Lo más visto

Más de El Salvador

Restricciones a menores recluidos

ISNA inició con bloqueo de señal de telefonía en centros de internamiento. También ha aplicado restricción a visitas y a ingresos de dinero y alimentos para menores en centros de reinserción.
Enlace copiado
Tonacatepeque.  En este recinto solo se resguardan miembros de una pandilla, según autoridades del ISNA.

Tonacatepeque. En este recinto solo se resguardan miembros de una pandilla, según autoridades del ISNA.

Restricciones a menores recluidos

Restricciones a menores recluidos

Enlace copiado
El bloqueo de la comunicación de las pandillas desde seis centros penales, con la implementación de medidas extraordinarias, ha provocado que los centros de resguardo de menores se empiecen a convertir en los puntos de comunicaciones predilectos de las pandillas. Es decir, en sitios claves para la planificación de ilícitos, de acuerdo con un análisis del Instituto Salvadoreño para la Niñez y Adolescencia (ISNA), encargado de administrar dichos recintos.

“En (el centro de resguardo) El Espino tenemos una situación muy compleja. En la medida que las actividades de emergencia del Gobierno han sido efectivas, especialmente con una pandilla. Esto ha provocado que la estructura busque continuar la coordinación con el contacto de sus cuerpos, y se ha instrumentalizado El Espino para continuar siendo el enlace de comunicación... La dinámica de la violencia ha hecho que recibamos a jóvenes con conductas pandilleriles muy arraigadas, se nota que pertenecen a una estructura de pandillas más fuerte”, aseguró el subdirector de Programas de Inserción Social del ISNA, Ricardo Montoya, en una entrevista concedida esta semana a LA PRENSA GRÁFICA.

A inicios de este año empezaron a notar un mayor esfuerzo en el intento de ingresar ilícitos (en su mayoría celulares) a los cuatro recintos de menores de todo el país. Además, las autoridades del ISNA vieron que eran más frecuentes las persecuciones a las delegaciones que trasladan a menores a las audiencias, así como las agresiones al personal administrativo de los centros de detención.

Dicha coyuntura los llevó a volver más estricta su normativa y pensar en adoptar algunas medidas “extraordinarias”, similares a las que actualmente tienen seis centros penales de adultos.

Desde el mes pasado han iniciado con la instalación de bloqueo de señales telefónicas en los centros de menores. Los técnicos afirman que esto se realizó con base en la Ley Antiextorsiones.

El subdirector de Inserción Social comentó que esta medida ha provocado severas quejas por parte de los menores recluidos. El funcionario explicó que para no impedir derechos fundamentales de los reclusos con estas medidas, están buscando alternativas como la alianza con una empresa telefónica que provea servicios de llamadas con números fijos controlados por la administración de los centros de resguardo.

Entre las regulaciones implementadas en los centros de menores y que, según Montoya, tienen su respaldo legal en la normativa del ISNA, se cuentan: restricciones en el ingreso y uso de dispositivos electrónicos por parte de los empleados; prohibición de visitas de personas no autorizadas por el juez o la administración, restricción del área donde acuden las visitas, ya que ahora solo son trasladados a una sala aquellos jóvenes que realmente tienen una vista; nuevas limitaciones en los montos de dinero que manejan los jóvenes y la prohibición de la entrada de comida.

“Muchas familias no ayudan al proceso de inserción, son parte del problema, se prestan para ingresar ilícitos, para llevar comunicaciones, esto puede significar que dependiendo del escenario podamos tomar medidas todavía mucho mas estrictas con las visitas”, adelantó el funcionario.

De igual forma, el jefe encargado del área piensa evaluar en el mediano plazo si se hacen efectivas las audiencias por modalidad virtual, como se hace en la actualidad con los reos adultos en distintos penales, para evitar que los jóvenes salgan.

“Por el momento hemos hecho las consultas y el tema de la virtualidad requiere una logística más compleja. Estoy esperando a ver cómo el Órgano Judicial ejecuta el proyecto, para ver después cómo lo podemos implementar”, expresó Montoya.

Jóvenes separados según pandilla

Hasta agosto de este año, los centros de detención de menores tenían una población de 632 jóvenes en conflicto con la ley. No obstante, la distribución de los menores de edad detenidos no responde a la capacidad instalada de los centros. Por ejemplo 73 personas están alojadas en Ilobasco, el cual tiene una capacidad para 150 personas. Y en El Espino, en Ahuachapán, que puede alojar a 100 jóvenes, se encuentran actualmente 219 privados de libertad.

Según el subdirector de Inserción Social, la distribución de los jóvenes según la pandilla a la que pertenecen o a la zona en que habitan es un hecho “inevitable”, que inicia con la designación judicial.

Tags:

  • penales
  • menores de edad
  • jovenes
  • centros de internamiento
  • pandillas
  • ISNA

Lee también

Comentarios