Lo más visto

Relato | Discriminadas por ser sindicalistas, mujeres y “mayores”

Exempleadas de Industrias Florenzi todavía viven las graves consecuencias de haber sido despedidas hace nueve meses, pese a los avances en sus denuncias por los impagos.

Enlace copiado
Inventario. La jueza Daysi Ábrego comenzó el pasado miércoles el inventario de los bienes muebles en  Industrias Florenzi.

Inventario. La jueza Daysi Ábrego comenzó el pasado miércoles el inventario de los bienes muebles en Industrias Florenzi.

Enlace copiado

Más de 100 mujeres que fueron despedidas en junio pasado por Industrias Florenzi aún están sin trabajo y aunque han aplicado a diferentes empresas, no las contratan. Varias aseguran que es por la edad que tienen, por ser mujeres y por ser identificadas como exempleadas de una maquila a la cual han llevado a procesos en los juzgados de lo laboral.

Así lo asegura Nery Ramírez, representante de un grupo de exempleadas que aún reclama sus derechos laborales perdidos hace casi un año. Cuenta que ella y muchas de sus compañeras están siendo denigradas por otras empresas a las cuales acuden.

"Seguimos estando desempleadas. Hay muchas compañeras que no pueden ir a trabajar porque nos han discriminado por el simple hecho de llevar esta lucha. En el momento que se va a buscar trabajo recibimos discriminación por la edad, por ser mujeres y por ser sindicalistas", denunció.

Otro testimonio de una de las exempleadas de la fábrica lo confirma. La mujer no quiso dar su nombre por miedo a recibir represalias, pero confirmó lo dicho por su compañera. Ana, como la identificaremos, no tiene más de 30 años y aplicó a tres trabajos. En ninguno la han contratado. En dos empresas le dijeron que por haber sido empleada de Florenzi no podían contratarla.

Ana que aplicó a un puesto de jefatura y a pesar de haber pasado las pruebas, no fue contratada. "En la primera empresa, que fue Intradesa, lo que me dijeron fue que no contrataban personal de Florenzi. No me dijeron por qué, pero la licenciada que me entrevistó, que era la de recursos humanos, me dijo que si en algún momento le autorizaban contratar personal de Industrias Florenzi nos iban a llamar".

Luego de dos meses de ese rechazo, la contactaron y la volvieron a entrevistar. Le hicieron las pruebas respectivas, pero dice que cuando volvieron a ver su hoja de vida, la encargada le dijo: "discúlpeme pero no me percaté que usted era de Florenzi". No le dieron el trabajo.

Después de esa experiencia aplicó a dos trabajos más. En el primero le dijeron que a gente de Florenzi no "agarraban" y en otra empresa le dijeron que le avisarían, pero hasta el momento no ha recibido ninguna llamada. Ana asume que sucedió lo mismo que en las dos empresas anteriores, solo que no se lo dijeron de frente. "Nosotras asumimos que es por el simple hecho de estar acá luchando nuestro pasivo laboral. Por todo lo que la empresa nos adeuda a nosotros se nos está haciendo bastante difícil encontrar trabajo", aseguró.

Esta es la experiencia de una de las ex empleadas más jóvenes de la fábrica que forma poco más del 30 %, aproximadamente. El otro 70 % son mujeres de más de 50 años. Hay muchas que han sido rechazadas por su edad. Un grupo de cinco mujeres de entre 50 y 70 años mostraron su indignación por no ser contratadas por su edad, a pesar de que cuentan con gran experiencia en su trabajo. Una de ellas expresó: "acá lo que hay es experiencia, calidad, pero no lo valoran".

La mayoría de ellas dijeron que se dedicarán a cuidar a sus nietos o tener un negocio propio, ya que perdieron las esperanzas de ser contratadas.

A pesar de la situación que están viviendo la mayoría de las ex empleadas, el miércoles muchas vieron esperanza. La jueza de primera instancia del Juzgado de lo Laboral, Deysi Ábrego, llegó a la fábrica a iniciar el inventario y un perito comenzó a realizar el embargo de los bienes muebles de la propiedad. Les informó ayer que estaba realizando las diligencias de abandono y que esos bienes se resguardarán para que en una eventual sentencia tengan de donde pagarse.

Maritza Ramírez, ex empleada con más de 50 años, dijo que valió la pena la lucha ahora que ven avances. Con los ojos llorosos expresó: "me siento súper bien, me cuesta creerlo. Es algo que nosotros lo mirábamos tan lejos".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines