El Salvador  / judicial Lo más leído

Relato | Los 10 años de una madre que busca a su hijo Josué, desaparecido desde 2011

Margarita es una de las muchas madres salvadoreñas que se dedican a buscar a sus hijos desaparecidos. Lleva años en el proceso y varios fiscales e investigadores han conocido el caso sin poder decirle dónde está su hijo.

Enlace copiado
Recuerdos. La madre de Josué conserva todas las pertenencias desde el día de su desaparición y no pierde la esperanza de encontrarlo.

Recuerdos. La madre de Josué conserva todas las pertenencias desde el día de su desaparición y no pierde la esperanza de encontrarlo.

Enlace copiado

"Voy a buscar a mi hijo hasta mi último suspiro", expresó Margarita, la madre de Josué Elizondo, mientras relata que los últimos 10 años de su vida los ha dedicado a su búsqueda.

Josué tenía 14 años cuando desapareció. Salió la tarde del 4 de junio de 2011 de casa de su tía, hermana de su mamá y nunca volvió a su hogar. Desde entonces, han pasado 10 años y siete meses que su familia no sabe nada sobre su paradero.

Margarita dice que su hijo desapareció cerca del mercado Colón de Santa Ana, a una cuadra de la delegación policial. Pero la otra versión que ella conoce es que Josué fue visto por última vez en el desvío de la Aldea de San Antonio, en Santa Ana, alrededor de las 3 de la tarde de ese mismo día, al menos fue lo que le contó un compañero de trabajo de su hijo.

Josué soñaba con tener su propio negocio, por eso había decidido vender pan con el esposo de su tía y aprender lo más que pudiera mientras llegaba su momento. Entre otras cosas, viajaban a San Salvador para ir a comprar el pan.

El último día que estuvo con su familia trabajó como acostumbraba hacerlo. Se bañó, se vistió con una camisa formal a cuadros y salió a las 3:30 de la madrugada hacia San Salvador. Volvieron a las 12 del mediodía a Santa Ana, descargaron el pan, almorzaron y a la 1:30 Josué le dijo a su tía que tenía que salir.

Una persona de la que la familia solo supo que le decían "el maitro" era con quien se vería Josué. Le había prometido que le iba a presentar a una mujer para que la conociera y decidiera si le gustaba como novia. Esa fue la promesa que le hicieron.

Las horas pasaron y Margarita, al ver que era tarde y su hijo no regresaba, llamó a casa de su hermana para preguntar por él, pero la respuesta fue que Josué ya no estaba allí. Desde ese momento asegura que ya no pudo dejar de sentirse angustiada.

La esperanza que la hermana le daba a Margarita era que su hijo pudiera volver en el último bus de regreso, pero eso tampoco sucedió. Su celular ni siquiera sonaba, ni desviaba la llamada al buzón de voz y el otro teléfono que tenía lo había dejado en casa de su tía porque recién lo había comprado y tenía temor de que se lo robaran.

Cuando Margarita decidió acudir a la Policía, la respuesta fue la misma que había recibido su cuñado: "Seguramente anda vagando, no podemos tomarle la denuncia". El oficial que la atendió le aseguraba que su hijo estaba joven, "que se había emocionado con la muchacha que le iban a presentar y que cuando le pasara la rumba regresaría".

Al siguiente día volvió a la delegación y escuchó la misma versión. De tanto pedir que la ayudaran, la denuncia fue tomada, pero las horas pasaron y nunca hubo noticias de Josué. Tampoco en hospitales, ni en Medicina Legal.

Seis meses pasaron para que Margarita tuviera noticias del caso. El 6 de diciembre de 2011, el hallazgo de un pozo con varios cuerpos fue revelado por las autoridades en la colonia Monge, en Santa Ana. Lo que le dijeron a ella es que existían altas probabilidades de que su hijo estuviera entre los cadáveres encontrados.

Sin embargo, relata que para esa fecha ya no la quisieron atender en Medicina Legal pues estaban pronto a salir de vacaciones de fin de año y comenzarían a trabajar con los cuerpos hasta en enero. Para ese entonces, Margarita ya tenía complicaciones de salud que le había generado la misma angustia de la desaparición de su hijo.

Regresó en enero y le dijeron que el proceso sería tardado y que era con Fiscalía con quien debía seguir el proceso. Fue hasta el 4 de junio de 2012, cuando se cumplió un año de la desaparición de su hijo, que Medicina Legal le realizó la prueba de ADN para confirmar si uno de los cuerpos pertenecía a Josué.

Antes de que esto sucediera, Margarita dice que reconoció la camisa a cuadros y de botones que su hijo llevaba el día que desapareció, pero esto no fue suficiente, pues el fiscal le aseguró que solo podían confiar en las pruebas de ADN. Ella sostiene que pese a la certeza que la prenda era de su hijo, le dijeron que el cuerpo de su hijo no coincidía con su prueba y el expediente que lo relacionaba con ese caso fue descartado.

Para ese entonces, Margarita había comenzado a recibir atención psicológica que le había ofrecido la Fiscalía, pues no había podido recuperarse de salud. Entre otras cosas, también fue víctima de desplazamiento forzado por amenazas de pandillas, mientras se dedicaba a buscar a su hijo.

La segunda vez que tuvo información sobre el posible paradero de su hijo fue hasta finales de 2013. Margarita había solicitado la bitácora de llamadas del celular de Josué. Se la otorgaron del 2 al 6 de junio de 2011, esta indicaba que su hijo había recibido la última llamada desde Chalatenango, pero que después había sido movido cerca de donde vivía.

De esto, los investigadores solo le dijeron que el dueño del teléfono había sido interrogado y no proporcionó ninguna información. Pero las autoridades le comentaron a Margarita de otro pozo encontrado en Turín, Ahuachapán, que posiblemente tenía las características que coincidían con las del caso de Josué. Las indagaciones tampoco tuvieron noticias sobre su hijo.

En 2011, la familia de Josué supo que había una persona que tuvo conocimiento de dónde podían buscarlo. Esta misma les indicó que lo buscaran en dos lugares, pero la Fiscalía le explicó a Margarita que no podían buscar solo con esa información.

Esta persona fue entrevistada hasta 2016 y cuando esto pasó, había decidido negarlo todo. Más adelante el investigador del caso le explicó a Margarita que la persona que le había contado la información a la joven no podía ser procesada.

"Me dijo que no podía ser citada porque estaba protegido bajo un programa de reinserción de menores implementado por Mauricio Funes", dice la madre de Josué.

También le comentaron que en algunos casos de personas desaparecidas, cuando sus cuerpos eran ubicados por declaración de algún testigo, las autoridades pedían que les agregaran más tierra para que nadie conociera de las fosas porque esto les afecta a los inspectores.

La última vez que la mamá de Josué asistió a una fosa clandestina para buscar a su hijo fue cuando descubrieron que en la casa de Hugo Osorio había decenas de cadáveres enterrados. "Su hijo no está aquí, pero lo vamos a encontrar un día", le dijo Israel Ticas.

Desde 2011, cinco investigadores han sido asignados en diferentes ocasiones al caso de la desaparición de Josué. La Fiscalía también le ha cambiado de fiscal cuatro veces, el último ha llevado el proceso desde 2014.

"El problema de los casos que no se resuelven es que les cambian de fiscal muchas veces. Cada nuevo fiscal es como comenzar de nuevo, son heridas que se vuelven a abrir", explica Margarita llorando.

Asegura que con la pandemia la búsqueda de Josué se le complicó, pues no ha podido salir tan seguido a buscarlo, comenta que muchas veces ajustando logra obtener para los pasajes de las salidas que debe hacer.

"Muchas veces me he quedado sin comer por buscar a mi hijo. Han pasado 10 años y siete meses, pero voy a buscar a mi hijo hasta mi último suspiro", finaliza la madre.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • desaparecido
  • hijos desaparecidos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines