho tiempo, niñas y niños son utilizados por la criminalidad organizada en la participación de hechos delictivos, pero las autoridades no deben reproducir acciones que igualmente instrumentalizan a la niñez, estigmatizándola y justificando acciones que denigran a una niña o a un niño", valoró Medrano por su parte.

El correcto actuar de las autoridades debería pasar por el respeto a las normativas nacionales e internacionales sobre los derechos humanos, pero para ello es indispensable "una institucionalidad respetable, con la que actualmente no contamos en el país", aseveró Benjamín Cuéllar y señaló que el registro de mochilas de niñas y niños "está fuera de lugar y evidencia el desconocimiento de las autoridades sobre los derechos de la niñez".

Tanto Navas como Medrano llamaron al CONNA a pronunciarse en contra de los abusos policiales y militares contra menores de edad. "Es penoso que el CONNA no se pronuncie haciendo un llamado para evitar que niñas y niños sean registrados por elementos militares que portan armamento de grueso calibre. Provoca intimidación y miedo en ellas y ellos", declaró Medrano.

"Tampoco hemos escuchado a la primera dama (Gabriela de Bukele), que ha impulsado el tema de nacer con cariño. Nacer y crecer con cariño es evitar la exposición de niños y niñas a exposiciones violentas. Si van a nacer con cariño, deben también crecer con cariño en ambientes saludables. Es muy lamentable lo que madres tengan que andar con sus bebés, asoleándose, buscando a sus hijos de 12, 13, 14 años que han sido detenidos en redadas, porque hasta este momento las autoridades no han informado que las personas detenidas han sido detenidas porque ya han sido investigadas previamente", dijo Navas. Según dijo el fiscal Delgado, hasta las 11:00 de la noche del lunes se contabilizaban 1,476 capturas.

Benjamín Cuéllar también indicó que para quienes se enfrentaron a la guerra salvadoreña (1980-1992) y los años previos de represión, las imágenes de niños, niñas, adolescentes y jóvenes siendo registrados "recuerdan esas terribles y dolorosas épocas". Agregó que el hecho de que las personas que sobrevivieron a la guerra no recibieron tratamiento psicológico adecuado y oportuno, después de haber presenciado asesinatos, ha dado como resultado, después de tres décadas, que "nuestra sociedad siga siendo una sociedad enferma que vive en un histórico y permanente luto nacional".

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines