Lo más visto

Relato | "Me rebusco con familiares de quienes fallecen"

Carolina es paciente oncológica y su esperanza de vida pende de un tratamiento de rituximab que debe recibir por dos años, pero que el Rosales no tiene.

Enlace copiado
Urgente. Las asociaciones determinan que los medicamentos son urgentes, para evitar una mayor mortalidad.

Urgente. Las asociaciones determinan que los medicamentos son urgentes, para evitar una mayor mortalidad.

Enlace copiado

Con voz serena, Carolina Aguilar narra que lleva una afrenta contra el cáncer desde hace cinco años. Su primer diagnóstico fue un cáncer de mama estadio II, que logró superar, pero el desafío por restablecer su salud cada vez se vuelve más grande.

"Hace dos años descubrieron que tenía otros tipos de cáncer. Fui diagnosticada con un linfoma folicular y también con un cáncer de parótida a la vez. El más urgente a tratar, dijo el equipo médico, era el linfoma, y el cáncer de parótida sólo lo operaron y que conforme se coportara me iban a tratar", dice Carolina.

Su linfoma fue tratado con quimioterapias, pero en septiembre de 2020 la pandemia dejó a su esposo sin trabajo y a ella sin el beneficio de recibir atención en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

"En octubre tenía que empezar un mantenimiento por dos años para tratar el linfoma. Mantenimiento le dice el equipo de especialistas a las quimioterapias, me dejaron rituximab cada dos meses, pero como no podía seguir en el ISSS, del Hospital de Oncología me hicieron un resumen de mi expediente y me mandaron a especialidades del Rosales", relata.

“Debo empezar el tratamiento, pero este medicamento no lo tiene el hospital”. 
Carolina Aguilar, Paciente oncológica.

La desesperanza parece tocarle a la puerta a Carolina. La hematóloga del Rosales le ha dicho que debe empezar el tratamiento, pero ese medicamento no lo tiene el hospital: "Me queda rebuscarme con la familia de los pacientes que fallecen, a veces ellos dejan medicamentos, pero por el mismo diagnóstico no tengo fuerzas para buscarlos. La otra alternativa es comprarlo, pero no tengo dinero", dice.

El rituximab se suma a un listado de al menos 6 medicamentos que la Asociación Salvadoreña de Pacientes Oncológicos (ASPO) y la Fundación Edificando Vidas denunciaron que no hay en las farmacias del ISSS ni del Hospital Rosales.

Mediante un comunicado, del 26 de enero recién pasado, advirtieron que hay desabastecimiento en las farmacias de los dos hospitales, de los medicamentos: bicalutamida, ifosfamida, 5-fu, doxorubicina, carboplatino, leuprolide y vincristina.

De acuerdo con el comunicado de ambas entidades, el desabastecimiento de medicinas atenta contra el artículo 1 de la Constitución de la República, que reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado y que es obligación de éste, entre otras, asegurar a sus habitantes el goce de la salud.

"Esto atenta contra el derecho fundamental e inderogable a la vida de todos aquellos pacientes que no han recibido su tratamiento correspondiente. De igual manera, en Oncología del ISSS sólo el día de ayer (25 enero) se suspendieron cuatro tratamientos de quimioterapia por desabastecimiento de medicamento contra el vómito (granisetron) y oxiloplatino, que es utilizado contra el cáncer de colon", manifestaron en el comunicado.

Un oncólogo del sector privado, quien pidió resguardar su nombre, explicó que el desabastecimiento es una situación delicada. "Ante esta situación, las instituciones pueden decir que se puede sustituir el medicamento, pero no es tan así. Primero, es importante saber que no hay gran cantidad de medicamentos para este grupo de pacientes como para decir con solvencia que se van a sustituir. Entonces, si le cambio el medicamento a este paciente, dejo a otro sin su tratamiento; y segundo, los pacientes no obtienen los mismos resultados de efectividad si se les cambia", explicó.

"En un caso optimista que la institución tenga variedad de medicamentos, estos no son para sustituirlos solo porque no tengo, hay variedad porque los tratamientos deben ser lo más personalizados posibles para que resulten efectivos; por eso mismo, si un paciente tiene su esquema de tratamiento se debe respetar. En el país no hay estadísticas pero estudios internacionales evidencian que si se cambia el medicamento se puede afectar el porcentaje de efectividad del tratamiento y a la larga morir", dijo el oncólogo.

"Estoy a la voluntad de Dios. Solo le pido fortaleza para lo que venga porque no es un camino fácil. Mi lucha no es a diario es a cada momento porque tengo un retraso de tratamiento desde septiembre que vuelve más delicada mi situación. En su momento, el mismo ministro de Salud dijo que los pacientes con cáncer íbamos a tener trato digno, pero quienes vivimos esta realidad nos damos cuenta que estamos abandonados y ahora con la pandemia lo estamos más", concluye resignada Aguilar.


Medicamentos que no hay en las farmacias

ASPO y Edificando Vidas afirman que hay desabastecimiento de:

Bicalutamida
Se usa para tratar el cáncer de próstata metastático.

Ifosfamida
Se usa para tratar cáncer de testículos.

5 - FU
Fármaco de quimioterapia.

Doxorubicina
Se usa  para ralentizar o detener el crecimiento de las células cancerosas.

Carboplatino
Se usa para tumores de ovarios, pulmones, cuello y cerebro.

Leuprolide
Fármaco de terapia hormonal

Vincristina
Para leucemia aguda.

Tags:

  • oncología
  • quimioterapias
  • Hospital Rosales
  • Desabastecimiento de medicamentos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines