Lo más visto

Más de El Salvador

Río Grande se recupera tras daño causado por melaza

Autoridad municipal lamenta que no se realizaron acciones para ayudar a recuperar el ecosistema, pero ambientalista indica que tratamiento de aguas ha sido positivo.
Enlace copiado
Río Grande se recupera tras daño causado por melaza

Río Grande se recupera tras daño causado por melaza

Enlace copiado

“Después de la desgracia de la melaza ha costado que el río se recupere. Solito se fue curando”, afirma Julio Alberto Cáceres al recordar el derrame de melaza que alcanzó al río Grande el 5 de mayo de 2016.

Cáceres dice que han transcurrido 20 meses desde que las aguas del afluente se tornaron oscuras y los ejemplares de 33 especies de peces que habitaban en el área murieron en las orillas del río, sin que la mayoría de los residentes del cantón El Portillo, de San Lorenzo, Ahuachapán, pudieran hacer algo para detener la contaminación ambiental.

Explicó que entre los peces que han vuelto a poblar el río está el tepemechín, una especie que se encuentra en vías de extinción y que está emparentado a la familia de la trucha.

El derrame de melaza originado en el ingenio La Magdalena, en Chalchuapa, Santa Ana, también afectó a las especies conocidas popularmente como butes, chimbolos, mojarras, chupapiedra, lisos, plateados y anguilas.

“Los pocos tepemechín que lograron salvarse fue porque nadaron río arriba del ingenio que causó el daño, ahora se han reproducido y suponemos que algunas crías son las que han regresado a poblar el río”, dijo Cáceres.

Carlos Humberto Carías, ambientalista de la zona occidental del país, manifestó que parte de la recuperación del río Grande es debido a los trabajos que se han realizado en las 62 vertientes que lo alimentan. Explicó que el principal tratamiento de las aguas se realiza desde Chalchuapa, donde se originó el derrame de melaza.

“Gran parte de la recuperación del río fue por el tratamiento de digestores orgánicos que se están utilizando para el saneamiento de los vertientes que desembocan en el río Grande. Estos ayudan a degradar los malos olores y todo aquello que afecta la biodiversidad”, comentó.

Pero el alcalde de San Lorenzo, Wálter Ortiz, lamentó que todos los planes que se elaboraron para poder rescatar el ecosistema quedaran sin ejecutarse.

“A pesar de existir una sentencia por parte del Tribunal Medio Ambiental, los del ingenio no cumplieron con ningún plan de recuperación del medio ambiente, al final no se cumplió nada”, afirmó el jefe de la alcaldía.

El proceso judicial contra el ingenio La Magdalena culminó el 21 de noviembre de 2016, con una multa de $1.5 millones.

Según Ortiz, hace un año la municipalidad intentó repoblar el río con alevines de tilapia, pero el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, de la Universidad de El Salvador, recomendó no autorizar la introducción de otras especies “por las consecuencias negativas a los peces nativos”.

Lee también

Comentarios