Relación de El Salvador y EUA ha entrado a un nivel muy poco visto en la historia, advierte ex embajador Rubén Zamora

Además, el presidente de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) dijo que "vamos a ver un esfuerzo unificado del Congreso y la administración (de Joe Biden) para presionar en contra de lo que ya hizo (Bukele)". Y exembajador considera que posible retiro del acuerdo con FMI incrementa posibilidad de que El Salvador entre en default y advierte un crecimiento en las "fugas de capital".

Enlace copiado
Una mujer se manifiesta afuera de la Corte Suprema de Justicia en San Salvador (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

Una mujer se manifiesta afuera de la Corte Suprema de Justicia en San Salvador (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

Enlace copiado

El exembajador de El Salvador en Washington Rubén Zamora dijo este viernes en una entrevista en el programa República de Canal 33 que "la relación con los Estados Unidos ha entrado a un nivel que muy pocas veces se ha visto en la historia de nuestro país".

"Cuando un Gobierno ve a otro que está haciendo algo malo, no le dice inmediatamente `usted está violando la constitución`, pero comienzan a expresar preocupación por lo que está sucediendo y piden se respete la institucionalidad democrática", dijo el ex diplomático.

"Luego, comienzan a decir que hay una preocupación profunda", añadió. "Si no hay reacciones positivas del Gobierno al que se le dice eso", consideró Zamora, "se llega a cosas más pesadas como sanciones o la ruptura de relaciones que sería el último nivel que ojalá no suceda".

Zamora sumó a su análisis que "el Gobierno de El Salvador ha ido creando antipatía del Congreso de Estados Unidos" a través de los insultos que incluyen declaraciones contra la congresista Norma Torres. "Lo último que ha hecho, quizá lo más grave, es que una reunión que se arregló con todos los embajadores en El Salvador como privada, la filmaron y la echaron en la televisión en cadena nacional. Ha sido una cosa que obligó a los embajadores a decir 'esto no se puede hacer'... el problema es que no tenemos política exterior, sino una política para que el presidente tenga títeres a su favor", opinó.

Por su parte, Geoff Thale, presidente de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), dijo que "hay un esfuerzo del presidente Bukele y cabildeistas de defender su posición" pero han "visto señales de congresistas republicanos que no están de acuerdo y preocupados por las acciones del Gobierno salvadoreño".

"Vamos a ver un esfuerzo unificado del Congreso y la administración (de Joe Biden) para presionar en contra de lo que ya hizo (Bukele)", adelantó Thale.

Recordó que el enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, "ya anunció que está en revisión la lista Engels" y la aplicación de la ley Magnitsky y "que en junio, después de un proceso legal de revisión, va a anunciar acciones específicas".

"Vamos a ver meses de tensión y dificultades para que El Salvador tome el camino de desconcentración del poder", opinó.

En tanto, la directora del Instituto de Investigación de la Universidad Rafael Landivar, Úrsula Roldán, considera que es necesario "pensar en los once millones" de migrantes que quisieran regularizarse en Estados Unidos, de los cuales una parte significativa son salvadoreños adscritos al TPS o dreamers.

Intereses de China

En el orden económico, Zamora destacó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha amenazado con retirar la negociación de un préstamo de $1,300 millones con El Salvador.

"A los dos días de mayo, estaba la posición del FMI para decir: 'señor, para seguir la negociación no podemos hacerlo con lo que está haciendo en El Salvador'. A partir del primero de mayo, el Fondo hizo corte... no se ha retirado pero ya amenazó con retirarse", señaló el exdiplomático.

Con esto, "la posibilidad de que el país entre en default se incrementa enormente", dijo, y a la situación se suma el crecimiento en las "fugas de capital".

"Por lo general, los bancos reciben más capital de lo que se le pide, se le saca. Ahora, el nivel de las grandes salidas de capital está creciendo porque muchas empresas grandes y medianas se están asegurando porque ven la inestabilidad en el país. ¿Y cómo lo hacen? Poniendo su dinero aparte", expuso Zamora.

Dijo que la repercusión impactará al país durante "años" pues los grandes inversionistas trabajan con programas a largo plazo.

"Al darse cuenta el presidente" que "todo se cierra" comienza "a coquetear con China" para que compre la deuda, agregó.

"Es un problema, porque la deuda inmediata, que es la primera que se compra, es de $1,500 millones. Comprarle deuda a un país significa darle dinero, no es cooperación libre, porque China se lleva la deuda que no tienen capacidad de pagar, pero en vez de decirle 'te dono tantos millones' le dice 'te compro tu deuda' y pasa la deuda al otro", analizó.

Sin embargo, Zamora considera que "no está muy claro hasta dónde China podría cumplir con $1,500 millones para este año" y que "no es tan cierto que China puede absover problemas de El Salvador en tema económico".

Según su criterio, el interés de China en El Salvador es la cercana relación del país con Estados Unidos. "No les cae mal un país que esté peleando con EUA. Es el único interés, porque económico, en El Salvador no alcanza para una ciudad mediana de China... su interés es político, en la lucha política por la hegemonía mundial", expuso.

Agregó que "la estrategia de China" en la región se ha basado "en lo económico" y "las compras de tierra en América Latina son enormes, con miles y miles de hectáreas" para "crear bases económicas de presencia china". "Aquí ya no compran porque no se puede ya".

En ese sentido, Zamora consideró que el interés de China se acabará en El Salvador cuando Estados Unidos le pida a la nación asiática que pare su estrategia, pero que el Gobierno salvadoreño no entiende la situación.
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines