Lo más visto

El Salvador  / social Vicenzo Paglia Postulador de la canonización

“Romero no fue héroe, fue un obispo que dio la vida por los pobres”

Vicenzo Paglia dice que Romero derrotó las interpretaciones partidarias que de él se hacían y, contrario a ello, obliga a los políticos a que hagan el bien común.
Enlace copiado
Vicenzo Paglia se tomó tiempo para responder un cuestionario de LA PRENSA GRÁFICA, el postulador de la causa de canonización cree que ya es un santo universal.

Vicenzo Paglia se tomó tiempo para responder un cuestionario de LA PRENSA GRÁFICA, el postulador de la causa de canonización cree que ya es un santo universal.

Enlace copiado

La vida de Óscar Romero, el arzobispo asesinado en 1980, siempre fue ligada al bien común, a la defensa de los pobres, a los derechos humanos, pero también la ligaron con la guerra, las amenazas, la política, la doctrina de la fe, hasta llegar al martirio. Para el postulador del próximo santo salvadoreño, su figura es ahora más universal. Su vigencia para la nueva Iglesia es el ejemplo que se tiene que seguir. El beato está por encima de quienes lo resistieron y lo atacaron y de los que políticamente lo utilizaron y se aprovecharon de sus palabras.

“Es extraordinario ver cómo en los suburbios de las grandes ciudades latinoamericanas Romero es una figura que los cruza con su ejemplo y sus imágenes”. 

El postulador asegura que en un mundo globalizado, Romero representa “la globalización de la solidaridad y la hermandad” y se vuelve un ejemplo para los obispos de todo el mundo.

Paglia dice que canonizarlo junto con Pablo VI es enviar un mensaje de hacia dónde tienen que ir los obispos en la actualidad, ambos están ligados a un evangelio radical, pero muy atado a la doctrina social de la Iglesia.

¿Qué representa para usted como postulador de la canonización de Óscar Romero el que finalmente llegue este momento?

Para mí es un gran ejemplo para toda la Iglesia. Es una alegría. La conclusión del proceso de canonización muestra la fuerza del testimonio de Romero, que se convierte en mártir del Concilio Vaticano II. Como a él mismo le gustaba decir: el Concilio exhorta a todos los cristianos a ser mártires, a dar sus vidas por el Señor y los hermanos. Romero la dio.

¿Romero en el Vaticano representa el verdadero sentir de la doctrina social de la Iglesia católica. Su palabra es ahora más universal?

Con su testimonio, muestra la imagen de la Iglesia madre de todos y de los más pobres, como surge del Vaticano II. Una Iglesia del pueblo, como dice el documento del Concilio. Una Iglesia, un signo e instrumento de la unidad de la raza humana. Una Iglesia que siente y toma sobre sí las alegrías y esperanzas, dolores y sufrimientos de las poblaciones. Romero es una síntesis de la misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo, como la Iglesia latinoamericana se había adelantado por la decisión de la opción preferencial por los pobres.

“Para El Salvador, Romero es una estrella de la unidad. El país está atravesando un período difícil debido a la violencia de las diferentes mafias, de las maras”. 

¿Considera que de no haber estado el papado de Francisco la beatificación y la canonización habrían demorado más?

El papa Francisco dio un nuevo impulso a la beatificación de Romero. El decisivo fue dado por Benedicto XVI un mes y medio antes de renunciar. El papa Francisco después sintió la urgencia de continuar la causa: con la beatificación, El Salvador señaló el ejemplo de un mártir; con la canonización, Romero se convierte en un ejemplo de la Iglesia universal. Romero ha tocado a los cristianos de otras tradiciones religiosas y también a la sociedad civil, como lo demuestra la decisión de la ONU de declarar el 24 de marzo Día Mundial del Derecho a la Verdad sobre las graves violaciones de los derechos humanos y la dignidad de las víctimas.

¿Qué les diría a los que resistieron y resisten a Romero todavía?

Es necesario leer y meditar sobre lo que ha dicho Romero y es necesario contemplar lo que ha hecho. De sus palabras y sus gestos emana una luz y un mensaje imposible de no ver.

¿Y a los que lo utilizaron y utilizan como estandarte político aún?

Hoy Romero derrota todas las interpretaciones partidistas: invita a todos, políticos, creyentes y no creyentes, a vivir para realizar el bien común. Esto puede ayudar a los políticos y puede bloquear a quienes usan la violencia para destruir.

¿En El Salvador hay más de algún político que lo llamaba “guía espiritual”?

Él sabía cómo distinguir entre el error y el vagabundo, como dijo Juan XXIII, pero siempre trató de convertir a los que estaban equivocados para cambiar sus vidas.

¿Romero unifica hoy a la Iglesia salvadoreña, pero el papa Francisco dijo en la víspera de la beatificación que muchos hermanos del sacerdocio lo vilipendiaron?

Para El Salvador, Romero es una estrella de la unidad. El país está atravesando un período difícil debido a la violencia de las diferentes mafias, de las maras. Romero es un pastor que lleva a todos los cristianos a un nuevo futuro y, sobre todo, los jóvenes están llamados a conocerlo, ya que solo han oído hablar de él. Debe ser predicado nuevamente, entre los jóvenes, para que puedan comprender su pasión por un mundo de justicia y paz.

Ya es santo en el corazón del pueblo, ahora lo será para el Vaticano y la Iglesia. ¿Representa él la voz de esta Iglesia de los tiempos modernos, la del reclamo de Francisco por salir a la periferia?

Una de las acusaciones que llegaron al Vaticano fue que él estaba con la gente y la gente lo entendió. Y es extraordinario ver cómo en los suburbios de las grandes ciudades latinoamericanas Romero es una figura que los cruza con su ejemplo y sus imágenes.

A Romero lo ligaron con la teología de la liberación, el eco de esta se debilitó, en cambio, la voz del beato suena en el mundo.

Ante la acusación de seguir la teología de la liberación, repitió que estaba a favor de la teología de la liberación de Pablo VI, es decir, un compromiso con la liberación integral de toda la persona humana y de toda la sociedad. Fue testigo no de una ideología sino del poder liberador del evangelio y del evangelio libre de toda esclavitud.

¿Qué tan grande es Romero para usted, para Roma y la Iglesia?

Puedo testificar que dondequiera que fui, encontré gran atención y devoción a Romero: uno de los santos contemporáneos capaz de hablar a todos los hombres y mujeres de hoy. No es un héroe sino un obispo que dio su vida por los más pobres y los más débiles. En un mundo donde se extiende la globalización del mercado y los bienes, Romero representa la globalización de la solidaridad y la hermandad. Para la Iglesia representa un modelo para los obispos, para los sacerdotes, para los fieles, sobre cómo vivir el evangelio en el mundo de hoy.

Durante el 23 de mayo de 2015, ¿qué pasó por su mente en el momento del halo?

Todos quedamos impresionados con el signo de este arco iris que atravesó las nubes. No sé si fue un milagro. Me sorprendió la contemporaneidad de este signo al leer el decreto, para sugerir que el testimonio de Romero hace desaparecer incluso las nubes más densas. ¡Todo puede cambiar con el evangelio!

Cuando el papá Francisco firmó la promulgación de decreto del milagro, ¿cuál fue su reacción en ese momento?

Mi reacción personal fue una gran alegría. Un camino difícil y lleno de obstáculos ha terminado. La alegría de ver al primer papa latinoamericano que canoniza a un obispo latinoamericano como Romero me hizo sentir cómo el Espíritu guía a la Iglesia con sabiduría.

¿Y la canonización es en octubre?

Espero que pueda tener lugar durante el Sínodo de los Obispos en la Plaza de San Pedro, mientras hablamos de los jóvenes, junto con la canonización de Pablo VI. Sería una señal extraordinaria de cómo el consejo habla efectivamente hoy.

Singularmente se le declarara santo junto con Pablo VI, con quien dicen tenía una relación maestro-discípulo. ¿Es un deseo personal del papa, voluntad de Dios o coincidencia?

La relación entre Romero y Pablo VI fue verdaderamente única. Si la canonización tiene lugar en la misma celebración, sería verdaderamente providencial. En sus escritos, homilías y discursos, Romero se inspiró en la Evangelii Nuntiandi de Pablo VI. Me sorprendió la reunión de Romero con Pablo VI, poco después del nombramiento de arzobispo. Era la época del asesinato del padre Rutilio Grande; Romero está molesto y en la noche en que cuida el cuerpo del sacerdote sintió una nueva fuerza dentro de sí mismo. Tenía una oposición muy fuerte, hasta en Roma. Cuando visitó a Pablo VI, de quien tenía una veneración extraordinaria, fue recibido con afecto; Pablo VI bendijo las fotos de Rutilio Grande y al final de la entrevista le dijo: “Es arzobispo, debe guiar a su pueblo hasta el final”.

Sus colaboradores nos dicen que las palabras del papa confirmaron de manera extraordinaria al arzobispo Romero. Poder verlos juntos en los altares sería una evidencia extraordinaria de la fidelidad de Romero a la Iglesia. Su lema era: escuchar cum Ecclesia, y para él era sentirse unido con Pedro, con el papa.

Romero es un mártir de la Iglesia.

 

Vincenzo Paglia

 Cargo: 
Presidente del Pontificio Consejo para la Familia en el Vaticano.
 Trayectoria: 
Es el postulador para la causa de canonización de Monseñor Óscar Romero. Igualmente, es uno de los fundadores de la Comunidad de San Egidio.
También es obispo emérito de la Diócesis de Terni-Narni-Amelia en Italia.
 

Lee también

Comentarios