Sala falla a favor de licencias remuneradas por maternidad

La sentencia deroga el artículo 311 del Código de Trabajo, que exigía a la mujer cierto tiempo de trabajo.
Enlace copiado
Sala falla a favor de licencias remuneradas por maternidad

Sala falla a favor de licencias remuneradas por maternidad

Enlace copiado

Según lo exigía el artículo 311 del Código de Trabajo, una mujer podía tener derecho a un descanso remunerado por maternidad solo si había trabajado para el mismo patrono durante los seis meses anteriores al parto, pero la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) falló ayer que el referido artículo es inconstitucional y ordenó derogarlo.

La sentencia de la Sala le dio la razón al demandante sobre el hecho de que dicho artículo vulneraba el artículo 42, inciso 1, de la Constitución de la República, el cual reconoce el derecho no solo al descanso, sino a que este sea remunerado sin condiciones de plazos de prestación de servicios al patrono.

Los firmantes del fallo, los magistrados José Óscar Pineda, Florentín Meléndez, Belarmino Jaime y Sidney Blanco, analizaron la inconstitucionalidad explicando que “la condición plasmada en el Código de Trabajo (Art. 311) es una limitación al derecho fundamental reconocido en la disposición constitucional referida (Art. 42, inciso 1), en tanto que su ejercicio se ve condicionado a una circunstancia que no es ni proporcional ni razonable”.

El demandante expuso en su demanda que la disposición impugnada establecía una afectación directa tanto para la mujer que recién hubiese dado a luz como para su hijo, porque el hecho de solo tener derecho al descanso pero no a una remuneración “implica una total desprotección económica a toda mujer embarazada que hubiere laborado por un tiempo menor a esos seis meses”.

“Esto es desproporcionado porque crea un requisito perjudicial que únicamente beneficia al patrono”, agregó el demandante.

La Asamblea Legislativa, consultada por la Sala, intentó justificar sus leyes diciendo que a lo que se refiere la Constitución es una obligación para el Estado no para el patrono, y que para ello el Estado ha creado normas e instituciones que le aseguren a la madre el derecho a una prestación remunerada, como el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), la Ley del Seguro Social (LSS) y la Aplicación del Régimen del Seguro Social (RARSS), que garantizan un subsidio de dinero siempre y cuando la beneficiada no esté efectuando trabajos remunerados, pero que tampoco esté cesante del sector productivo.

Todo lo contrario, la Fiscalía General de la República, también consultada por la Sala al respecto, se manifestó en contraposición con los legisladores y afirmó que “la protección del embarazo y la infancia es una responsabilidad compartida entre el Gobierno y la sociedad”.

La Sala, en tanto, determinó que los alegatos de los diputados son errados, puesto hay artículos de la LSS y de la RARSS que también establecen límites para reclamar el dinero: “Habrá derecho a los beneficios por maternidad señalados en el Art. 59 de la Ley del Seguro Social, siempre que la asegurada acredite 16 semanas cotizadas en el transcurso de los 12 meses calendario anteriores al mes en que se presume ocurrirá el parto”, por lo que, finalmente, la Sala descartó la tesis legislativa y concluyó que “la legislación laboral carece de razonabilidad”.

 

“El Art. 311 fija un requisito que implica una total desprotección económica a una mujer embarazada”. 
Demandante

 

Irracional.  los magistrados de la Sala de lo Constitucional llegaron a la conclusión de que el establecimiento para las embarazadas de una condición para gozar de la prestación económica en la legislativa laboral carece de razonabilidad.

Lee también

Comentarios

Newsletter