Revelan cartas inéditas de arzobispo Romero

Poco antes de morir asesinado, el arzobispo había proclamado: "Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño".
Enlace copiado
Revelan cartas inéditas de arzobispo Romero

Revelan cartas inéditas de arzobispo Romero

Revelan cartas inéditas de arzobispo Romero

Revelan cartas inéditas de arzobispo Romero

Enlace copiado
El arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, asesinado hace 35 años por un comando de extrema derecha, sabía que su vida corría peligro por defender a los pobres y perseguidos en su país, según revelan cartas inéditas dadas a conocer ahora.

El papa Francisco aprobó el 3 de febrero pasado el decreto para su beatificación, en el que se reconoce el "martirio" del arzobispo "in odium fidei", es decir, que fue asesinado por "odio a la fe".

El libro "Si me matan, resucitaré en el pueblo. Inéditos 1977-1980", publicado por Editrice Missionaria, recoge por primera vez esos escritos.

En el prefacio, monseñor Vincenzo Paglia, postulador de su causa de beatificación, destaca que sus cartas definen "el verdadero rostro del obispo-mártir, en que emerge con fuerza la conciencia de ser el blanco de los violentos por su fidelidad al Evangelio".

"No hay que desanimarse por la persecución que nos prende en su mira, más bien verla como una señal de que estamos realmente tratando de construir el reino de Dios", escribió Romero en 1978.

En una carta a un coronel rechazó las acusaciones de ser un representante de la ideología marxista.

"Otra manera de acusar a la Iglesia de infidelidad es tratar de hacer pasar por marxista la acción de la Iglesia cuando ésta recuerda los más elementales derechos humanos y pone todo su poder institucional y profético al servicio de los pobres y los débiles".

"La Iglesia está siempre interesada sólo en defender los derechos fundamentales de la persona en el ejercicio de los bienes materiales. La mueve el interés ético de la fe. A la Iglesia no le interesa ninguna ideología", añade. "Ni siquiera el actual sistema capitalista y materialismo práctico".

"Cuando la Iglesia trata de ser levadura, sal y luz en medio de tanta oscuridad y tanta podredumbre, es atacado en la vida de sus sacerdotes".

Poco antes de morir asesinado, el arzobispo había proclamado: "Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño", la frase que da título al libro.

Romero nació el 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios, a unos 160 kilómetros al este de la capital, en el departamento de San Miguel. Fue el segundo de ocho hermanos de una familia formada por Santos Romero, un telegrafista y empleado de correos, y Guadalupe Galdámez.
La declaración del martirio es decisiva para su beatificación, ya que no es necesario reconocer un milagro, y después continuará la fase para la posible canonización.

En marzo de 1994 se abrió el proceso de beatificación y tras concluirse su fase diocesana, en 1997 pasó a la Congregación de la Doctrina de la Fe para que diese su autorización.

El proceso vivió una fase de estancamiento y sólo en 2005 la Congregación para la Causa de los Santos dio el visto bueno para que continuara, mientras que con la llegada del papa Francisco en marzo de 2013, se produjo una aceleración de su proceso de beatificación.

Romero será beatificado el próximo 23 de mayo en una ceremonia en San Salvador, quien fue asesinado el 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba misa en los días previos al estallido del conflicto armado salvadoreño (1980-1992).


Tags:

  • monseñor oscar arnulfo romero
  • martirio
  • martir
  • beato
  • revelan cartas inéditas
  • papa francisco
  • vicenzo paglia
  • beatificacion
  • persecucion
  • marxista
  • iglesia catolica
  • ciudad barrios
  • san miguel
  • fase diocesana
  • asesinato
  • muerte

Lee también

Comentarios

Newsletter