Lo más visto

Salesianos educan para prevenir violencia en San Miguel

En el Programa Integral Juvenil Don Bosco se atiende a más de 1,300 jóvenes de bajos ingresos que se encuentran en vulnerabilidad.

Enlace copiado
En el Programa Integral Juvenil Don Bosco se atiende a más de 1,300 jóvenes de bajos ingresos que se encuentran en vulnerabilidad.

En el Programa Integral Juvenil Don Bosco se atiende a más de 1,300 jóvenes de bajos ingresos que se encuentran en vulnerabilidad.

Enlace copiado

La entidad Salesiana Fundación Salvador del Mundo (FUSALMO), con el carisma de “Don Bosco”, tiene el objetivo de promover espacios de alegría en los centros deportivos Don Bosco en todo El Salvador. Sus representantes creen incansablemente que puede cambiar el futuro de los jóvenes en situaciones vulnerables, ayudándolos a  desarrollándolos en una educación integral.

Es por ello que dicha fundación, con sede en San Miguel, año con año reciben a cientos de jóvenes de diferentes centros educativos y de algunos Institutos en sus instalaciones. FUSALMO les brinda educación complementaria a la oferta educativa diseñada por el Ministerio de Educación (MINED).

El MINED tiene un convenio con la fundación, y gracias a este pueden recibir a estudiantes de los centros escolares públicos; además, está totalmente acorde a todos los lineamientos que el mismo utiliza para los programas.

“El programa está basado en el sistema preventivo Don Bosco. Esté consiste en mantener al joven en un espacio en donde él se pueda desarrollar integralmente y de esa manera prevenir la violencia, disminuir los niveles en la zona de San Miguel”, manifestó Vilma Villatoro, Psicóloga Educadora de Cultura de Paz.

¿Pero, cómo son seleccionadas las escuelas para ser parte de este programa?
Las escuelas públicas tienen conocimiento del programa a través de MINED. Aquellas que estén interesadas en formar parte del mismo, envían una nota a la Coordinación Académica. Esta visita el centro escolar, para ver si cumple con los criterios como: No contar con centro de cómputo, no tener un educador o especialista que pueda atender a los jóvenes, que el espacio del centro educativo no sea suficiente para tener una cancha o para poder tener un espacio de recreación para los jóvenes. Además, las escuelas priorizadas deben encontrarse en zonas vulnerables o de riesgo.

Luego se realiza la preselección respectiva, para el proceso de ingreso, a través de una carta bilateral entre el MINED y FUSALMO.

“Nuestro compromiso es poderle brindar a cada centro educativo tres componentes: el primero es Tecnología Educativa, el segundo Cultura de Paz y el tercero Educación Física Adaptada.  Además, la atención psicológica”, explicó la Coordinadora Académica de la entidad, Cristina Bustillo. 

Los chicos que asisten al polideportivo Don Bosco en San Miguel reciben clases sobre sus derechos, temas de cultura de paz, acceden a la tecnología, tienen varias horas de educación física y deportes, una experiencia que no pueden tener en sus centros escolares debido a espacios reducidos y falta de centros de cómputo.

“Me gusta venir a recibir clases aquí, nos divertimos más, la cancha es mejor porque en nuestra escuela es pura polvareda, y aquí es más bonito y aprendemos cada día más”, expresó una de las niñas que es atendida en el turno de la tarde.

 

Tags:

Lee también

Comentarios