Lo más visto

Río Cauta se desborda e inunda 35 viviendas

Población, miembros de Protección Civil y de la Fuerza Naval hicieron canaletas para desaguar.
Enlace copiado
Enlace copiado

Los pobladores de la lotificación Las Delicias, en el cantón Metalío, de Acajutla, Sonsonate, sufrieron ayer a causa de las inundaciones generadas luego de que el río Cauta se desbordó por las intensas lluvias del miércoles por la noche. Ante la emergencia, el comité de Protección Civil del lugar fue activado y los habitantes recibieron el apoyo de personal de la Fuerza Naval y de la Alcaldía de Acajutla.

De acuerdo con el delegado de Protección Civil de Acajutla, Moisés Palucha, ayer en la mañana les informaron que las intensas lluvias del miércoles facilitaron la salida del río Cauta, y más de 200 personas, entre niños y adultos de 35 familias, se vieron amenazadas si la situación empeoraba.

Por ello, personal de la Naval y los habitantes comenzaron a hacer cunetas para tratar de sacar el agua de la calle principal y desviarla para el río. También Protección Civil envió maquinaria para realizar esa tarea.

Según los habitantes de la lotificación, tienen más de 18 años de sufrir a causa de inundaciones en el lugar, por lo que se necesita que las autoridades realicen obras de prevención y mitigación.

Las autoridades manifestaron que si las condiciones de desbordamiento del río continuaban, se podría evacuar a las 35 familias.

Pero los afectados no quieren abandonar la zona por temor a que les roben sus pocas pertenencias al dejar las viviendas.

Temiendo ser evacuados, la mayoría de adultos se uneron ayer con palas y azadones para abrir canaletas con el objetivo de hacer descender el nivel del agua.

Algunas personas dijeron que ya están afectadas en la piel por los hongos generados por el agua estancada y que iban a pedir a las autoridades que les enviaran una brigada médica.

Algunos ancianos tuvieron problemas para salir de sus casas porque la calle principal estaba inundada.

En tanto, personal de la Naval también colaboró para sacar a algunos niños de la zona hacia un lugar seguro.

Las labores de trabajo se extendieron ayer hasta la noche, pero la disminución en las precipitaciones permitió que el nivel del río Cauta descendiera, dando un respiro a los habitantes, quienes se mantienen en alerta ante otro evento similar que ponga en peligro sus vidas.

Lee también

Comentarios