Relato Terminamos de contar el lunes a las 5:45 a. m.

Enlace copiado
Relato Terminamos de contar el lunes a las 5:45 a. m.

Relato Terminamos de contar el lunes a las 5:45 a. m.

Enlace copiado
Cristian Meléndez

Edgardo López, un joven de 22 años, se levantó el domingo 1.º de marzo a la 1:30 de la madrugada sin imaginarse que estaría más de un día en el centro de votación de la zona verde de Villa Lourdes, en el municipio de Colón, departamento de La Libertad. “Me levanté a la 1:30 de la madrugada (del 1.º de marzo), a las 2 de la mañana ya estaba esperando a la gente. Estuve alrededor de 27 a 28 horas en el centro de votación”, dijo López.

Él es solo uno de los 31,900 jefes de centros de votación que vivieron una jornada electoral marcada por atrasos y más atrasos. Tanto que hasta hoy no se conoce un tan solo dato por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Sí tuvimos atrasos, abrimos el centro de votación a las 7:35 de la mañana porque los demás partidos políticos no tenían gente. Solo habíamos dos partidos políticos y el Código Electoral dice que tiene que haber representante de por lo menos tres partidos políticos en contienda y solo estábamos dos”, dijo López al referirse a uno de los primeros obstáculos que tendría que sortear en la jornada electoral.

Antes de la elección, la falta de orientación sobre las diferentes formas de votar fue una de las críticas que se hizo al Tribunal Electoral. López, asegura, fue testigo de que los ciudadanos desconocían cómo ejercer el voto cruzado.

“Hubo anomalías que la gente no sabía cómo era el voto cruzado. En nuestro centro de votación bastante gente estaba confundida por el voto cruzado, estaban preguntando y todo eso”, agregó López.

Tras finalizar la jornada de votación las discusiones en las mesas por parte de cada uno los representantes de los partidos políticos es común. Ver cómo se pelea voto por voto se vio opacado por otra situación peor, según López, el conteo de los votos y el llenado de actas.

“No es fácil estar en el conteo, porque nosotros en el centro de votación terminamos de contar a las 5:45 de la mañana del lunes. Terminamos de escrutar la última urna, que fue la 5356. No fue nada fácil el proceso. Con el llenado de actas ese fue otro problema. Faltó más capacitación a los que iban a estar en mesas porque no entendían”, expresó López.

Nuevamente la falta de orientación por parte del TSE fue evidente en los integrantes de las juntas receptoras de Votos de Villa Lourdes. A esa hora el cansancio era evidente, según López. A esa hora los miembros de las JRV deseaban haber tenido más explicación de cómo hacer el proceso, quizá el más importante tras la elección.

“Falló el TSE porque incluso en la web yo pude enterarme de esto, en la web dos días antes publicaron un video de cómo realizar el proceso. Lo malo de esto es que el escrutinio es superlento, la gente no sabe, faltó más capacitación”, añadió López. A tres días de haberse realizado la elección de alcaldes y diputados de la Asamblea Legislativa y Parlamento Centroamericano, el no conocer resultados oficiales por parte del TSE es la muestra más real de que ni los garantes del proceso eleccionario conocían cómo hacer el escrutinio.

Lee también

Comentarios

Newsletter