Lo más visto

Reos desarrollan iniciativas productivas

Según autoridades penitenciarias, en este centro se ha erradicado el ocio entre reos con el programa Yo Cambio.
Enlace copiado
Reos desarrollan iniciativas productivas

Reos desarrollan iniciativas productivas

Enlace copiado

El esfuerzo de los privados de libertad del centro penal de San Vicente integrados al programa Yo Cambio ya tiene resultados positivos, manifestaron las autoridades penitenciarias. Actualmente los reos participan en el desarrollo de varios procesos de producción, principalmente en áreas de agricultura, apicultura, arte en madera y elaboración de pan.

“Tenemos la oportunidad de trabajar en un área productiva. Es cierto que cometimos un error, pero tenemos la oportunidad de enmendarlo trabajando, aprovechando el tiempo para aprender”, comentó Jorge Molina, de 34 años, quien elabora pan dulce y cumple una condena de 10 años por robo agravado, de la cual ya pagó ocho años.

En el interior del penal se han habilitado zonas que antes de este programa estaban inutilizadas y que han sido adecuadas para cada actividad que contempla la puesta en marcha de la iniciativa que comenzó en San Vicente en 2015.

Los privados de libertad cultivan rábano, berenjena, remolacha, pepino, chipilín, repollo, entre otros. Las cosechas, en su mayoría, son utilizadas para uso interno.

Asimismo, cuentan con dos viveros de tilapia, granjas de pollos, crianza de conejos y pelibueyes.

Los internos trabajan en su producción de 7 de la mañana a 5 de la tarde, y únicamente quedan exentos de participar quienes asisten a clases de educación formal en jornadas de la mañana o tarde, explicó el encargado de áreas productivas del centro penitenciario.

“Estamos dando cumplimiento a las acciones del programa, al combate del ocio carcelario. Como centro vicentino, nos sentimos orgullosos de los avances. Este lugar es diferente desde que se comenzó con Yo Cambio”, comentó el funcionario, quien prefirió no identificarse.

Otros internos elaboran pinturas con elementos propios, realizan esculturas en madera, artesanías autóctonas, como la torre vicentina en miniatura o como las soliciten, guitarras, así como diferentes productos.

“Tengo 24 años de estar en la cárcel, solo me faltan dos para salir, primero Dios. Fui condenado a los 19 años. He pagado las faltas que cometí, pero ahora soy escultor de madera, me he formado y mis obras son muy solicitadas. Jóvenes, busquen el bien”, manifestó el reo Ramón Amaya.

De acuerdo con el encargado de los programas productivos, actualmente el 98 % de los internos en este penal (1,776 de un total de 1,806 reos) participa en el programa de gestión penitenciaria, lo cual también ha contribuido a lograr un ambiente armónico en las instalaciones.

“Estamos en tranquilidad, no se registran conatos de violencia, hay cordialidad entre los internos”, afirmó.

Lee también

Comentarios