Loading...

Relato | "Mataron las ilusiones de Mariela"

Familiares y amigos de Mariela , la joven asesinada en Santa Ana, la recuerdan por su agradable sonrisa y por su sueño de convertirse en profesional. Afirman que fue asesinada "sin justificación".

Enlace copiado
Memoria. Todos recuerdan a Mariela como una joven amable, alegre y muy estudiosa.

Memoria. Todos recuerdan a Mariela como una joven amable, alegre y muy estudiosa.

Enlace copiado

Llegaron a la funeraria al filo de las 4:30 de la tarde del 2 de marzo a bordo de un camión de esos que pueden ingresar a cualquier montaña de nuestro país. A bordo iban los familiares y amigos de Mariela Guadalupe Landaverde Reyes, la joven que fue asesinada un día antes en el cantón El Ranchador, al poniente de Santa Ana.

Sus rostros cansados, llenos de tristeza y ansiedad eran el fiel reflejo de una larga jornada fúnebre que había comenzado horas antes.

"Mataron a la niña, mataron las ilusiones de la niña y se llevaron los sacrificios de sus padres", expresó con voz entrecortada uno de sus familiares refiriéndose al asesinato de la joven de 23 años.

De acuerdo con la Policía Nacional Civil (PNC) y Fiscalía General de la República (FGR), la inspección de la escena se realizó el 1 de marzo cerca de las 9 de la noche. Horas antes, algunos de sus familiares habían ingresado a la vivienda, sospechando que algo había ocurrido con Mariela Guadalupe.

“Sólo quiero despertar y que esto sea una pesadilla; volver a ver a Mariela estudiando, riéndose”. 

Amiga de Mariela Guadalupe.

"Las amigas nos avisaron que no sabían nada de ella, le llamaban al teléfono y no les contestaba, y en la casa no había movimiento, fue entonces que decidimos entrar y cuando encendimos las luces la encontramos desangrada en la sala comedor", expresó uno de dolientes.

La PNC y la FGR coincidieron que Mariela tenía heridas provocadas por un corvo y un cuchillo que fueron encontrados en el lugar y que son parte de las evidencias recolectadas esa noche.

De acuerdo con las primeras investigaciones, la puerta de la entrada a la vivienda no se encontraba forzada ni existían indicios de ingreso violentos a la casa, lo que hace sospechar que la víctima tenía conocimiento y confianza de su asesino.

"¿Qué nos queda pensar? Que alguien conocido la mató, porque no se metieron a la fuerza ni se llevaron nada, porque las cosas de Mariela Guadalupe ahí estaban", dijeron sus familiares.

Mariela Guadalupe vivía en cantón El Ranchador, en una casa, propiedad de su familia, y era estudiante de ingeniería agronómica de una universidad privada de Santa Ana.

Con mucho esfuerzo y dedicación, había obtenido hace unos años el grado de Técnico en Agricultura, otorgado por la Escuela Nacional de Agricultura, Roberto Quiñónez (ENA).

"Ella era una agrónoma por vocación, una apasionada por la naturaleza y todo lo relacionado con la agronomía, una excelente alumna y persona, no comprendemos cómo algo tan feo le pudo ocurrir a ella que era tan buena persona", expresaron algunas de sus amigas y compañeras de estudios.

El cantón El Ranchador está señalado por la Policía como uno de los lugares con alta presencia de pandilleros.

De acuerdo con las fuentes policiales, una de las ventajas que tienen los delincuentes para escapar son los diferentes accesos que tiene el lugar.

Sin embargo la Policía prefirió no atribuir este crimen a estos grupos delincuenciales y manifestaron, una vez más, que serán las investigaciones las que los llevaran a detener a los hechores del feminicidio.

"A Mariela la conocían en el lugar y no tenía problemas con nadie. Ahí si usted no anda de problemático no tiene ningún problema. Ella nunca nos dijo que tuviera algún tipo de altercado o que estuviera amenazada, la niña era bien tranquila", agregaron los familiares. Lo mismo opinaron las amigas sobre el comportamiento de Mariela.

Pasadas las 5 de la tarde, del 2 de marzo, fue entregado el cadáver de Mariela para que fuera velado en un alejado caserío de Coatepeque, de donde era originaria, y el cual había abandonado hace varios años para cumplir el sueño de infancia: convertirse en una agrónoma y donde es noche de martes fue velada.

"Solo quiero despertar y que esto sea una pesadilla; volver a ver a Mariela estudiando, riéndose y platicando conmigo, la voy a extrañar muchísimo", concluyó una de sus mejores amigas.

OTROS CASOS

La doctora Rosa Bonilla fue asesinada el 23 de enero del 2018 en su vivienda. Otro caso fue el de Katherine Cárcamo, asesinada por su esposo el 23 de abril del 2018, y Ruth Rivas,  violada y vapuleada  el 27 de septiembre del 2018.

Tags:

  • santaana
  • violencia
  • homicidio

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines