Lo más visto

Relato “El dinero no arregla si la persona ya no está”

Enlace copiado
Víctimas. Los lesionados del accidente junto a sus familiares llegaron al Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán para la audiencia inicial.

Víctimas. Los lesionados del accidente junto a sus familiares llegaron al Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán para la audiencia inicial.

Relato “El dinero no arregla si la persona ya no está”

Relato “El dinero no arregla si la persona ya no está”

Enlace copiado
Gabriela Cáceres

La rutina de las hermanas Zuleima, Yamileth y Arely del Carmen, las tres de apellido Martínez, cambió el sábado 2 de julio por la madrugada. No les gustaba ser acompañadas por otro familiar, pero ese día Zuleima decidió llevar a su hijo, con quien abordaron el camión que las recogió en sus viviendas ubicadas en el cantón El Progreso (La Libertad). Iban de pie, junto a 23 personas más, hacia el mercado Central de San Salvador, porque debían llegar antes de las 2:30 a. m. para comprar frutas y verduras, y luego esperar a iniciar labores. En sus piernas habían colocado bolsas con las hortalizas que no vendieron el viernes.

Ya se acercaba la hora de llegada, pero los vendedores aún iban por el bulevar Monseñor Romero. Detrás de ellos, a la altura de la avenida Jerusalén, se incorporó a la carretera un vehículo particular color rojo que, según la Policía Nacional Civil, era conducido por José Giovanni Huezo, de 25 años, quien supuestamente iba conduciendo ebrio, e impactó con la parte trasera del camión, provocando que las tres hermanas Martínez, el niño y 10 personas más cayeran sobre la carretera.

“Yo sentí el impacto del carro. Vi volar a todos y preferí cerrar los ojos. Cuando desperté ya estaba tirada en la calle, sin poder moverme, pero preocupada por mi niño”, relató Zuleima ayer, mientras esperaba, sentada en una silla de ruedas, la resolución de un juez de paz. Su hijo tiene golpes leves. Su hermana Arely, en cambio, murió al instante junto a cuatro vendedoras más. “Sobreviví, pero mi hermana no”, dijo Zuleima.

El esposo de Arely, quien prefirió no revelar su nombre, dijo que a las 3:00 de la mañana le informaron sobre el accidente. Luego se trasladó hacia el Instituto de Medicina Legal de Santa Tecla. “No es tan fácil perder a un ser querido. Sí hay gastos, pero eso no se puede arreglar con dinero si la persona que uno quiere ya no está”, comentó ayer el esposo de la víctima.

Seis días después del accidente, los lesionados y familiares estaban reunidos en la entrada principal, que sirve como sala de espera, del Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, en La Libertad, para saber qué pasaría con el imputado en el caso. Mientras la audiencia estaba en desarrollo, Zuleyma comentó que busca una indemnización para recuperar los gastos que ha tenido por el accidente.

“Tengo que pagar para que me lleven a que me curen, porque no puedo caminar. Más o menos me cobran entre $30 y $40, porque vivo allá en el cantón”, relató.

Otro de los afectados coincidió con ella, e insistió en que no tienen dinero para seguir cubriendo gastos.

Tags:

  • accidente
  • victimas
  • mujeres

Lee también

Comentarios