Lo más visto

Responder la PAES sin verla

A David Delgado le tomó solo un par de segundos contestar correctamente la pregunta 12 de Matemática, de la Prueba de Aptitudes y Aprendizajes para Egresados de Educación Media (PAES).
Enlace copiado
Superación. David Delgado, un joven no vidente, resuelve la PAES con el sistema braille y el apoyo de Guadalupe Magaña, coordinadora MINED.

Superación. David Delgado, un joven no vidente, resuelve la PAES con el sistema braille y el apoyo de Guadalupe Magaña, coordinadora MINED.

Ambiente. Un grupo de alumnos se muestran alegres antes de ingresar al Instituto Nacional General Manuel José Arce, antes de realizar la prueba PAES.

Ambiente. Un grupo de alumnos se muestran alegres antes de ingresar al Instituto Nacional General Manuel José Arce, antes de realizar la prueba PAES.

Reto. Yosaira de los Ángeles Soriano, estudiante del turno nocturno del INFRAMEN, se somete a la PAES en compañía de su hija.

Reto. Yosaira de los Ángeles Soriano, estudiante del turno nocturno del INFRAMEN, se somete a la PAES en compañía de su hija.

Responder la PAES sin verla

Responder la PAES sin verla

Enlace copiado
La respuesta requería realizar tres operaciones: sumar, restar y multiplicar, pero eso no representó obstáculo alguno para David, pese a que está ciego.

Junto a David está Guadalupe Magaña de Varela, una maestra de educación especial, que esta mañana lee, con una paciencia maternal, las preguntas de la PAES para el adolescente, en una esquina del salón de reuniones del Complejo Educativo Dr. Humberto Romero Alvergue, de San Jacinto. En el otro extremo de la sala, acondicionada con dos mesas largas, sillas azules y tres ventiladores, un grupo de coordinadores de la PAES del Ministerio de Educación (MINED) desayunaba con pupusas a las 9:25 de la mañana de ayer.“Que le ayude al muchacho. Quiere ser bachiller y tiene todo el derecho”, dice uno de los coordinadores en voz baja a manera de sugerencia, para que Guadalupe rellene las respuestas correctas por David. Una ayuda que el joven se encarga de demostrar que no necesita, pues recién ha dicho otra respuesta correcta.

La voz de David contrasta con el inusual silencio dentro de esta institución educativa, que más parece ser un día festivo, vacaciones o fin de semana, pese a que en todos los salones hay estudiantes haciendo la prueba.

Ese mismo ambiente se vivió en las 312 sedes de aplicación a escala nacional que el MINED estableció para que los estudiantes de bachillerato contestaran las 50 preguntas de Matemática y Sociales, más un cuestionario con el que el ministerio busca evaluar las habilidades socioemocionales de los jóvenes.

Otra de las sedes fue el Instituto Nacional General Manuel José Arce, siempre en San Jacinto. Centro escogido por el ministro de Educación, Carlos Canjura, para verificar la realización de la prueba.

“Sin duda las expectativas nuestras son que los estudiantes tengan un buen resultado, deseamos que se supere la nota de 5.3 del año anterior, hemos estado trabajando desde enero 2015 con los maestros en estos temas y creo que sí podríamos esperar un mejor resultado”, dijo el funcionario, parado en el centro de la cancha de básquetbol techada de la institución y enfundado en un traje azul rey, cuando el reloj marcaba las 7:58 a. m.

Minutos antes, José Israel Rivera llamó con un gesto a un grupo de sus compañeros para tomarse de las manos, formar un círculo y unirse en oración para pedir ayuda divina.

José, quien desea estudiar algo relacionado con la aviación, dijo no estar preocupado, pues se había preparado y, además, contaba con apoyo de Dios para superar la prueba. Sin embargo, el movimiento de cerrar y retirar la tapa de una calculadora científica un sinfín de veces mientras repetía no estar nervioso frente un puñado de micrófonos y cámaras, decía lo contrario.

David y José son parte de los 85,396 estudiantes de bachillato que entre ayer y hoy se han sometido a la PAES. La cifra puede parecer alta, hasta que se considera que lo ideal es que esta fuera tomada por 217,202 jóvenes; es decir, que 131,806 no la hicieron. ¿De dónde sale este número? La primera cifra corresponde a la cantidad de niños que se matricularon en Primer Grado en 2006. Esto quiere decir que solo el 39.3 % concluyó con su educación básica y media.

La educación en El Salvador es una actividad que la mayoría de niños comienzan tarde y abandonan temprano. La cobertura en Parvularia es del 57 %, en Básica sube al 86 %, y luego baja en Media al 39 %. ¿Qué pasaría si el país hiciera el propósito de que los 130,702 alumnos matriculados en Primer Grado en 2016 se graduaran en 2026? Lo que tendría que pasar es, al menos, duplicar la infraestructura para educación media en una década.

Además, otro reto del MINED es mejorar la atención para los estudiantes con discapacidad. Así como David, quien es uno de los 94 jóvenes con esa condición que este año se somete a la prueba nivel nacional. En resumen, se trata 17 con discapacidad visual, 42 con auditiva, 25 física, siete con discapacidad intelectual y tres con autismo.

El primer alumno en terminar la prueba, que es obligación para titularse de bachiller, en el Complejo Educativo Romero Alvergue fue William, otro adolescente que solo tardó un poco más de una hora para completar el cuestionario. El joven dijo estar confiado en salir bien en Matemática y Sociales; sin embargo, no está tan seguro de lograr el mismo rendimiento hoy, que toca evaluar Lenguaje y Literatura, y Ciencias Naturales.

William sabe que no existe nota mínima de aprobación para la PAES, pero se debe obtener un 6 de nota por cada asignatura al ponderar el 75 % del promedio final institucional de cada asignatura básica, con el 25 % del puntaje obtenido en la prueba. El joven, parado en el pasillo central del centro educativo, dice que necesita aprobar la PAES para ser admitido en la Universidad de El Salvador, donde se someterá el próximo sábado a otra evaluación, para ser admitido como estudiante de ingeniería.

Mientras William habla sobre su expectativa del futuro, David desliza los dedos sobre una hoja en blanco que tiene un triángulo marcado con puntos resaltados. Es el sistema braille en el que se apoya David para acertar en una respuesta más, de una PAES que no ha podido ver.

Tags:

  • paes
  • mined
  • estudiantes
  • discapacidad
  • maestros

Lee también

Comentarios