Loading...
El Salvador  / politica Lo más leído

Rubén Zamora: "Es un convenio con que El Salvador cede a China aspectos de independencia soberana"

Rubén Zamora, exembajador salvadoreño en varios países del mundo, considera que el convenio firmado con China es lesivo para El Salvador ya que este cede aspectos de soberanía e independencia; además de no dejar claro cuál es el límite de hasta dónde puede entrar el gigante asiático a incidir en el país.

Enlace copiado
Rubén Zamora, diplomático de carrera y exembajador salvadoreño en Estados Unidos y otros países, valoró el convenio de cooperación entre China y El Salvador.

Rubén Zamora, diplomático de carrera y exembajador salvadoreño en Estados Unidos y otros países, valoró el convenio de cooperación entre China y El Salvador.

Enlace copiado

Rubén Zamora ha fungido como diplomático para El Salvador durante más de 10 años, los que le han permitido conocer de primera mano cómo funcionan las Relaciones Internacionales y el papel que el país juega en ellas. Por eso, considera que el convenio de cooperación ratificado de manera exprés por la Asamblea oficialista requería más discusión y revisión.

¿Qué opinión tiene de lo que ha podido leer o analizar del convenio China-El Salvador?

El acuerdo, por lo que he podido leer, tiene algunas características que hay que tenerlas muy en cuenta. Lo primero que hay que tomar en cuenta es que el proyecto este supone es la cooperación que llaman bilateral de parte de China con El Salvador. Eso es un lenguaje normal y se refiere a la cooperación que consiste en acordar proyectos con asistencia económica y técnica del gobierno chino. Se supone, pero esto no está nada claro que se va a tratar de proyectos con dinero que China le da a El Salvador como una donación.

Los proyectos o las obras ya están definidas y son las que el gobierno ha mencionado...

Pero yo no tengo claro que se refiera solo a eso, sino que se refiere de forma tan genérica a cooperación entre ambas partes, para negociar y acordar conjuntamente los proyectos de asistencia económica y técnica del gobierno chino al gobierno de El Salvador. O sea, se refiere entonces de cooperación de un país más rico hacia un país más pobre. Eso es lo que tenemos que entender. 

¿Qué problema puede plantear eso?

En ese sentido, el problema que esto plantea es el siguiente: en todo el contexto es China el que va a decidir. A pesar que dice “con la colaboración de El Salvador”, pero en los puntos ya claves China toma prácticamente todas las decisiones. Porque El Salvador, por ejemplo, en el caso del diseño de un proyecto,que es la parte fundamental, porque eso es como quien dice los mapas de una casa, ese es el diseño, lo hace China; y la parte salvadoreña participará en la revisión, nada más. O sea, todo va siendo que China decide. 

¿Qué riesgo ve en eso?

El procedimiento de escoger, todo es a base de lo que China decide, y con una, dijeramos, vaguedad tan genérica que uno no sabe hasta donde van a llegar estas cosas. Y con este documento de esta naturaleza puede haber cosas que China diga: “mire, yo voy a ver cómo coopero con usted” y meterse clarísimamente en proyectos con la fuerza armada. Que hay experiencias ya, por ejemplo, en la misma Cuba, hubo una que los chinos se le estaban metiendo a la fuerza armada y ahí fue que empezó el problema entre China y Cuba, que enfrió las relaciones entre ellos.

¿Ha sido un error ratificar el convenio?

Creo que el problema central de este proyecto es que es un convenio con que El Salvador cede a China aspectos de independencia soberana, porque todo es a base de amplias facultades, todo es a base de lo que hagan los chinos y entonces El Salvador, nada más cuando ya todo está hecho viene y recibe. Por ejemplo, le pongo otro caso, no solo en diseño: en términos de cuando ya se terminan las obras, el proyecto dice que todo será China, y cuando termine todo le dirá a El Salvador “venga, se lo voy a entregar y vea que bonito”. El gobierno de El Salvador queda excluido propiamente hablando, a pesar de que tiene algunos puntos, decir cooperación entre los dos, pero de hecho en la realidad esto es una cosa que lo que China quiera es cómo se va a hacer y como China lo quiera. 

¿Qué opina de que toda la mano de obra, materiales, estudios de factibilidad, diseño y demás tema relacionado a las obras viene de China y no se usará mano de obra local?

Eso sí está expresamente planteado de toda esta cooperación que China hace con los países subdesarrollados, que es lo que más se ha estado criticando internacionalmente. Y es que ellos controlan absolutamente todo. Toda la mano de obra la ponen ellos. El Salvador no. Ellos dan todo. Por ejemplo, en Guatemala, para ponerle un caso, estaban haciendo un túnel; y hasta los que limpiaban eran chinos. Entonces, esto qué significa, que no hay ninguna capacidad, porque China así lo quiere, de transmitir tecnologías a los países con tecnologías más atrasadas que las de ellos y de generar empleo. 

¿Cómo es la cooperación que El Salvador recibe de otros países en cuanto a obras?

La cooperación la ocupamos como la gran mayoría de los países que cooperan con nosotros en la que asumen fuerza de trabajo del país, de El Salvador. Esa es una contribución real. Aquí eso queda completamente excluido. Y para mí es la critica más fuerte que se le ha hecho a la cooperación china en general, y luego viene que El Salvador debe facilitar prácticamente todo: no pagan entrada, no pagan salida, no pagan impuestos, no pagan nada, prácticamente ellos. Y si tuviera que pagarse un arancel, está explicado, eso lo tiene que pagar El Salvador y no China.

¿Qué piensa de todos esos beneficios que China obtiene con el convenio?

Creo que esa es la forma tradicional en que China ha operado sobre todo con los países africanos, en que, dados los niveles a veces mucho más atrasados de estos en su producción de cosas básicas y de fuerza de trabajo, los chinos hacen absolutamente todo. Y el gobierno le puede decir “quisiera que se hiciera esto”. China lo reúne todo eso en una especie de índice de proyectos, y China decide cuál se va a hacer en El Salvador y a partir de ahí el gobierno de El Salvador prácticamente no se puede meter, hasta el final. Y usted sabe que hacen unas carreteras, que son de las cosas que ellos hacen, la entregan hasta que la terminan. ¿Se cumplió con todo? Los países son incapaces, porque son cosas que solo se pueden ver y supervisar cuando se están haciendo las cosas, y por eso algunos proyectos chinos en otros países han tenido poca duración, porque realmente no se hicieron con las mejores calidades.

Bukele comparó el convenio con China con los Fomilenio. Sin embargo, las obras de Fomilenio han implicado, sobre todo, escuelas y carreteras; mientras que del convenio se destaca sobre todo el estadio y las obras de Surf City. ¿Cómo valora esas diferencias?

La cooperación, y este es un principio generalizado en toda la cooperación internacional, debe ser guíada por las necesidades del país receptor y no por el país que pone el dinero. Las prioridades tiene que decidirlas El Salvador. Nunca El Salvador puede ceder qué es lo que necesita, y sobre eso se decide. Pero aquí no, en definitiva es China quien decide qué es lo que se puede hacer en territorio salvadoreño.

Hay que mencionar también la diferencia en cuanto a los montos de las obras de cada uno: los dos Fomilenios superan los $700 millones y...

En primer lugar hay que decir que el gobierno está mintiendo al pueblo, porque está hablando,y Bukele lo ha dicho, que es una cooperación de 500 millones. Y esto, de hecho, ya se negoció de antemano con el gobierno anterior, pero no eran 500 millones, son 400 millones los que se acordaron; y no de dólares sino yuanes, que es la moneda de China, que equivale como a $46 millones. O sea que están tratando de engañar a la gente presentándoles una cosa como la gran cooperación, cuando es mentira. Es bienvenido si le dan $46 millones al país, yo lo aplaudo, pero que a la gente se le engañe diciendo que se trata de 500 millones; no, por favor. Hay mala fe. Es triste decirlo. 

También se señala las diferencias en que Estados Unidos pone condiciones relacionadas a transparencia y rendición de cuentas, mientras que la cooperación china no va por esa vía...

La cooperación de Estados Unidos, europeos, los otros que nos dan cooperación, de hecho, es su punto primero. (Pero) la cooperación china excluye la cooperación con las organizaciones de la sociedad civil. Solo quien puede presentar proyectos para esa cooperación es el gobierno de la república. Esto es el inicio de la ley que están preparando para próximos días en la que, al igual que Nicaragua acaba de hacer, excluyen y controlan el trabajo que hacen las organizaciones de sociedad civil. Eso es importante señalarlo, porque aquí va la semilla de lo que va a pasar.

¿Qué piensa de la aprobación exprés que hizo la Asamblea, negándose inclusive a leer el documento para que fuera de conocimiento público?

La irresponsabilidad absoluta de la Asamblea Legislativa, que un acuerdo internacional de esta naturaleza… yo, de primera lectura, veo hasta donde quedan las violaciones a la soberanía del país. Eso hay que estudiarlo. Que estos señores de la Asamblea se lo despacharon en minutos; eso señala dos cosas. Una: como la Asamblea, dominada ahora por el partido de Bukele, está totalmente al servicio del poder ejecutivo. Con dispensas de trámite, todo es cuestión de minutos, cuando el presidente se los pide. Y todo eso es romper la separación de poderes en el país. Y segundo: es una irresponsabilidad que no estudiemos esto, que con una primera lectura veo yo que habría que explicitarlo hasta dónde va a ser, porque son planteamientos muy genericos y como China es la predominante en todo esto, le permiten hacer lo que quisiera. Ahí es donde veo los problemas de esto.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines