Loading...
El Salvador  / social Lo más leído

Relato | En El Zonte, Bitcoin es dejar el dinero al azar

Los habitantes de la playa El Zonte, que desde hace tres años compran con la criptomoneda, comparan su valor con un juego de lotería, porque puede subir o bajar. Para usarlo deben tener un teléfono con internet, algo que no todos los salvadoreños tienen. 

Enlace copiado
Cajero. La primera vez se debe ir a un cajero y depositar dinero que se convertirá en bitcoin. También puede cambiar de dólar a bitcoin.

Cajero. La primera vez se debe ir a un cajero y depositar dinero que se convertirá en bitcoin. También puede cambiar de dólar a bitcoin.

Enlace copiado

Al pie de la playa, con el sol de mediodía en la espalda, Óscar camina hacia una venta de minutas en la playa El Zonte, La Libertad. En el carretón un rótulo llama a los compradores a usar bitcoin, una moneda digital. Óscar lo lee y, segundos después, pregunta a la propietaria por su uso. Justifica su curiosidad con que un día antes el presidente Bukele había anunciado que el bitcoin podría convertirse en moneda de curso legal en el país. La escena se repite, con nombres diferentes, más tarde, en el mismo puesto de minutas.

Más allá de los tweets del presidente, nadie tiene detalles de lo que pretenden que sea una moneda válida, como lo es el dólar. Los compradores buscan respuestas y los habitantes de El Zonte se han convertido en los voceros que aplacan la curiosidad y la incertidumbre.

El Zonte fue la primera playa y el primer lugar en todo El Salvador donde se implementó este método de pago que luego fue replicado también en la playa El Tunco. Desde su llegada, hace tres años, varios negocios locales, compradores de la zona y extranjeros con curiosidad, han adoptado la nueva moneda.

“Lo normal es que suba de valor, no que baje, es un riesgo  que cada persona decide correr, es de estar pendiente”.

Otros, en cambio, empezaron al inicio de la pandemia. Margarita es una de ellas. A sus 23 años tiene su propio negocio de papelería y útiles escolares en la comunidad. Dice que, en abril, el momento más duro de la pandemia, con cuarentena estricta y sin posibilidad de turismo que es casi la única fuente de ingresos de la zona, recibió la visita de Jorge Valenzuela, el desarrollador de la cartera electrónica Bitcoin Beach con la que funciona la moneda en el país.

Valenzuela le dio lo que, para ella, fue una buena noticia. Además de ser desarrollador, es el fundador de Casa Esperanza, una fundación que ejecuta proyectos sociales en la comunidad. Su ofrecimiento, en aquel momento, fue un incentivo económico para los comerciantes. Pero este solo podría ser en bitcoin. Fue así que Margarita descargó la aplicación, creó su usuario y recibió el dinero. Desde entonces, en su negocio se usa esta moneda como pago.

Negocios de la zona usan el método de pago desde 2018. Ahora son al menos 30 emprendimientos los que usan esta moneda.

En la zona al menos 30 negocios lo utilizan. Los compradores se han adaptado a su uso a través del mismo mecanismo: donaciones. "Apoyan con dinero, en bitcoin, a los muchachos que estudian y ellos vienen a comprar sus útiles con eso", cuenta Margarita. Pero, eventualmente, según dice, se acostumbran al método electrónico y continúan haciéndolo. Sin embargo, para esto, deben tener un celular conectado a Internet, algo que no toda la comunidad tiene.

Pero quienes deciden usar esta moneda dejan su dinero a la suerte, cuenta ella. "Como puede ser que el dinero de uno gane más, valga más, puede ser que baje y pierda". Hace algunos meses, dice, perdió $5 de $50 que tenía en su cartera electrónica. Y así continuó durante varios días. Otros vendedores cuentan que llegaron a perder $20. Depende de cómo le vaya al mercado de Bitcoin, así vale la moneda, dice Margarita. Sin embargo, si el dinero se deja reposar un buen tiempo, con buena suerte, vuelve a ganar y se repone la pérdida. "Lo normal es que suba de valor, no que baje, es un riesgo que cada persona decide correr, es de estar pendiente", dice.

Comerciantes se están habituado a su uso. Durante la pandemia les resultó una medida favorable, pero lamentan algunas pérdidas.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines