Lo más visto

Más de El Salvador

Restos serían de desaparecido hace dos años

En la ciudad de La Unión se registró ayer el primer asesinato en la zona durante este año.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Archivo En Jiquilisco.  Para tener certeza de la identidad de la víctima, se realizarán exámenes de ADN.

Foto de LA PRENSA/Archivo En Jiquilisco. Para tener certeza de la identidad de la víctima, se realizarán exámenes de ADN.

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que el lunes pasado, en el caserío La Chacastera, del cantón La Canoa, en el municipio de Jiquilisco, Usulután, en la zona del Bajo Lempa, fueron encontradas osamentas enterradas en un terreno. Un oficial de la PNC indicó que personas que pasaban por el lugar dieron aviso en horas de la mañana al Sistema de Emergencias 911.

De acuerdo con la fuente policial, al finalizar la inspección preliminar, se determinó que entre los restos que estaban más visibles había un fémur y que hay sospechas de que se trate de un menor de 17 años, ya que sus familiares aseguran que cuentan con información de que en esa zona fue enterrado.

Además, los parientes señalan que el joven tiene dos años de estar desaparecido, por lo que el estado de los restos humanos puede coincidir con el tiempo que llevan sin noticias sobre él.

La policía mencionó que ya se verificó en la base de datos conforme al nombre presentado por los familiares, y descubrieron que no tenía antecedentes.

Hasta ayer al mediodía no realizaban la inspección de la escena, ya que esperaban la presencia de un criminólogo de la Fiscalía General de la República (FGR). 

Luego de extraer los restos humanos, las pruebas de ADN que se le efectúen a la osamenta y a los familiares determinarán si coinciden con el joven que aseguran que enterraron en el lugar. 

Atacan a trabajador

Por otra parte, un joven murió ayer en el Hospital Nacional de La Unión, después de ser lesionado de bala en el barrio Las Flores, de la ciudad-puerto, según informó la policía. 

El fallecido fue identificado como William René Amaya, de 21 años, quien tenía diferentes lesiones provocadas con arma de fuego. Personas que residen en el mismo sector donde ocurrió el ataque aseguraron que el joven se dedicaba a trabajar para una empresa de telefonía. 

De acuerdo con la versión policial, Amaya fue atacado cuando andaba comprando en una tienda del sector y un grupo de individuos que se conducían a bordo de un vehículo gris le efectuó varios disparos. 

“El móvil se desconoce, y desconocemos si era miembro de pandillas o simpatizaba con estos grupos. Por lo que se puede ver en la escena, el ataque era directo contra él”, afirmó el oficial de servicio de la PNC. 

Este hecho se convierte en la primera muerte violenta cometida en la ciudad unionense en este año; sin embargo, en el departamento en este mes se han reportado cinco, según registros de la Policía.

17
 años de edad tiene el menor que se encuentra desaparecido.

Lee también

Comentarios