Relato“No disparo desde que salí de la ANSP hace siete años”

Marlon (nombre cambiado) es un joven policía, sonriente y bromista, como todos sus compañeros carga el arma de equipo a la cintura, la limpia frecuentemente, le cambia la munición, pero le apena decir que desde que salió de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP) no ha vuelto a disparar.
Enlace copiado
Desencanto. Algunos policías esperaban que la práctica fuera tres días.

Desencanto. Algunos policías esperaban que la práctica fuera tres días.

Relato“No disparo desde que salí de la ANSP hace siete años”

Relato“No disparo desde que salí de la ANSP hace siete años”

Enlace copiado
“Pues sí, no he tenido oportunidad de capacitarme, de este departamento aún no han enviado a nadie, yo ya llevo siete años de no practicar y hasta ahora tampoco lo he hecho en alguna intervención a los delincuentes”, comenta este agente, que está destacado en Morazán.

Otro agente, que aunque ha corrido con la misma suerte de no haber participado en capacitaciones de tiro, practica en su propiedad cuando está de licencia y asegura que hace lo posible para que el área donde lo hace esté despejada de personas.

“Ya tengo seis años de estar en la corporación y siempre practico en un terreno cercano a mi casa, claro, aseguro el perímetro, que nadie vaya a salir lastimado, es la única forma que tengo de hacerlo, acá en Morazán el polígono de tiro del Destacamento Militar número 4 ya no lo usamos, está muy cerca de la calle” explicó muy ufano el agente.

En tanto, en el polígono de tiro de la Tercera Brigada de Infantería los capacitadores andan de un lado a otro los cartones con las siluetas para el entreno, colocan lazos para colgarlos o los sostienen con lo que encuentran hasta que pueden iniciar el proceso.

Los policías disparan las municiones viejas de la entidad, municiones mexicanas, lo hacen con sus pistolas de equipo, algunos son corregidos hasta en la postura que toman al disparar, a otros se les atasca el arma.

“No sirve sargento, el arma se ha trabado”, le decía un agente al capacitador, pero en realidad solo era que los nervios lo habían traicionado en la práctica, un problema que sucede en el campo de trabajo.

Uno de los agentes participantes en la capacitación estaba decepcionado, comentó que hace dos años entrenaron con fusil, con Galil, y que fueron tres días por cada grupo, este año fue un día y con el arma de equipo.

Su desencanto no para ahí, ya que también asegura que les toca comprar las municiones, y aunque los mandos medios replican que no es así, estos aseguran que el método engorroso de solicitarlas les obliga a estar preparados.

Tags:

  • policia
  • poligono
  • anso

Lee también

Comentarios

Newsletter