SUBES implicada en caso de “offshore” en Panamá

A uno de los directivos se le otorgó un permiso, con irregularidades en la fecha de expedición, para poder administrar una empresa. SUBES es la encargada de administrar la tarjeta prepago.
Enlace copiado
SUBES Y SIPAGO    dicen que el sistema aún no es rentable. No todos los buses usan la tarjeta y el SITRAMSS no trabaja al 100 % aún.

SUBES Y SIPAGO dicen que el sistema aún no es rentable. No todos los buses usan la tarjeta y el SITRAMSS no trabaja al 100 % aún.

SUBES. Es la encargada de administrar la tarjeta prepago para el SITRAMSS y los buses del gran San Salvador.

SUBES. Es la encargada de administrar la tarjeta prepago para el SITRAMSS y los buses del gran San Salvador.

SUBES implicada en caso de “offshore” en Panamá

SUBES implicada en caso de “offshore” en Panamá

Enlace copiado
Una estrecha relación entre SUBES El Salvador y SUBES Panamá quedó establecida luego de que se reveló en los “papeles de Panamá” la creación de “offshore” por parte del amigo del expresidente Mauricio Funes Miguel Menéndez, quien fue funcionario durante el gobierno 2009-2014.

Junto a Menéndez estaba como socia Mitchell Guzmán Sigüenza, con quien Funes tuvo un romance durante su período presidencial y tiene un hijo.

Hay una serie de irregularidades señaladas, una de ellas es la sesión de la administración de una empresa en Panamá a un directivo de SUBES El Salvador.

Luis Roberto Sandoval Ayala recibió un poder para administrar la Headford Business, “sin limitación alguna”, una empresa administrada por Menéndez.

Lo curioso del caso es que Sandoval es de profesión motorista y está lejos de estar ligado a la administración de empresas, y lo más curioso aún es que Headford solicitó el poder para Sandoval en septiembre de 2012, pero debería aparecer otorgado en febrero de ese mismo año, todo el proceso lo hizo el bufete de abogados Mossack Fonseca, principal vinculado en el escándalo panameño, según publicó el periódico El Faro.

En El Salvador también hay una estrecha relación entre SUBES y SIPAGO, el 29 de julio de 2011, casi dos años antes de que se lanzara públicamente el proyecto de cobro electrónico del pasaje, directivos de la sociedad Sistema Integrado Prepago, Sociedad Anónima de Capital Variable (SIPAGO, S. A. de C. V.) que fue constituida el 9 de diciembre de 2010, firmaron un contrato con la sociedad SUBES El Salvador, Sociedad Anónima de Capital Variable, que fue constituida el 28 de abril de 2011.

El contrato fue suscrito por Miguel Ángel González Díaz Castañeda y Rodrigo Contreras Teos, como director presidente y director secretarios de SIPAGO, respectivamente. Y por parte de SUBES los suscribieron José Mauricio Cortez Avelar, abogado y notario, y Alejandro Gustavo Alle, de nacionalidad argentina, como director presidente y segundo vicepresidente.

Se estableció un plazo para 10 años contados a partir del día de inicio de operaciones para implementar el pago electrónico con tarjetas prepago. Sin embargo, debía cumplir algunas condiciones como la creación de un fideicomiso otorgado por el hoy Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL) y la administración de flujos que recaigan en al menos 2,500 unidades de transporte.

Cabe destacar que el 28 de junio de 2011, un mes antes de firmar el contrato con SUBES, Castañeda, Contreras Teos y Eduardo Mendoza, también de SIPAGO, firmaron un acuerdo de consultoría con UNETEL, S. A, con el objetivo de que le asistieran para obtener la adjudicación del contrato para el proyecto de gestión de flota de las rutas urbanas del AMSS.

Como consultores deberían proporcionar información relevante del proyecto, asesoramiento, prestar asistencia para establecer y mantener contactos con las autoridades competentes y los clientes, informar de las actividades de competidores para el proyecto y asesoría en aspectos técnicos.

La empresa daría a los consultores “en concepto de premio” la suma de $0.9 mensuales por cada autobús que se asocie al proyecto, hasta un máximo de 5,000 unidades por un lapso de 10 años. Un 13.8 % por única vez en concepto de adelanto y, posteriormente, al haber sido adjudicada la empresa el “86.2 % restante dividido en 84 cuotas iguales pagaderas mensualmente durante siete años”, supeditado a que la empresa recibiera el pago por parte de la empresa administradora (SUBES).

Al preguntar a Contreras Teos sobre ese contrato de asesoría dijo que “en ese momento de gran entusiasmo e interés que se abrió no hubo una empresa, hubo varias empresas que anduvieron y todavía andan por ahí unas empresas interesadas todavía en el proyecto. Por lo tanto ellos tenían, como empresa, la libertad de buscar asesores como el que va a asesorar tiene toda la libertad como privado para dar su servicio”.

Agregó que “eso es una cosa privada, que no me voy a meter yo a discutir en detalle sino que son simplemente acuerdos, tratos privados para asesoramiento de empresas que estén interesadas”.

“Lo que pasa que hay compañías que no tienen ningún asesoramiento, no conocen, no saben y es una cuestión privada, contractual de decirle a alguien ‘mirá, informame sobre esto, cuántas rutas hay y ese tipo de servicios que es muy privado”, manifestó por su parte Miguel Castañeda.

Tanto SUBES como SIPAGO han declarado que por el momento la tarjeta prepago, de SUBES, y el SITRAMSS, de SIPAGO, no dejan rentabilidad a las empresas.

Tags:

  • subes
  • offshore
  • sitramss
  • miguel menendez

Lee también

Comentarios

Newsletter